sábado, diciembre 4, 2021
InicioMujer Actual¿Sabes lo que es un "capsule wardrobe"?

¿Sabes lo que es un «capsule wardrobe»?

Para la primavera ya no llegamos, pero quizás, de cara al verano, podamos echarte una mano para solucionar uno de esos grandes problemas que muchas tenemos cada mañana al abrir el armario: «¿Qué me pongo?». Y en la mayor parte de ocasiones no se trata de una cuestión de cantidad -de poca cantidad, me refiero- sino más bien en una saturación de prendas que nos asalta día tras día. Total para, al final, volver a ponerte lo de siempre mientras que otras prendas siguen acumulando polvo, perdidas y olvidadas en el fondo del armario.

capsule wardrobe

Ahora que gracias a Mary Kondo está tan de moda eso de simplificar, yo vengo a hablaros de, precisamente, cómo aplicar esa máxima de «menos es más» también a nuestro guardarropa creando lo que se conoce como Capsule Wardrobe, o lo que es lo mismo, un armario cápsula.

¿Qué es un capsule wardrobe?

En esencia, un armario cápsula es un armario minimalista. Un armario con un número muy limitado de prendas que, combinadas entre sí, son capaces de cubrir todas nuestras necesidades durante toda una estación.

Excelente inforgrafía de Un armario con buen fondo

Su origen hay que buscarlo en la década de los setenta, en Londres, en una tienda de moda llamada Wardrobe y regentada por Susie Faux, quien acuñó un concepto que ella misma definió como «una selección de prendas básicas que nunca pasan de moda». Sobre esta base, y con algunas piezas más sometidas a la tendencia del momento, podremos armas múltiples outfits para todo tipo de ocasiones.

Aunque como en todo, hay quien lleva esto a rajatabla y quien en más laxo en la propuesta, una de las peculiaridades del capsule wardrobe es contar con un número de prendas muy, muy limitado, que van desde las 33 a las 37 piezas por estación. En esta cifra se incluyen tops (jerséis, camisetas, camisas, sudaderas, abrigos, cazadoras…), faldas, pantalones, vestidos, zapatos y accesorios. Al margen podemos dejar la ropa de deporte, la lencería, los pijamas, la ropa de ceremonia y algunos accesorios muy puntuales.

Las ventajas de contar con un armario cápsula son múltiples. La principal es, sin duda, el ahorro de dinero que supone limitar el número de prendas, lo que nos obligará a evaluar muy bien qué necesitamos y qué vamos a comprar, evitando las adquisiciones impulsivas. Además, también ahorramos porque como muchas de esas prendas son básicas, se aprovechan de un año para otro e, incluso, algunas son «trasversales» independientemente de la estación.

El ahorro de dinero es innegable, pero también el de tiempo y energía. Seleccionar cualquier look es más rápido y sencillo y evitamos esos tediosos procesos para elegir qué ponernos cada día.

Máximas de un capsule wardrove

Estaciones

Lo ideal (no siempre es posible) es contar con un capsule wardrobe por estación pero, realmente, es suficiente con tener uno para invierno y otro para verano y combinarlos para cubrir la primavera y el otoño añandiendo solo alguna pieza un poco más específica.

Número de prendas

Como explicaba antes el número de prendas varía entre 33 y 37 y, aunque hay un pequeño margen, nunca debería sobrepasar las cuarenta. Esto nos obliga a elegir muy, muy bien el número de unidades de cada tipo. No hay una receta básica, pero después de investigar en muchos blogs de moda y ver infinidad de propuestas, lo básico es contar con nueve tops, cinco partes de abajo y cinco pares de zapatos, con lo que todavía nos quedaría más de quince «vacantes» para complementos.

Tipo de prendas

Las prendas que incluyamos en nuestro armario cápsula tienen que cumplir dos máximas: Por una parte, tienen que ser versátiles y fácilmente combinables y quizás ahí es donde más tendrás que esforzarte en aprender cómo hacerlo. Pero, sobre todo, tienen que ser prendas que te gusten… qué digo que te gusten… ¡que te enamoren! Al fin y al cabo, las vas a poner mucho durante tres meses.

Cuando una se mete a hacer un armario cápsula por primera vez, quizás uno de los grandes temores es no acertar con prendas que cubran nuestras necesidades, quedarse corto de algunas y pasarse con otras. A ver. Seamos sensatas. Nadie nos va a estar examinando, así que, sobre todo si estamos aprendiendo, podemos hacer excepciones. De esos errores y desajustes tomaremos buena nota para planificar el armario de la próxima estación. Solo de la prueba/error adquirirás la pericia para acertar la próxima vez. Porque, además, por muchos consejos que circulen en las páginas de moda, al final, cada capsule wardrobe es único, porque cada persona es única y tiene unas necesidades muy concretas. Pero, si te sirve de orientación, una buena proporción es dedicar un 15% de tu armario a prendas únicas, esas que marcarán diferencia y le darán un toque especial a tus looks; otro 35% debe ser de piezas que puedas ponerte todos los días; y, finalmente, un 50% lo debes destinar a prendas básicas, de esas que combinan con todo y nunca pasan de moda.

Una entra, otra sale

Creo que no necesita mucha explicación, ¿verdad? Cuando planificas un armario cápsula debes hacerlo pensando en no comprar nada durante toda la estación. Y si lo haces, porque una prenda se rompe o la quieres reponer al año siguiente, siempre has de pensar que, para adquirir una prenda, otra ha de abandonar tu armario

Tu armario, paso a paso

Vamos a aprender ahora, en la práctica, cómo montar tu armario cápsula, paso a paso.

  1. Elige: Lo primero que tenemos que hacer es pensar cómo nos gustaría que fuese nuestro armario cápsula. Tener claro cuál es el estilo con el que no encontramos más cómodas y también el tipo de vida que llevamos para decidir qué tipo de prendas resultarán más funcionales para nuestros planes.
  2. Vacía: A continuación debemos sacar todas, -sí, TODAS- nuestras prendas de ropa del armario. Hay que dejarlo totalmente vacío.
  3. Organizar: Ahora toca lo más difícil porque tenemos que clasificarlas en cuatro montones: las que más nos gustan, las que quizás nos pondríamos, las que ni de broma vamos a volver a utilizar y aquellas que pertenecen a una estación concreta. Si en el primer paso no teníamos claro por dónde tirar en cuanto a estilo, probablemente ahora, al ver lo que tenemos y con lo que nos queremos quedar, lo veremos más claro.
  4. Planifica: Viendo lo que ya tenemos y a dónde queremos llegar, ahora se trata de planificar qué necesitamos comprar y cómo combinar las cosas que ya tenemos con las que vayamos a adquirir.

Dos últimos consejos. El primero, que si tienes dudas investigues y veas las miles de propuestas que puedes encontrar, por ejemplo, en pinterest. Es realmente adictivo ojear esos tableros de prendas. La segunda, que consultes blogs de moda como Unfancy y cuentas de instagram de referencia como esta que os dejo de Saray Martín -Dans Vogue-.

Como veis, la teoría es muy sencilla, ahora toca llevarlo a la práctica. ¿Os animáis?

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende
Ana Andrade on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Tipos de amistades 2.0