lunes, mayo 16, 2022
InicioEl VermutTraumas infantiles

Traumas infantiles

La niñez es la etapa vital que más huella nos deja, la que más recordamos a lo largo de toda nuestra vida, a la que volvemos de manera recurrente y la que explica muchas de las cosas. De las buenas y de las malas. Seguro que todos guardáis un trauma infantil que os lleva acompañando durante un montón de años (y que a estas alturas no creo que os abandone, hay que asumirlo). ¿Queréis saber cuáles son los nuestros?

Miedo a los payasos, por Sara

La huella

Hay cosas que recuerdas como en un sueño. Yo recuerdo que de siempre me han dado mucho miedo los payasos y no sabía a qué era debido… hasta que un día me dio por hacerme la gafapastas siendo ya mayor y ver La huella de Joseph Mankiewicz. Todo el mundo me había dicho que era una obra maestra, con Laurence Olivier y Michael Caine, dos de los grandes y cuando la vi… sólo pude pensar en que ese payaso horroroso que me había hecho cagarme de miedo durante toda mi infancia. Y de mi adolescencia. Y que a día de hoy me sigue dando sudores fríos. Odio los payasos. Gracias Mankiewicz. (Eso me pasa por hacerme la culturetas y ver cosas intelectuales)

Las clases de gimnasia, por Nat

clasesdegimnasia

Siempre fui una niña torpe para que nos vamos a engañar y las clases de gimnasia nunca fueron mi punto fuerte. Lo de saltar el potro lo recuerdo con horror y lo de hacer el pino ya ni os cuento. Con deciros que en séptimo de EGB me quedó gimnasia para septiembre… La coordinación de brazos y piernas no va conmigo y algo me queda aún de este trauma infantil porque soy incapaz de entrar a una clase de aerobic, zumba, step o similar. Mi miedo al ridículo me supera.

Miedo a la oscuridad, por María Jardón

bruja armario Osos Amorosos

Durante muchos años tuve miedo a la oscuridad, recuerdo perfectamente esa sensación de estar sola en la habitación, intentando taparme con la manta y sin poder apartar la vista del armario. El armario, ese lugar de donde todos sabemos que salen los monstruos. Y es que, en un capitulo de Los Osos Amorosos, una niña le decía a su madre que había un monstruo en el armario, su madre miraba y no había nada, pero en cuanto se iba se abría la puerta y salía una señora malísima del armario. No sé cuanto tiempo estuvo atormentándome esa imagen ni cuantas veces podía mirar el armario cada noche pero ¿de verdad era tan necesario hacer ese capítulo?

Malograda carrera deportiva, por Merak

¿Os he contado que por tamaño yo podría haber sido el Spud Webb del baloncesto de mi ciudad?

Mi hija mayor jugó a principios de este mes su primer partido de baloncesto. Además de sus padres, ¿sabéis cuánta gente reunió ella sola en el pabellón? Cuatro abuelos y un padrino postizo y porque sus tíos están en Londres, que si no… ¿Sabéis cuantas veces vino a verme mi madre a mí durante mi efímera pero exitosa carrera baloncestística en preminibasket? A ver que hago recuento… ¡Ah! ¡Ya recuerdo! CERO PATATERO. Y mi padre… mi padre venía, el mérito hay que dárselo, pero porque era el entrenador. Así que, sin duda, mi gran trauma infantil es el poquito caso que mis queridos progenitores -que por lo demás son el paradigma de buenos padres de manual- hicieron a mi prometedor talento deportivo -tampoco a mi hermana le dieron mucha bola, todo hay que decirlo- en comparación con el grado de implicación que han desarrollado con sus nietas.

Ir al baño antes de salir de casa, por Let

traumas-infantiles_aseoNo recuerdo el punto de partida de mi trauma infantil, quizá tenga que ver con esos eternos viajes en el Seat Panda familiar en los que antes de salir se nos advertía que había que hacer pis porque no se podía parar cada vez que se quisiera. O quizá con el hecho de que he visto tantos casos de incontinencia urinaria en las mujeres más mayores de la familia que tengo miedo de no pillar un baño a tiempo. O que como vivo en un pueblo y no tengo carnet nunca sé cuánto tiempo voy a pasar en transporte público. El caso es que siempre tengo que vaciar la vejiga antes de salir de casa. Una, dos, tres veces… obviamente, solo la primera vacío el resto acaso una escasas gotitas pero siempre voy creyendo que que me estoy haciendo pis. Mucho. Me da pánico no poder aguantar y que no haya un baño cerca. Lo más grave es que nunca me ha pasado, así que no le encuentro fundamento. Si has quedado conmigo y antes de marcharnos salgo despavorida en busca del cartelito de la imagen ya sabes el porqué.

Venga, ahora que ya hemos confesado nosotras hacedlo vosotras: ¿qué trauma arrastráis desde la infancia?, ¿tenéis el origen identificado?

Fotos: Pixabay

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Yo tenía horror a la oscuridad. Me quedaba paralizada como se fuese la luz de repente. Cuando entré en la adolescencia fui a peor porque le cogí el gustillo a las pelis de miedo… masoca que es una jajaja
    El primer año de vivir ya con mi marido se me fue pasando y ahora lo llevo mucho mejor.
    Lo que no puedo superar es lo de los bichos, me he llegado a despertar angustiada por ellos. Encima vivo en un pueblo, al final de mi calle ya es campo, asique es un pasen y vean para los bichos… En Madrid mi problema eran las arañas y cucarachas. Aqui se han unido los saltamontes y algunos bichos que no había visto en vivo jamás!!

  2. Tengo el tic del baño yo tambien. Jajajaja. Pensaba que era un bicho raro!! Yo no sé de cuando me viene pero es tal cual lo describes!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estr