martes, mayo 17, 2022
InicioOcioVenecia en familia, la magia a pie de calle

Venecia en familia, la magia a pie de calle

Venecia es una ciudad de cuento y a las ciudades de cuento hay que con niños si es posible. Caminar, navegar, comer deliciosas pizzas, sorprendernos con las joyas que esconden las calles de la Serenissima.

Desde que bajas del avión en el aeropuerto Marco Polo empieza la aventura porque no hay autobús o coche o taxi que te lleve a Venecia, bueno taxi sí pero no con ruedas sino que va por los canales.

Comer y dormir en Venecia

Lo primero, como ya os he comentado otras veces, es tener localizado el alojamiento y con niños para nosotros lo más cómodo siempre es un apartamento.

Estuvimos encantados en un piso céntrico casi al pie del puente de Rialto y con unos anfitriones encantadores que nos traían pasteles e incluso un frizzante uno de los días para brindar por Venecia.

Dos habitaciones, una cocina, un salón con mesa de comedor y un baño, nada más y nada menos, eso en Venecia es un lujo para poder descansar después de los paseos por la ciudad.

Venecia

Porque la ciudad del agua es perfecta para caminarla, recorrerla y sobre todo para perderse por sus callejones. De hecho se dice que si no te has perdido en Venecia es que no has estado en Venecia y puedo aseguraros que es verdad, cien por cien.

A nosotros nos encanta eso de perdernos (más o menos bajo control, todo sea dicho) porque es la mejor forma de encontrar rincones que no salen en las guías. Esa terraza perfecta donde disfrutar tranquilamente de un Bellini, esa iglesia diminuta con todo su encanto y con una cantidad de obras de arte que os dejaran sin respiración.

Cada esquina de la ciudad te regala un “campo” que no plaza porque en Venecia solo hay una plaza y es la Plaza de San Marcos, eso ya son palabras mayores.

Comer en Venecia es genial sobre todo yendo con niños amantes de la pasta y la pizza. La oferta es inmensa, hay cientos de establecimientos para elegir aunque eso, como casi siempre, lo elige el presupuesto que tengáis porque algunos tienen precios prohibitivos.

También es verdad que los establecimientos en los que se puede comprar comida para llevar son una opción estupenda, sobre todo si os alojais en un apartamento y lo tenéis cerca de casa como nos pasaba a nosotros.

Imperdibles de Venecia

Para una primera toma de contacto con la ciudad yo no lo dudaba y me unía a alguno de los FreeTours que la recorren por distintos barrios y a distintas horas.

Podéis encontrarlos en internet o ver sus paraguas de colores por la ciudad pero tendréis que inscribiros porque tienen un número máximo de personas en cada tour.

Teniendo en cuenta que el centro histórico de la ciudad es recorrido cada año por 30 millones de turistas es inviable que los grupos sean demasiado grandes porque si no se colapsaría la ciudad más de lo que ya lo hace algunas horas cada día.

La población de la ciudad se va, se aleja de Venecia porque es demasiado complicado vivir con un aluvión de turistas asi, es casi inimaginable ¿verdad?

Una vez realizado el Free Tour ya tenéis una idea de qué sitios, qué monumentos y qué edificios no podéis perderos de la ciudad.

La Plaza de San Marcos que antes mencionábamos y el Puente de Rialto son sólo dos de esos imprescindibles pero hay muchos más.

El Palacio Ducal es impresionante, el Museo de Historia Natural, el Museo Arqueológico o el Museo de Arte Contemporáneo tienen un encanto especial.

Pasad por una de las oficinas de turismo si vais a estar varios días en la ciudad y preguntarles por las tarjetas (para un dia, para tres o para una semana) que os permiten visitar varios de estos museos e incluso moveros en el transporte público veneciano: los ferrys.

Además, tendréis que sacar un rato para recorrer Burano y Murano, las dos islas más famosas de todo el archipiélago sobre el que se asienta la propia Venecia.

Una, la de Murano, está consagrada al cristal al cien por cien en todas sus formas y posibilidades, la otra Burano, es un pueblito lleno de color por el que pasear y hacer una parada para descansar del bullicio de la gran ciudad de cuento que es Venecia.

Venecia es una ciudad de cuento

Venecia está construida sobre un archipiélago de pequeñas islas, unas 120 islas más o menos y están unidas entre si por los innumerables puentes que recorren la ciudad.

Ademas Venecia esta levantada sobre pilares de madera, los guías lo describen como un bosque del revés y esto conlleva que Venecia se hunde, cada año, irremediablemente y los 30 millones de visitantes anuales unidos al calentamiento global están acelerando su hundimiento.

Ya veis que motivos hay más que de sobra para pasar un fin de semana largo, un puente o unos días de vacaciones en Venecia en familia y preparaos para disfrutar, para construir recuerdos juntos y para emocionaros con sus ojos sorprendidos cuando descubran la magia de esta ciudad.

Fotos | Pilar Fonseca

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on