Cinco series con las que ponerse al día este verano

13

A estas alturas no os descubro nada si os digo que a mí me pirran las series. Os he hablado de mis favoritas e, incluso, os he mostrado mi lado más friki confesándoos, mano a mano con Pilar Martínez, todas mis estrategias de supervivencia cuando llegue el apocalipsis zombie. Cuando os conté algunas de las manías que desarrollamos los serieadictos ya advertí que pecábamos de cierta pedantería a la hora de hablar de nuestras preferencias y “adoctrinar” al prójimo con nuestros descubrimientos. No es esa la intención en este caso, porque como veréis algunas de mis propuestas son muy básica, pero sí quiero daros ideas por si queréis aprovechar estos meses de verano para abrir vuestro abanico de series.

Los cien
los cien

Argumento: Tras una guerra nuclear que devastó la tierra, la humanidad ha sobrevivido durante cien años en una gran estación espacial orbitando alrededor del planeta y esperando que la radioactividad desaparezca para regresar. Pero las reservas de oxigeno escasean y es necesario precipitar la vuelta. Para comprobar sobre el terreno si el planeta es de nuevo habitable, cien jóvenes delincuentes menores de edad son enviados a ella de nuevo.

A Favor: No conozco a nadie que haya superado la barrera inicial y no se haya enganchado a esta serie. Es lo que es, puro entretenimiento, sin más aspiraciones. Pero cumple a la perfección. El argumento puede estar más que manido y los personajes ser previsibles y parecer encasillados, pero empiezas y un capítulo te pide ver otro. De la mitad de la primera temporada -hay un total de tres- en adelante, el interés se dispara, la trama es más compleja y se introducen giros muy interesante. Además, los personajes femeninos, en contra de lo que pueda parecer de inicio, adquieren protagonismo por méritos propios, no de forma impostada.

En contra: El argumento, de entrada, puede que te resulte demasiado fantasioso. Otra serie sobre futuro distópico y, encima, plagada de adolescentes. Para echar a correr. El problema es que tras ver un par de capítulos, las expectativas no mejoran. Pero ¡tachán! ahí se obra el milagro. Así que la clave en este caso es tener fe y darle una auténtica oportunidad.

Bron/Broen

bron-broen

Argumento: El cadáver de una mujer aparece en el medio del puente de Oresund, que une la capital danesa Copenhague y la ciudad sueca de Malmö. Su intencionada ubicación justo en la frontera de ambos países obliga a colaborar en el caso a dos departamentos de policía sueco y danés. Un binomio encarnado por la agente sueca Sage Noren y el danés Martin Rohde. Ese es el punto de partida de la primera de las tres temporadas de la serie y también de una colaboración policial plagada de claroscuros.

A favor: Es una joya coproducida por las televisiones de Suecia y Dinamarca. Un gran descubrimiento.  Cada temporada consta de diez capítulos de 60 minutos cada uno y a lo largo de ellos se desgranan subtramas que te van atrapando hasta construir un hilo conductor principal coherente y creíble, que no necesita de grandes artificios para mantenerte pegado al televisor. La acción, la -a veces- sórdida realidad y una estética magnética aderezan un bocado sutil y los personajes son la guinda del pastel. Saga y Martin no puede ser más diferentes, no tienen nada en común más allá del trabajo y, sin embargo, se complementan y desarrollan una relación que, inevitablemente, genera empatía en el espectador. La interpretación de la actriz sueca Sofia Helin, en su papel de policía obsesiva, con graves carencias en las relaciones sociales y un Asperger evidente es brutal. Su carácter la define y subyace en toda la investigación de una forma determinante pero, a la vez, natural. El final de la primera temporada es ESPECTACULAR, la segunda remesa no tiene desperdicio pero es que la tercera, lejos de decaer, sale indemne y reforzada incluso sin alguno de los pilares de la anterior. Si True Detective te pareció buena, Bron/Broen es para venerar.

En contra: Los dramas policiacos nórdicos están de moda pero, evidentemente, te tiene que gustar el género. No es una serie de policías al uso. Su ritmo es lento, las tramas con complejas y requiere de cierto grado de atención por parte del espectador. No es una serie para “desconectar” tras un largo día de trabajo, sino para ver de forma reposada y muy receptiva.

Blindspot

blndspot

Argumento: Una mujer aparece metida en una bolsa en pleno Time Square. La joven sufre amnesia, pero su cuerpo está lleno de tatuajes y, en el centro de su espalda, el mayor de ellos indica que debe ser remitida a Kurt Weller, agente del FBI. Jane Doe -nombre que se les asigna en Estados Unidos a las mujeres de las que se desconoce su identidad- y sus tatuajes pronto se revelarán como la clave para ir resolviendo una serie de casos. Y todo ello, aderezado por una trama conspiranoica, dosis de corrupción policial y una complicada relación personal entre los dos protagonistas.

