viernes, julio 1, 2022
InicioLifeStyleEscribo, luego existo

Escribo, luego existo

Desde que tengo uso de razón me recuerdo escribiendo. Más que un entretenimiento ha sido, para mí, una necesidad. La necesidad de plasmar sobre el papel todo aquello que se quedaba atascado en mi cabeza. Siempre he pensado que el famoso “Pienso, luego existo” de Descartes podría ser en mi caso “Escribo, luego existo”. 

escribo, luego existo - libreta

Escribir es en mi vida un equivalente a respirar. Aunque lo cierto es que, cuando el estrés me acecha, la creatividad se me cierra. Es por eso que durante los últimos dos años me ha costado mucho hacerlo. No me reconozco en esos creativos que encuentran la idea en el momento en el que más apretados se sienten. Tengo que paladear, degustar, sentir, releer lo que escribo hasta pulirlo. Y eso no se hace con prisas.

Escribir como desahogo

La parte más prolífica como autora de mi vida tuvo lugar en mi año 0. Así denomino al tiempo que transcurrió entre mi anterior relación y la que comencé con mi hoy marido. Fueron unos meses de ahondar mucho en mí, de autoconocimiento profundo, de dejarme fluir. También de autocrítica y de contención. Trataba de contener y analizar mis sentimientos para poder así canalizar la ruptura. Contención que se deshacía en cuanto, a solas, daba rienda suelta a mi caligrafía sobre la libreta.

En ese casi año abrí un Spaces de MSN en el que colgaba cuentos cortos. Llené libretas con mi letra más tumbada y alargada, la que me sale cuando escribo rápido y sin filtro, además de con lágrimas. Y pensé que nunca, nunca más sería capaz de escribir nada mejor que lo que parí en él. 

Pero me equivocaba.

Relaxing mum of café con leche

Escribir como forma de vida

Ya me hubiera gustado a mí haber llegado a escribir algo digno de ser publicado. No. No he llegado al punto de Patricia con Responde primero a la segunda pregunta, ni de Sara con Relaxing Mum (of café con leche). (Puedes comprarlos aquí y aquí si no los has leído). Pero sí considero que, para mí como para muchas de mis compañeras aquí, escribir es una forma de vida. Ni mejor, ni peor, solamente diferente a la de los demás.

Cuando escucho una noticia impactante, o algo que creo injusto, lo primero que pienso es “tengo que escribir sobre esto”. Me sale automático, casi como respirar. Porque, para mí, escribir es básico. Algo fundamental. También cuando me ocurre algo importante. Y no me vale con soltarlo como salga, tiene que quedar bonito. Sonoro. 

Lo que me aporta escribir

Escribir me aporta serenidad y tranquilidad. Calma. Poner negro sobre blanco aquello que me ahoga o me agobia hace que me apriete menos el pecho. Pero eso es lo que ocurre cuando me sale de forma natural, cuando no me presiono buscando un tema, cuando no tengo un plazo en el que entregar. Es por eso que creo que no llegaré a escribir nada en largo. En la era de la inmediatez la misma inmediatez me gana. Cada vez que me decido a echarle un pulso, me machaca. Sin contemplaciones. Y lo peor es que sé que soy yo misma quien se pasa con el perfeccionismo. Por siempre, siempre, siempre, pienso que nunca volveré a escribir nada mejor que lo ya escrito. 

Pero me equivoco.

escribo, luego existo - ordenador

Escribo, luego existo

Si no escribiera, estaría muerta. Lo hago cada dos semanas, más o menos, en esta revista y lo hago cada día en el trabajo. Adoro hacerlo. Es mi pasión y mi motor. Me permite estructurar de mejor manera mis ideas y mi pensamiento. También poner distancia. Pero esta adoración es, también, un arma de doble filo: leer un texto que no está bien escrito me saca de quicio. Tanto que, en ocasiones, me imposibilita entenderlo.

Para escribir bien hay que leer. Mucho. El año pasado participé en un taller de escritura creativa y todos los módulos acababan con un “lee mucho y escribe mucho”. Creo que es de los mejores consejos que me han dado. Leer permite aprender sin darte apenas cuenta. Giros, palabras, estructuras gramaticales, figuras que puede que no hayas usado nunca. Hasta puntuación y ortografía, además de cosas acerca de otras culturas. Es sumamente enriquecedor. En mi caso concreto soy consciente de que, si no leo, acabo siendo repetitiva. Y hasta me aburro de leerme.

Publicar, el sueño perpetuo

Hay quien canta bien. Quien dibuja bien. Quien baila bien. Mi don es la escritura. Ser consciente de lo que sabes hacer es una maravilla siempre que hagas algo por continuar avanzando. No es el caso. Desde los siete años sé que este es mi camino. Pero no sé si es por culpa del perfeccionismo, o tal vez de la ansiedad, soy incapaz de terminar una novela. Me da miedo no encontrar editorial, como si esa fuera la única manera de poner un libro en el mercado. También temo que la historia no esté a la altura… a la altura que únicamente yo he establecido.

escribo luego existo - libro

Llevo tres años con un buen inicio en el cajón. Pensando que lo que escriba a partir de ahí no será mejor que lo que ya hay. Pero cada vez que he pensado eso, he escrito algo mejor. Siempre. Hace un año una buena amiga leyó un relato mío recién publicado y me dijo que me dejara de historias y me sentara a escribir. Aún no le he hecho caso. Escribo, luego existo. ¿Habrá llegado el momento?

Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. A mi tambien me gusta escribir y sobre todo leer tu blog, y pues si a alguien le ayuda quisiera compartir unos pequeños consejos para encontrar inspiración: Leer a otros escritores siempre favorece la inspiración. Muchas veces, leer otros relatos, blogs o libros ayuda a encontrar temas sobre los que escribir porque una simple frase puede despertar la imaginación.

    Hacer de escribir un ritual también contribuye a que escribir sea más sencillo y natural. Sin duda, conviene crear un ambiente adecuado para favorecer la inspiración. El ambiente dependerá del escritor. A muchos les inspira el silencio de la noche. Otros prefieren la luz de día, pero eso sí, sin duda adaptar un lugar específico para escribir favorece la inspiración.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.