viernes, julio 1, 2022
InicioOcioTengo un secreto

Tengo un secreto

Así es, tengo un secreto. Y, ¿quién no?

No es nada que haya hecho el último verano, o el hecho de que me enfunde unas mallas con nocturnidad para darle serrucho a los malos, no, no es nada de eso. Igual os sorprende…

Mi secreto es que tengo un blog, que soy bloguera.

secretos

 

Cuando empecé con el blog tenía cómo objetivo que éste fuera una vía de escape, de entretenimiento, de reflexión. En él quería contar lo que iba comprando para la beba, lo que se aprende sobre la crianza in situ, y sobre mil cosas más relacionadas (porteo, lactancia, sillas de auto…) dado que a mi me fueron útiles muchos blogs. Poco a poco me leía gente, desconocida toda ella claro y otros bloggers, muchos también que escriben en secreto. Dentro de la categoría de bloggers que escribimos en secreto, yo no escribo desde el anonimato, digo mi nombre y pongo mi cara. De mi entorno había muy poca gente que supiera lo del blog: mi pareja, y un par de amigas.

Y algún día tenía que pasar. Un día llegó mi marinovio a casa contándome que un conocido le había dicho que leía mi blog, otro día vi que una amiga me seguía en Twitter… Oh oh pillada también. Otro día un amigo de mi marinovio nos contaba que lo habían encontrado y que su novia se lo estaba leyendo, ¡y le gustaba!. Otro día recibo un whatsapp con “¡anda Lydia no sabía que tuvieras un blog!”.

Escribir en un blog no es malo, entonces, ¿por qué ocultarlo?

Inicialmente por poder escribir con libertad, o sea, con la libertad de meterme con alguien si se daba el caso, y sobre todo por evitar comentarios sobre el hecho de tener un blog, dado que hay gente (os aseguro que la hay) que lo ve como una tontería y algo para comentar y hablar de ti, mal, a tus espaldas.

La vida bloggeril me gusta

Empieza siendo un entretenimiento tipo “cuando pueda escribiré por diversión” y ahora mismo es un nuevo círculo de amistades, una responsabilidad que llevo con alegría y un modo de superación personal. La responsabilidad por el hecho de cumplir mis objetivos sobre post semanales, relaciones con marcas… y modo de superación y mejora personal consiguiendo más seguidores, suscriptores… En cuanto al círculo de amistades qué deciros que no sepáis si alguna vez os habéis metido en el mundo blogueril de algún tema. Es gente con la que compartes un montón de cosas, que aunque no conoces te alegras de sus alegrías y te entristeces de sus penas, que esperas con ansia ese tweet sobre el resultado de la analítica del hijo, o sobre si espera niño o niña, o si ha parido o no…

Con la maternidad el blog es prácticamente mi único “ocio”. Algo que puedes hacer desde casa, y en lo que tener la mente ocupada entre pañales, tomas, comida, compras… Si no tuviera el blog seguramente habría seguido con el crochet, o con algo de manualidades, algo que te hace sentir útil fuera del papel de madre.

Creo que es momento de empezar a salir al mundo, aunque no lo pregone a bombo y platillo, pero sí de decirlo sin vergüenza y con la cabeza bien alta.

¿Vosotras que hacéis en vuestro “tiempo libre” cuando no sois madres? ¿Tenéis un blog también en el anonimato? Contadnos, que de aquí no sale 😉

Lydia
Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

27 COMENTARIOS

  1. Me identifico totalmente contigo.
    Pasé años escribiendo prácticamente en secreto y ahora (seis años después de empezar a escribir) no todos mis amigos y conocidos lo saben. Más que nada porque tampoco voy publicándolo por ahí jajaja
    Al menos ahora ya no me da corte cuando me dicen “oye ¿tienes un blog??? porque he leido un artículo tuyo” XD

  2. Yo lo publiqué a los 4 vientos… Y ahora que no tengo un blog, todavía hay gente que me llama por el personaje que adopté en él. La vida blogueril, como dices, me ha traído amistades perdidas, otras nuevas, algún que otro disgusto y un precioso diario de un año entero de mi vida en texto e imágenes. Con eso me quedo 🙂

    • Ya no escribes, malamamma?? como dices tres un diario diferente, aunq para no perderlo habrá que renovar el hosting!!

  3. Yo empecé de manera anónima, y así sigo jaja! No pongo ni mi nombre de pila, y eso que es de los más comunes en España, por puro pánico irracional de que mi familia o amigos lo descubran.

    Pero menudo gustazo el anonimato oye, escribo lo que me apetece sin tener que preocuparme de si mis hermanos van a dejar comentarios en plan troll puñetero. Tengo varios, en diversos estados de madurez, pero si me descubren se van a meter conmigo seguro.