A favor: El punto de partida es original. Parece poco pero al final es más que suficiente para, si la empiezas, mantenerte fiel aunque sea solo para ver de dónde coj**** ha salido Jane Doe. Si lo que buscas es una serie que te entretenga, sin mayores aspiraciones, ahí la tienes. La primera temporada acabó a finales de mayo -me gustaría decirte que de forma espectacular, pero en España aún no se ha emitido y me faltan un par de capítulos- y la NBC se apresuró a firmar una segunda temporada que se estrenará en octubre. De hecho, fue de las primeras series que la prestigiosa cadena renovó, lo que corrobora que, en sus pretensiones, cumple con creces.

En contra: Ficción comercial estadounidense. Es lo que hay. Entretiene y no se le puede pedir más. No puedes pensar demasiado en el guión porque a veces está cogido con alfileres. Personalmente, Jaimie Alexander, un bellezón que engatusó a más de uno en Thor, me parece que sobreactua constantemente en su papel de Jane Doe y llega a ser hasta repelente; y Sullivan Stapleton, que lo borda en su versión más desenfadada en Strike Back, está totalmente encorsetado por el anodino Kurt Weller.

11.22.63

11-22-63

Argumento: Jake Epping es un profesor de secundaria al que su amigo Al Templetom le enseña un portal para viajar en el tiempo, concretamente a los años 60, y le encomienda continuar con una misión a la que a él se ha dedicado con ahinco en los últimos tiempos: evitar el asesinato de John F. Kennedy. Dubitativo al principio, Jake acaba accediendo a una tarea que le robará cerca de tres años de su vida. Un tiempo en el que, aunque evitar el magnicidio es su principal objetivo, aprovechará para “ajustar” algunas cuentas pendientes con el destino.

A favor:  Cuando un mago del suspense como Stephen King y otro de la ficción televisiva como J.J. Abrams se dan la mano para cobijar un producto, el éxito o, cuando menos, el entretenimiento están garantizados. Puede que no sea la mejor serie de la historia, pero es un producto muy cuidado, para nada pretencioso y que cumple con las expectativas a pesar de tratar un tema tan manido como los viajes en el tiempo. Para mí tiene tres pilares a su favor: Una idea atractiva como base, un desarrollo lineal que no exige demasiado esfuerzo del espectador para entender la mecánica y repercusión de estos viajes -para los que somos un poco lerdos en seguir el continuom espacio-temporal es de agradecer que en los primeros capítulos expongan abiertamente las “reglas” de esos viajes y sus efectos secundarios- y una resolución rápida en sólo diez capítulos, lo que es de agradecer muchísimo en un momento en el que las series las estiran hasta el infinito y más allá a base de giros y más giros argumentales poco convincentes. James Franco resulta muy creíble y alegra el ojo.

En contra: ¡Oh! ¡Dios mío! ¿Un viaje en el tiempo más? Pues sí, el enésimo ya… ¡y los que nos quedan! Pero eso no debe ser un problema, ya sabes a lo que vienes. Donde “pincha” un poco es que da algunos bandazos. La serie reparte la atención entre la trama conspiranoica del asesinato de JFK y las aventuras personales de Jake en los sesenta, así que hay partes en los capítulos que me parecían como un poco “descolgadas” del resto. Pero ¡vamos! una minucia.

Mr. Robot

mr-robot

Argumento: Elliot Anderson es un administrador de sistemas que trabaja para una empresa de ciberseguridad. Un genio informático que, sin embargo, sufre graves carencias en sus relaciones sociales. Emocionalmente deprimido, inmerso en una crisis existencial, psicótico, adicto a la morfina y con tildes paranoicas, Elliot vive una doble vida. Eficiente y modélico empleado en su trabajo, fuera de él aprovecha sus conocimientos para ejercer como hacker justiciero. Su vida adquiere una nueva dimensión cuando Fsociety, un colectivo antisistema de hackers le proponen unirse a ellos en su cruzada contra E-Corp para iniciar una revolución económica y política que borre de un plumazo todo el sistema de deuda mundial.

A Favor: Elliot es de esos protagonistas que te enganchan. La historia se narra en primera persona y el hecho de que él mismo reconozca sufrir alucinaciones hace que, como espectador, acabes dudando de todo lo que sucede y compartas con él sus dudas, lo cual me enganchó bastante. Cae en el tópico del hacker rarito aunque, al menos, los retrata de una forma respetuosa y eso ya es de agradecer. La corriente antisistema, el poder económico que mueve los hilos del mundo como una mano negra, la crisis global… temas de actualidad sobre los que reflexionar con una visión ambivalente que oscila entre lo legal, lo moral y lo justo.

