miércoles, mayo 25, 2022
InicioLifeStyle¡Por los pelos! Cuidados para tu melena

¡Por los pelos! Cuidados para tu melena

En esta redacción estamos ocupadas más que preocupadas con el cuidado de nuestras melenas, no hace falta que esto venga yo ahora a contároslo teniendo en cuenta el historial de estupendos posts sobre este asunto que nos pone “los pelos de punta”, alguien tenía que hacer el chiste, disculpad.

Hemos hablado hace bien poquito del famosísimo “Método Curly”, de cómo funciona, de cómo se pone en marcha, de qué es lo que pretenden las usuarias de este método y de dónde conseguir información para ponerlo en marcha en tus rizos y/u ondas si tu cabello tiene esas características.

Le hemos dado un repaso a la moda o no de los champús sólidos porque los hemos probado y como era de esperar, os lo hemos contado con todo lujo de detalles. Somos de compartir experiencias, contenidos e información, de natural generosas, ya nos conocéis.

Nos hemos hecho varios tutoriales y os lo hemos contado, con los que aprender a hacer peinados con trenzas de esos que tienen un qué sé yo entre delicado y decaído que nos encanta. Peinados más o menos sencillos que pueden realizar con éxitos manos no especialmente virtuosas.

Y como hay que seguir en nuestra línea de investigación capilar porque nos interesa y porque las firmas de cosmética no dejan de trabajar en ello, hoy seguimos con la melena al viento y vengo a contaros novedades que tienen pinta de ser muy interesantes y de formar parte de nuestras rutinas capilares más pronto que tarde.

el cuidado de nuestras melenas

Es indiscutible que nuestro pelo está constantemente expuesto a las condiciones climáticas, a la contaminación ambiental, a las herramientas con las que lo peinamos habitualmente y todo ello puede dañarle incluso más de lo que nos puede parecer.

La rotura y encrespamiento son las dos consecuencias más habituales que producen las agresiones que hemos enumerado.

Quizás la rotura se da más en verano porque la exposición al sol, a la sal del mar y al cloro de las piscinas debilitan nuestro cabello sin ninguna piedad.

El encrespamiento producido por la humedad, por el frío, por los cambios bruscos de temperatura, por la electricidad estática de algunas prendas como gorros o bufandas, nos acompaña sobre todo en los “bad hair days” tan frecuentes en los días más fríos.

Si tenéis una melena rizada, ondulada o teñida lo sufrís aún más que el resto así que lo primero que hay que evitar es lavar el pelo con agua demasiado caliente y abusar de las herramientas de peinado que trabajan con calor, eso para empezar.

Aunque no lo parezca en nuestras agendas, la primavera está ahí a la vuelta de la esquina y es muy recomendable empezar a cuidar nuestra melena para ir solucionando los daños estructurales que el invierno ha provocado en nuestro cabello que aunque no nos lo parezca a primera vista, si no nos hemos cuidado lo suficiente, seguro que no son pocos.

el cuidado de nuestras melenas

Vamos a empezar por una obviedad: repasar el corte que llevamos, porque tras el invierno las puntas tienen la mala costumbre de estropearse y abrirse así que este es un momento perfecto para pedir cita con nuestra peluquería habitual y retocar el corte, al mismo tiempo que saneamos la fibra capilar.

Para reparar la melena de los daños que haya podido sufrir durante el invierno y ya puestas, para preparar nuestro pelo a la creciente exposición al sol vamos a ponernos con una hidratación profunda a base de un champú específico, un acondicionador adecuado para nuestro pelo y una vez a la semana la aplicación de una mascarilla.

Siempre que tengamos tiempo el lavado debe ser suave y acompañado de un ligero masaje del cuero cabelludo porque así estimulamos la circulación sanguínea y favorecemos la salud de nuestro cabello.

Si de lo que menos dispones es de tiempo la opción de utilizar esos días un acondicionador sin aclarado es la perfecta para proporcionar la hidratación necesaria y una vez a la semana es imprescindible incorporar a la rutina de cuidado capilar una mascarilla adecuada a la necesidad específica para el cuidado de nuestras melenas.

No se nos puede olvidar la importancia de la hidratación también por dentro, con una alimentación adecuada, variada y equilibrada y una ingesta de líquidos también óptima.

Además, pasado el invierno puede que tengamos que enfrentarnos a la llamada “caída estacional” de nuestro pelo por lo que es importante aportarle los nutrientes necesarios de forma también externa y constante para mantener la fase de crecimiento durante el mayor tiempo posible.

Teniendo en cuenta todos estos puntos seguro que podemos cuidar nuestra melena de cara al verano de una forma eficaz y con resultados notables, sólo hay que organizarse y ponerse manos a la obra.

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no