    Dicho esto, confieso que sí me gusta saber el nombre de las demás blogueras y poder ponerles cara, se agradece y una se siente más cercana 🙂

    • Yo aprovecho los post de las demás para hablar a veces lo que no.puedo en el mío. A mi también me gusta poner cara a la gente, la tuya la tengo fichada solo que pixelada!!
      Pues tu blog es super chulo, seguro que les gustaría a familiares y amigos conocer las costumbres y como vivís en Bulgaria. Vamos, yo enganchada estoy!! No hago más que pensar en la.musaka del otro día jajaja besos

  4. Yo soy recién aterrizada en el planeta blog. El mio es una válvula de escape, pura física para evitar la explosión. Algo saturada de la dependencia y la tiranía (entendedme) adolescente, decidí quitarle hierro, y concentrar mis esfuerzos en reirme..sobre todo de mi misma. Ni que decir tiene que están, sobre todo la pequeña, algo ofendidos… Claro, no me he molestado en ocultarlo, y lo he hecho a propósito, en una autoreivindicacion de mi espacio. No pasa nada, con el paso del tiempo ellos también se reirán… Y como contáis la mayoría, me he encontrado en un mundo muy enriquecedor, aprendiendo cada minuto de otras experiencias, conociendo virtualmente a gente maravillosa, y mira por donde, descubriendo que esto de escribir mola, me mantiene activas las neuronas y da un barrido de malos rollos interior que te quedas nueva.

    • Sí, hablar de lo que te ocurre día a día a veces es relajante y se van los malos rollos. Bienvenida pues al.mundo blogueril!!!

  5. Y lo mantuve en secreto durante 3 meses, porque estábamos buscando el embarazo sin decírselo a nadie, y claro, no podía ir publicando que tenía un blog con este nombre en el entorno cercano. Cuando mostramos la ecografía de las 12 semanas a la familia ¡ también hice público lo de mi blog! Pero oye, debo ser la única blogger a la que su entorno cercano no lee. Bueno, ahora mi padre me lee para criticarme y decirme que lo dejo siempre mal parado, pero lo malo de haberlo hecho público es que no puedo criticar a gente cercana como me gustaría.

    • Jajaja a tu padre mal parado!?? No recuerdo haber leído nada malo! Yo creo que el instinto cotilla les puede y de vez en cuando pegan repaso a mi blo,. Pero a diario no me leen. A mi me gustaría por una parte contarlo, por poder enseñar la imagen (una nueva q esta en marcha), los cambios, poder contarle a alguien lo guay que es tener 5 seguidores más jajaja y esas cosas que antes eran una chorrada, y ahora como que te enorgullecen. Es el pan de cada día, y como.digo en el.post, esto engancha!!!

      • Jajajajaja los primeros días se rieron de mi en casa lo que no está escrito, del entusiasmo que me provocaban los comentarios, jajajaja Y eso que eran y son muy pocos, a mí solo me conocen en mi casa! 😛

    • Me da que eso de que no te lea tu gente es la tonica general. Yo que soy muy de o lo cuento o me hago un nudo, al principio compartía con mi costillo y gente cercana, ahora ya paso, deben de estar de mi hasta la última punta del pelo!! Jajjajajaja pero tiene razón Pilar, lo de escribir en blog ajenos puede ser una alternativa, me gusta la idea. Que digo me gusta, si no paro!! Jajajaja

  6. Yo también lo mantengo medio en secreto. Ahora hay amigos que lo saben, no lo oculto pero tampoco lo digo.
    Lo que sí tengo secreto es que tengo otro blog en el que escribo con mi nombre y apellidos porque es un blog profesional, este lo veo más como ocio y por eso prefiero los pseudónimos

    • Y el.profesional no lo difundes al mundo de blogs de madres o a todo el mundo? Yo de vez en cuando aprovecho y cuento que hace tiempo escribí un blog de otra cosa, de jn viaje a Tailandia. Me gustó tanto que por eso abrí el actual!

      • El profesional está abierto al mundo pero lo difundimos (con mi socia) en la blogosfera profesional. El objetivo es posicionar nos en Google para que los clientes nos encuentren. Si lo mezclo con la maternal, mi “anonimato” aquí se terminaría XD

  7. Yo me dedico a los videojuegos, mi segunda pasión después de mi familia.
    Mi secreto es que a veces llevo a la bebé a eventos frikis. ¡La última vez la llevé a la presentación de un videojuego! �

  8. En mi caso, quise mantener tanto el anonimato que el blog estuvo de forma privada año y medio, y ya después decidí empezar con el pseudónimo de mamatijeras, eso sí, con nombre y foto hasta que yo misma con la migración de wp.com a org decidí hacerlo público.
    Yo con la nueva imagen arriesgué y desde entonces va todo mejor, para mi es fruto de satisfacciones día sí y día también.
    Me alegra que esté un cambio de imagen nuevo Lydia seguro que es precioso, y me sorprende que en el entorno de Pilar aún haya gente que no lo conozca, para mí su blog y su guía de extracción de la leche son un referente.
    Un abrazo.

