¿Sabes lo que es un «capsule wardrobe»?

0

Para la primavera ya no llegamos, pero quizás, de cara al verano, podamos echarte una mano para solucionar uno de esos grandes problemas que muchas tenemos cada mañana al abrir el armario: «¿Qué me pongo?». Y en la mayor parte de ocasiones no se trata de una cuestión de cantidad -de poca cantidad, me refiero- sino más bien en una saturación de prendas que nos asalta día tras día. Total para, al final, volver a ponerte lo de siempre mientras que otras prendas siguen acumulando polvo, perdidas y olvidadas en el fondo del armario.

capsule wardrobe

Ahora que gracias a Mary Kondo está tan de moda eso de simplificar, yo vengo a hablaros de, precisamente, cómo aplicar esa máxima de «menos es más» también a nuestro guardarropa creando lo que se conoce como Capsule Wardrobe, o lo que es lo mismo, un armario cápsula.

¿Qué es un capsule wardrobe?

En esencia, un armario cápsula es un armario minimalista. Un armario con un número muy limitado de prendas que, combinadas entre sí, son capaces de cubrir todas nuestras necesidades durante toda una estación.

Excelente inforgrafía de Un armario con buen fondo

Su origen hay que buscarlo en la década de los setenta, en Londres, en una tienda de moda llamada Wardrobe y regentada por Susie Faux, quien acuñó un concepto que ella misma definió como «una selección de prendas básicas que nunca pasan de moda». Sobre esta base, y con algunas piezas más sometidas a la tendencia del momento, podremos armas múltiples outfits para todo tipo de ocasiones.

Aunque como en todo, hay quien lleva esto a rajatabla y quien en más laxo en la propuesta, una de las peculiaridades del capsule wardrobe es contar con un número de prendas muy, muy limitado, que van desde las 33 a las 37 piezas por estación. En esta cifra se incluyen tops (jerséis, camisetas, camisas, sudaderas, abrigos, cazadoras…), faldas, pantalones, vestidos, zapatos y accesorios. Al margen podemos dejar la ropa de deporte, la lencería, los pijamas, la ropa de ceremonia y algunos accesorios muy puntuales.

Las ventajas de contar con un armario cápsula son múltiples. La principal es, sin duda, el ahorro de dinero que supone limitar el número de prendas, lo que nos obligará a evaluar muy bien qué necesitamos y qué vamos a comprar, evitando las adquisiciones impulsivas. Además, también ahorramos porque como muchas de esas prendas son básicas, se aprovechan de un año para otro e, incluso, algunas son «trasversales» independientemente de la estación.

El ahorro de dinero es innegable, pero también el de tiempo y energía. Seleccionar cualquier look es más rápido y sencillo y evitamos esos tediosos procesos para elegir qué ponernos cada día.

Máximas de un capsule wardrove

Estaciones

Lo ideal (no siempre es posible) es contar con un capsule wardrobe por estación pero, realmente, es suficiente con tener uno para invierno y otro para verano y combinarlos para cubrir la primavera y el otoño añandiendo solo alguna pieza un poco más específica.

Número de prendas

Como explicaba antes el número de prendas varía entre 33 y 37 y, aunque hay un pequeño margen, nunca debería sobrepasar las cuarenta. Esto nos obliga a elegir muy, muy bien el número de unidades de cada tipo. No hay una receta básica, pero después de investigar en muchos blogs de moda y ver infinidad de propuestas, lo básico es contar con nueve tops, cinco partes de abajo y cinco pares de zapatos, con lo que todavía nos quedaría más de quince «vacantes» para complementos.

Tipo de prendas

Las prendas que incluyamos en nuestro armario cápsula tienen que cumplir dos máximas: Por una parte, tienen que ser versátiles y fácilmente combinables y quizás ahí es donde más tendrás que esforzarte en aprender cómo hacerlo. Pero, sobre todo, tienen que ser prendas que te gusten… qué digo que te gusten… ¡que te enamoren! Al fin y al cabo, las vas a poner mucho durante tres meses.

Cuando una se mete a hacer un armario cápsula por primera vez, quizás uno de los grandes temores es no acertar con prendas que cubran nuestras necesidades, quedarse corto de algunas y pasarse con otras. A ver. Seamos sensatas. Nadie nos va a estar examinando, así que, sobre todo si estamos aprendiendo, podemos hacer excepciones. De esos errores y desajustes tomaremos buena nota para planificar el armario de la próxima estación. Solo de la prueba/error adquirirás la pericia para acertar la próxima vez. Porque, además, por muchos consejos que circulen en las páginas de moda, al final, cada capsule wardrobe es único, porque cada persona es única y tiene unas necesidades muy concretas. Pero, si te sirve de orientación, una buena proporción es dedicar un 15% de tu armario a prendas únicas, esas que marcarán diferencia y le darán un toque especial a tus looks; otro 35% debe ser de piezas que puedas ponerte todos los días; y, finalmente, un 50% lo debes destinar a prendas básicas, de esas que combinan con todo y nunca pasan de moda.

Una entra, otra sale

Creo que no necesita mucha explicación, ¿verdad? Cuando planificas un armario cápsula debes hacerlo pensando en no comprar nada durante toda la estación. Y si lo haces, porque una prenda se rompe o la quieres reponer al año siguiente, siempre has de pensar que, para adquirir una prenda, otra ha de abandonar tu armario

Tu armario, paso a paso

Vamos a aprender ahora, en la práctica, cómo montar tu armario cápsula, paso a paso.

  1. Elige: Lo primero que tenemos que hacer es pensar cómo nos gustaría que fuese nuestro armario cápsula. Tener claro cuál es el estilo con el que no encontramos más cómodas y también el tipo de vida que llevamos para decidir qué tipo de prendas resultarán más funcionales para nuestros planes.
  2. Vacía: A continuación debemos sacar todas, -sí, TODAS- nuestras prendas de ropa del armario. Hay que dejarlo totalmente vacío.
  3. Organizar: Ahora toca lo más difícil porque tenemos que clasificarlas en cuatro montones: las que más nos gustan, las que quizás nos pondríamos, las que ni de broma vamos a volver a utilizar y aquellas que pertenecen a una estación concreta. Si en el primer paso no teníamos claro por dónde tirar en cuanto a estilo, probablemente ahora, al ver lo que tenemos y con lo que nos queremos quedar, lo veremos más claro.
  4. Planifica: Viendo lo que ya tenemos y a dónde queremos llegar, ahora se trata de planificar qué necesitamos comprar y cómo combinar las cosas que ya tenemos con las que vayamos a adquirir.

Dos últimos consejos. El primero, que si tienes dudas investigues y veas las miles de propuestas que puedes encontrar, por ejemplo, en pinterest. Es realmente adictivo ojear esos tableros de prendas. La segunda, que consultes blogs de moda como Unfancy y cuentas de instagram de referencia como esta que os dejo de Saray Martín –Dans Vogue-.

Como veis, la teoría es muy sencilla, ahora toca llevarlo a la práctica. ¿Os animáis?