En contra: Entre que cuando se ponen en plan técnico no entiendo “ni papa” -los que saben de esto alaban su rigor técnico- y que la acción a veces es un pelín lenta para alguien como yo que es más de pim-pam-pum… a veces me costaba mantenerme enganchada. Ahora bien, eso no me impide reconocer todos sus méritos.

¿Has decidido ya a cuál te vas a enganchar?

Comparte
Artículo anteriorQueridas madres del Whatsapp
Artículo siguienteEsas cosas que hacemos cuando alguien nos cae mal

Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.

13 COMENTARIOS

  1. Soy una super fan de Mr Robot y tengo que reconocer que fue un gran descubrimiento el verano pasado, así que ya estoy deseando que empiece!!

    La de 11.22.63 reconozco que tengo ganas de verla porque tengo bastante intriga (veo que tenemos gusto parecidos) y con los 100 me has dado un alegrón!! porque pensaba que no iba a empezar hasta el otoño, así que genial!

    Las otras dos no las he visto, pero me las apunto 😉

  2. Somos de los que nos quedamos en el primer capítulo de “Los 100” y ni pensamiento de darle una segunda oportunidad. Tanto niño y tanto sin sentido junto. Le comentaré a este hombre que deberíamos depositar nuestra confianza en tu valoración pero sé que no me va a hacer caso.

    • Jajaja! Voy a confesarte algo. Hay mujeres que tienen muy desarrollado su lado masculino y hombres que tienen muy desarrollado el femenino… Yo tengo muy desarrollado mi lado adolescente y al final, ya sabes! la cabra tira al monte.

  3. La de Bron|Broen, ¿es similar a The Tunnel? El argumento expuesto (en este caso un cadáver en medio del eurotúnel que une Reino Unido y Francia) y la descripción del personaje femenino son idénticos. Me la apunto, porque últimamente las series nórdicas me gustan bastante.
    Gracias.

    • Si no me equivoco, la original es la sueca. Pero sí, el argumento es similar. No pueo decir cuál es mejor, pero la verdad es que como sois varias las que me habéis hablado de ella voy a darle yo también una oportunidad. Un beso

  4. Opino luego existo pero no todas me han gustado. La chica de los tatus me ha acabado decepcionando (para ser realistas) empezó interesante pero me parece, cada capítulo, un poco de lo mismo.
    11.22.63 me está gustando. Otro modo de ver el pasado, desde otra perspectiva y otra época. Entretenida.
    Y sobre Bron/Broen decir que no la he visto. Es que ya he consumido The Bridge (la original) y su versión fraco-inglesa.
    Ahora estoy con Bloodline, una trama familiar donde hay un poco de todo. Y no me quiero perder Marsella que me parece que tiene muy buena pinta.
    Besetes frikiamigas

    • Pues me apunto yo también esos nombres. Con Blindspot estoy en parte de acuerdo, al final acaba siendo un poco lo mismo siempre, pero para desconectar está bien. Y, aunque hayas visto la franco-inglesa, dale una oportunidad a Bron/Broen!!!!! Besos

  5. A “Los 100” está enganchado mi señor esposo. Es de esas series que empezó a ver en soledad cuando la teta ocupaba mucho tiempo y yo no me he reenganchado.
    22.11.63 la hemos visto juntos y nos ha encantado, es genial y yo también la recomiendo!!
    Las demás no las conocía y les echaremos un ojo, cuando terminemos las que tenemos que son unas cuántas!! También estamos enganchados a las series!! 😀
    Besotes!!

  6. Me ha encantado tu post! Serieadicta por imposición matrimonial…mi marido se traga todo lo que pongan en la Fox, Axn, etc
    Te faltan las nuevas de posesiones como Outcast , o las de familias ultra frikis como los Gallager de Sameless.
    Soy una adolescente como tu y me encantó los 100 y otra que vi ( no recuerdo el nombre) de una Las Vegas llena de ángeles y demonios…
    Gracias por las demás sugerencias, besos.

  7. Tengo dos recomendaciones más por si os vienen bien:
    PENNY DREADFUL esta es de miedo
    3 temporadas y termina, muy buena a mi parecer
    y
    THE LAST SHIP, un barco…..un virus y el fin del mundo, van por la tercera temporada
    BLINDSPOT la he visto en inglés y me termino aburriendo
    LUCIFER ahora en Antena3 me gustó las en V.O
    pero tomo nota de las otras para pasar las siestas y tardes veraniegas !!!!
    Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre