domingo, mayo 29, 2022
InicioMaternidadSeñales que indican que eres madre de familia numerosa

Señales que indican que eres madre de familia numerosa

Cuando me quedé embarazada de mi tercer hijo las cosas fueron muy diferentes a mis anteriores embarazos, tanto por mis sentimientos como por las reacciones de las personas a las que se lo contaba y es que, todo el mundo se puede esperar el segundo, pero el tercero…

Sin embargo, recuerdo que alguien me dijo: “no te preocupes, el cambio importante es pasar de uno a dos, a tres ya está chupado” ¡nada que ver señores! El cambio se nota, y se nota muuuuuchooooo y es que hay varias señales que te indicarán que eres madre de familia numerosa, sin dejar lugar a dudas.

familia numerosa
Familia numerosa (Shutterstock)

1. Con un poquito de agua ya está limpio…

Si, mucho se ha hablado de esto pero es que es totalmente cierto. Con tu primer hijo esterilizarás los chupetes, las tetinas del biberón, los sonajeros… todo para que tú retoño esté lo más seguro posible. Con el segundo, con un poquito de jabón y aclarándolo bien ya está listo, puede volver a la boca sin ningún problema. Y con el tercero,… con el tercero ¡nada! Mételo un poco debajo del chorro del grifo y ¡sin problema!

Bueno, en tiempos de coronavirus la cosa cambia un poco pero ya me entendéis.

via GIPHY

2. El cesto de la ropa sucia nunca está vacío

Y si lo ves así es solo un espejismo que durará entre una y 5 horas en función de lo que tarden en volver tus churumbeles del colegio, las extraescolares o de dar un paseo a la manzana. Jamás y digo, jamás estará vacío. Os puedo asegurar que pongo una media de 1 o 2 lavadoras diarias (y llenas, que soy de las que intenta ahorrar y cuidar el medio ambiente).

En mi caso, un día entre semana me permito vivir al límite y me lo doy libre de lavadoras, tendales y ropa que me lo tengo más que merecido, pero poco más. Espero que según vayan creciendo la cosa se reduzca porque es agotador.

3. Galletas, yogures y huevos de tamaño industrial

No sé en el resto de las casas pero en la mía estos tres alimentos desaparecen a la velocidad de la luz, y seguro que alguno más que ahora se me escapa. Ahora que intentamos ir lo mínimo a la compra no tengo nevera para meter los yogures y las cajas de galletas las compramos de tres en tres… Lo mismo pasa con los huevos, que nos saldría más rentable poner una gallina en el jardín (bueno, igual nos haría falta alguna más que sino la íbamos a tener estresada a la pobre).

via GIPHY

4. La comida vuela

Siempre y cuando les guste, claro. Olvídate de hacer un bizcocho y que dé para merendar y desayunar al día siguiente, en una sentada desaparecerá de la mesa. Da igual el tiempo que te pases en la cocina que no te hagas ilusiones, no vas a tener croquetas para una segunda sentada ni van a quedar nuggets para la cena. Con lo único que tendrás suerte es con las lentejas, esas siempre te darán para dos días, o tres si no tienes ganas de pelear.

5. Cada vez que vais a algún sitio parece que os marcháis de vacaciones

Entre los abrigos de todos, los pañales del bebé, la ropa de cambio por si hay que cambiarle, el agua para todos porque siempre hay sed, un blister de galletas o quesitos para comer por si nos entra un hambre que no se puede soportar (que todos sabemos lo a menudo que pasa eso), un juego para que se entretengan los mayores, algún juguete para que se distraiga el pequeño… Vamos, que con suerte en tres mochilas te cabe todo.

6. El momento de calzarse y salir de casa te da escalofríos

En este punto igual me quedo sola pero, desde el momento en el que empezamos a calzarnos para salir de casa, y el momento en el que estamos subidos al coche puede pasar tranquilamente 15 minutos. O bien falta algún zapato, o uno no se puede aflojar el cordón, o el otro hace un nudo raro que ya no se puede ni atar ni desatar…

Y ahora hay que sumarle que cada uno coja su abrigo, su mascarilla y hacerles unos nudos para que les ajusten bien. Vamos creo que con 15 minutos me he quedado corta.

via GIPHY

7. No recuerdas lo que es dormir una noche del tirón

A ver, que puedes tener la suerte de que los tres o cuatro, o los que tengas, duerman como cestos. Pero las probabilidades de que esto ocurra disminuyen proporcionalmente al número de niños que tengas. Si uno no tiene sed, el otro se quiere levantar al baño o el que falta tiene una pesadilla. No sé hasta cuando no conseguiré dormir una noche del tirón pero de momento no se atisba la luz al final del túnel.

8. Nadarás entre ropa

Perdonarme que vuelva a este punto que como veis me tiene un poquito obsesionada, pero no puedo acabar sin contároslo porque la cantidad de ropa en casa es tremenda. Y ya no hablo de las lavadoras que ya me desahogue al respecto, sino de mantener los armarios al día.

Entre la ropa que le queda pequeña a uno, la que hay que guardar para el segundo, la que ya no le sirve a este que hay que guardar para el tercero, que al primero hay que comprarle algo porque este no hereda pero claro, el segundo también quiere algo nuevo…

Llega un punto que no sabes en que caja tienes lo que va a heredar uno, lo que ya no le sirve a nadie, la ropa que te ha dejado la vecina o la que le vas a pasar tu a tu sobrino. ¡Una locura!

via GIPHY

9. Los conflictos están a la orden del día

Y eso que una todavía es pequeña pero siempre hay un buen motivo para pelearse. Cuando eran dos no ocurría tanto pero al llegar la pequeña parece que se ha perdido un poco el equilibrio y cualquier pequeña cosa puede desatar la “guerra”. Que si yo soy mejor hermano mayor, si conmigo se ríe más, si le gustan más mis juguetes… Como madre es agotador, supongo que la rivalidad entre hermanos es normal pero a todas nos gustaría que en nuestra casa no existiera.

Pdta: Si me pierdo buscarme debajo de alguna montaña de ropa.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Tal cual. Los bizcochos vuelan, ropa sucia hay SIEMPRE, salir de casa equivale al gimnasio, pero la tercera maternidad la he vivido tan relajada de “saber” lo que hay que hacer, que es una maravilla!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.