lunes, mayo 16, 2022
InicioLifeStylePor qué no debes usar tu móvil como despertador

Por qué no debes usar tu móvil como despertador

El teléfono móvil ha pasado de ser un aparato que utilizábamos para ponernos en contacto con alguien cuando estábamos en la calle, a ser una extensión de nuestra mano. Lo usamos para mirar cosas en internet, para leer o entretenernos cuando tenemos que esperar en algún sitio, para trabajar, para chatear con nuestros amigos y somos muchos los que hemos pasado a utilizar el móvil como despertador.

móvil como despertador

Os confesaré que hace tiempo que le doy vueltas al hecho de dormir con el teléfono al lado de la cabeza todas las noches. Cuando mis hijos eran pequeños y dormían en la habitación con nosotros, casi a diario debatía con mi Paco sobre si ponerlos en “modo avión” o no. Es cierto que no hay nada demostrado sobre si realmente emiten unas ondas que nos hacen daño o no pero… ¡qué queréis que os diga! yo dormía mucho más tranquila.

Ahora, sigo poniéndolo todas las noches en “modo avión” pero quiero ir más allá, quiero dejar el móvil fuera de la habitación cuando me voy a acostar. ¿Es tan necesario tenerlo? No se me ocurre ningún motivo de vital importancia para que tenga que ocupar un lugar en mi mesita de noche, de hecho, tenemos un teléfono fijo (sí, siguen existiendo) que haría su labor perfectamente si tuviéramos que recibir una llamada importante.

En realidad, para lo único que tendría que tenerlo es para utilizarlo de alarma, pero esto lleva implícito dos cosas: que es lo último que veo al acostarme y que es lo primero que miro al levantarme. ¿Es eso lo que quiero? ¡No!

Por qué no usar tu móvil como despertador

Aunque, como ya he dicho, no hay nada demostrado al cien por cien, son muchos los motivos por los que recomiendan no utilizar el smartphone como despertador, aquí te dejo algunos:

móvil como despertador

  • Anima a un comportamiento compulsivo: precisamente por lo que comentábamos antes. El tener el móvil en la habitación no te deja desconectar, es lo último que ves al acostarte y lo primero que enciendes al levantarte. Pero, además, si estás intentando dormirte y ves que se ilumina porque llega un mensaje, no puedes evitar mirarlo. No parece muy lógico ¿no? Querer dormir y seguir pendiente del teléfono…
  • Provoca insomnio: La pantalla de los teléfonos móviles suele ser muy potente, al iluminarse afecta a la hormona que regula al sueño disminuyendo su producción y haciendo que resulte más complicado conciliarlo. Eso, y el estar con continuas interrupciones como hemos mencionado arriba, tampoco ayuda. En los casos más extremos, hay personas que no descansan en toda la noche porque están consultando cada poco el teléfono.
  • Te hace perder horas de sueño: Tener el teléfono a mano a la hora de acostarnos hace que lo consultemos mucho más rato del que teníamos pensado antes de acostarnos, así que aquí ya rascamos bastantes minutos de sueño. Pero, además, si nos despertamos a media noche y nos cuesta un mínimo dormirnos de nuevo, cogemos el smartphone y ahora sí señora mía, ha acabado usted de despejarse. De hecho, un reciente estudio ha asegurado que el 7% de los españoles se desvela por este motivo.

batería del móvil

  • Altera el sistema nervioso: La luminosidad de las pantallas, las vibraciones y el consultar el teléfono antes de dormirse altera el sistema nervioso en lugar de relajarlo. Por ello, se recomienda evitar mirarlo los minutos antes de intentar conciliar el sueño.
  • Estrés e irritabilidad: Con el paso del tiempo, el insomnio y la alteración del sistema nervioso puede desembocar en estrés, mal humor e irritabilidad.

Ventajas de no usar el móvil como despertador

Te he contado los motivos por los que no deberías utilizar el teléfono como despertador, pero es que, además, podremos beneficiarnos de algunas ventajas.

móvil como despertador

  • Descansarás mejor: El no activar nuestro cerebro minutos antes de intentar dormir así como evitar cualquier luminosidad, vibración en nuestro entorno, etc. ayudará a que nuestras horas de sueño sean de mayor calidad.
  • Leerás más: Si no te llevas el teléfono a la cama, es muy probable que el tiempo que inviertes en revisar tu Whatsapp, Facebook o Twitter lo utilices para leer un buen libro. Seguro que te encantará el cambio.
  • Hablarás más con tu pareja: Olvídate de la imagen de los dos en la cama y cada uno con su teléfono, si conseguís desterrarlos del dormitorio conyugal recuperaréis las ganas de hablar, de comentar como os ha ido el día aunque os lo hayáis contado en la cena o, simplemente, de miraros. No habrá ningún tipo de distracción.
  • Desconectarás: Pocas horas, es cierto, pero por lo menos habrá unas cuantas horas al día en las que no tendrás que saltar corriendo cada vez que vibra o se ilumina la pantalla.

Seguro que hay muchas más ventajas como que tendrás más espacio en tu mesita de noche ¿se te ocurre alguna?

Es cierto que no hay estudios demasiado concluyentes sobre lo dañinas que son las ondas, lo perjudicial que es, lo que nos altera el sueño… pero ¿qué queréis que os diga?, yo estoy buscando ya un diseño de despertador que me guste para sustituirlo y desterrarlo definitivamente de la habitación. Quizá me incline por uno con radio, si te despiertas con música lo haces de otra manera. ¿Me cuentas tu experiencia?

Imágenes: Pixabay.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Yo nunca he tenido un despertador que no fuera el móvil, pero te leo y creo que en mi caso se cumplen todos y cada uno de esos males que le atribuyen a su uso de esta forma. Desde luego, leer se ha acabado antes de dormir y es cierto que si me desvelo a medianoche tengo tentaciones de mirar redes sociales. ¡Pues me va a venir bien este post para cambiar el chip!

    • A mi es que también me pasa y llevo tiempo observando que no descanso nada bien así que se acabó. El móvil fuera y por lo menos unas horitas desconectadas, creo que me vendrá genial para el sueño y para la cabeza ;-). Ya me contarás…

  2. En casa nos planteamos sacar los móviles de la habitación hace un par de meses.Nos autoresponder dos despertadores de los de toda la vida, y desde entonces no ha vuelto a entrar un móvil en la habitación. De hecho los apagamos por la noche, y hasta que no llevamos un buen rato despiertos no los encendemos. Os cuento que nosotros hemos notado mejoría en el descanso y sí, efectivamente, se vive un poco mejor si el móvil no es lo primero que ves por la mañana!!!
    PD: mi hijo es el que está flipando con los despertadores,para él tienen máster interés que el móvil que es a lo que está acostumbrado.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.