  9. Pues me identifico totalmente contigo, al principio era algo así como que algunos lo sabían pero poco más y ahora, descubro tantas cosas y nos da tantas alegrías nuestro pequeño espacio que si alguien me pregunta se lo digo y si se anima a echarle un vistacillo mejor que mejor 😉

  10. Es gracioso, pero si parece un poco secreto en mi entorno mas cercano. Mis amigos y mi familia saben que tengo un blog, he puesto mi foto y mi nombre, pero en el entorno mas directo como trabajo y parque es algo que simplemente no comento. Que malas vendedoras somos para publicitar os, ha ha.

  11. La verdad es que el mundo blog te descubre a gente genial, yo he conocido a muchas chicas adorables y con las que tengo una gran relación. También te digo que mi blog no tiene nada que ver con maternidad, es del mundo nail art. ese espacio en el que dejo volar mi imaginación y hago manicuras como una loca. Mi espacio, mi rinconcito… A menos de tres meses de que nazca la nena no hago mas que mirarlo con pena pensando en los ratitos que dejare de pasar en mi rincón y compartiéndolo en mi blog. Claro, que miro la barrigota y lo compensa todo!!
    También he contado lo de mi blog, tengo mis propias tarjetas de visitas e incluso empecé a hacer manicuras a domicilio, aunque lo dejé un tiempo por problemas personales y luego por el embarazo.
    (Menudo toston te acabo de dejar… Perdón!!)
    Besos!!

  12. Pues yo si lo conté a la familia y amigos, y la mayoría no me lee porque conoce todo lo relativo a Mini Yo. Cuando escribo un post pensando o dedicado a una persona que le podría gustar le envió un whats app.
    Lo mas gracioso que me ha pasado fue que mi padre lo empezó a leer y me dijo que siempre escribía sobre lo mismo hasta que le dedique un post, que leyó después de tres semanas, y ahora no deja de decirme que le tengo que escribir otro.

  13. Yo hubiera preferido llevarlo en secreto. El blog lo conoce toda la familia y entonces no puedo hablar con libertad de ciertos temas… a veces de demasiados temas… Tal vez tenga q empezar otro en verdadero anonimato pero… si casi no tengo tiempo para uno, de dónde lo sacaría para el otro? Quizá algún día… cuando el peque empiece el cole… o yo. Q envidia m dais las anónimas! Jejej

  14. ¿Hablas de ti o de mi? Yo también empecé a escribir después de haber leído muchísimos blogs durante ele embarazo. Empecé a hacerlo medio en secreto, me daba un poco de vergüenza que mis amigas se enteraran pero acabó pasando! Ahora lo digo orgullosa y me da igual lo que piensen los demás. Escribir un blog de maternidad es mucho más que escribir por escribir, es increíble las relaciones que se acaban creando gracias al blog! Nunca lo pensé así y ahora estoy encantada!

  15. Pues yo soy los dos casos y un poco más.
    Tengo un blog, que ahora casi ni lo toco. Que todo el mundo se enteró que tenía.
    Después tengo el de mami reciente. Que al principio era casi anónimo y digo casi, porque se lo conté a mi marido y a un par de amigas.

    Ahora ese blog lo conoce más gente, pero sinceramente, los que siempre se meten en mi vida, tipo la familia (y no hablo de mis padres, si no de tios y sobre todo primos metomentodo) no lo saben. Aunque tampoco guardo las apariencias. Tengo mi nombre, el de la niña y el de mi marido, publico fotos y escribo con total libertal. Al principio pensé, uff, cuando lo lean seguro que algo dirán, pero es que me da igual. Este es mi espacio, donde me desahogo, donde necesito contar mis cosas, mis problemas, alegrias y tristezas y si una persona se mete conmigo, me trata como una madre loca o lo que sea, pues lo cuento y si lo lee y se enfada pues le digo…. EL QUE SE PICA AJOS COME. jejejejejeje.

    Saludos

  16. Yo no tengo uno sino dos. Uno de manicuras. Me aficioné al nail art cuando me quedé en paro y poco después me abrí una fan page en FB, se me quedó pequeña y me pase al mundo Blogger. Hay quien lo conoce y bueno, hay de todo. Pero gracias a él he conocido a chicas increíbles y hablamos cada día.
    Hace unos meses abrí uno nuevo sobre la maternidad, como la vivo y demás. Este es más secreto visto la reacción de amigos y conocidos con el otro. Aunque tampoco me escondo.
    Son mi vía de escape. Mi momento para mi sola, para desconectar y desahogarme si hace falta.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría