miércoles, diciembre 8, 2021
InicioLifeStyleSalud sin bulos

Salud sin bulos

¿Provocan cáncer los pintalabios?, ¿ las patatas fritas del McDonald’s contribuyen a que la calvicie remita?, ¿tiene el agua cruda todos los beneficios que se le atribuyen? Por inverosímiles, probablemente identifiques muchas de estas afirmaciones como falsas, pero lo cierto es que internet es un inmejorable caldo de cultivo para que bulos de todo tipo surjan y se viralicen como auténticas bolas de nieve. De entre todos ellos, los relacionados con la salud y la alimentación se llevan la palma. Según el III Estudio sobre bulos y fraudes auspiciado por la Asociación de Internautas, el 32,5% de estas noticias falsas atañen, precisamente, a este área. Para desmontarlos con argumentos científicos y contribuir a su retroceso ha nacido #SaludsinBulos.

saludsinbulos

La Asociación de Investigadores en eSalud está detrás de esta iniciativa que tienen como objetivo mejorar la calidad de la información sobre bienestar físico y mental que circula por la red. Un proyecto para el que han aunado esfuerzos profesionales del ámbito sanitario, del periodismo, asociaciones de pacientes e instituciones públicas y que centrará su acción en dos vertientes.

Por una parte, aspiran a identificar y desmontar a través de argumentos científicos todas estas noticias falsas a las que se ven sometidos los internautas; para, posteriormente, emprender acciones coordinadas a distintos niveles que permitan acabar con el fake y proporcionar a la población una información veraz y contrastada.

¿De dónde salen estos bulos?

Determinar por qué o cómo aparecen estos bulos es complicado. Quizás, una de las grandes dificultades con las que se encuentran los usuarios de internet es la de evaluar la veracidad de la información que reciben. Para entender su evolución debemos acudir a su origen. ¿Qué es un bulo? Básicamente es una noticia falsa que se divulga con la intención de hacer creer a un grupo de personas que algo falso es real.

La mayoría de los bulos van encaminados a desprestigiar a determinadas marcas, dar pábulo al interés oculto de ciertos colectivos o a generar alarma social.

saludsinbulos

El problema es que, mientras que en la era preinternet los bulos se mantenían en un ámbito minoritario y casi privado, sin superar los cortafuegos de los profesionales de la información encargados de contrastar su veracidad; en la actualidad, el auge de las redes sociales y la facilidad para acceder directamente a las fuentes -o pseudofuentes- hace que la propagación de esas mentiras sea inevitable y alcance una dimensión estratosférica. Reenviar un mensaje a través de Whatsapp o compartirlo en nuestras redes sociales es tan sencillo y está tan al alcance de cualquiera que a veces resulta complicado resistirse a esa inmediatez y profundizar en un mínimo análisis crítico antes de darle al «compartir».

En ocasiones discernir qué es un bulo y qué no resulta una tarea complicada. La mayor parte de estas noticias falsas se basan en datos aparentemente reales y difícilmente contrastable. De hecho, muchos se amparan en estudios que realmente se han llevado a cabo pero cuyos datos se descontextualizan o tergiversan.

Los usuarios estábamos en una absoluta situación de desamparo pues, salvo que se tratase de delitos flagrantes, era difícil que las autoridades competentes actuasen contra ellos y, a veces, cuando lo hacían, su respuesta resultaba tardía e insuficiente. Nada puede hacer #Saludsinbulos respecto a lo primero, pero para que la respuesta sea al menos inmediata y alcance a la mayor parte de la población, la AIES ha firmado un convenio con VOST España (Virtual Operation Support Team), voluntarios digitales de emergencias, para la creación de una división especializada en desmentir estos bulos sanitarios y que contará con médicos de atención primaria, enfermeros, farmacéuticos, asociaciones de pacientes y comunicadores.

saludsinbulos

¿Qué puedo hacer yo?

Si sospechamos que nos hemos encontrado con uno de estos bulos, lo mejor que podemos hacer es acudir a la fuente para determinar si ha sido difundido por un organismo oficial o un medio de comunicación de prestigio. Detener su propagación o, al menos, dejarla en suspenso hasta que nos cercioremos de su veracidad es fundamental, será el segundo paso.

Pero si, incluso así, seguimos teniendo dudas, gracias a #Saludsinbulos podemos colaborar en su detección alertando a esta plataforma sobre la cuestión que nos preocupa para que su equipo de expertos analicen esa información, determinen su origen y veracidad y, si es preciso, lo desenmascaren.

Y los medios, ¿qué?

No penséis que hacer periodismo en la era de las nuevas tecnologías es fácil. Los grandes medios se sienten amenazados por la inmediatez de las redes sociales y los periodistas acaban(mos) presionados para entrar de lleno y sin frenos en esta espiral de inmediatez. Contrastar las fuentes es el principal de los preceptos que cualquier periodista debe seguir, pero desgraciadamente en la actualidad esto a veces no sucede.

salud sin bulos

El resultado son informaciones alarmistas y noticias falsas que dan mayor trascendencia a muchos de esos bulos. También sobre ello quiere concienciar #Saludsinbulos a esos profesionales de la información, para que tomen conciencia de la importancia de la especialización en salud, lo «delicada» de la información que manejan y su irrenunciable tarea de ofrecer solo información veraz y contrastada.

A través de «Tras el titular» e imitando el «Behind the headlines», del servicio británico de salud (NHS por sus siglas en inglés), #Saludsinbulos aclarará aquellos titulares cuyo tratamiento informativo haya sido alarmista y aportará argumentos científicos para reconducirlos.

Imágenes: Shutterstocks

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende
Ana Andrade on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Tipos de amistades 2.0