jueves, mayo 19, 2022
InicioLifeStyle¿Cómo lavar peluches?

¿Cómo lavar peluches?

A pesar de que nunca han sido fanáticas de los peluches, mis hijas han acumulado una ingente cantidad de ellos en los últimos años. La pequeña tiene uno preferido, ese que la ha acompañado desde que tiene uso de razón y del que no se despega para dormir. Lucy, que así se llama, es especial, pero el resto de peluches no corre tanta suerte, así que, tras llegar a casa, pasan algunas semanas ocupando un lugar prioritario en la cama hasta que me canso de tener que colocarlos cada mañana y acabo enviándolos al “rincón de pensar”, léase aquí el altillo del armario.

En mi casa, el concepto más parecido a criar malvas para un peluche es acabar sobre el armario de la habitación donde no crían malva pero sí que acumulan una cantidad de polvo que no es ni medio normal. Sé que eso es insano y sé también que debería lavarlos con más frecuencia, pero es algo que me da tantísima pereza y a la larga es un tiempo tan perdido -total van a acumular polvo de nuevo-, que lo he ido postergando por años hasta que ha resultado inevitable.

Los he amontonado todos y, aunque lo que me gustaría realmente es marcarme un Marie Kondo, abrazarlos y dejarlos ir, me he armado de paciencia para devolverlos a su estado original. Así que aquí te voy a contar un par de truquillos para lavar con éxito y sin morir en el intento los peluches de los más pequeños de la casa.

Seleccionar

Lo primero que hago es organizarlos por material -no demasiado- y, sobre todo, por tamaño. Esto último parece una tontería, pero resulta muy útil a la hora de equilibrar el peso en la lavadora y evitar colapsos por sobrecarga. Porque sí, reconozcámoslo, todos hemos llenado alguna vez la lavadora por encima de nuestras (y sus) posibilidades.

Amontona los peluches, abrázalos y déjalos ir

Revisar

Más allá del tamaño, lo principal es identificar aquellos que tienen en su interior componentes electrónicos o/y baterías. Porque esos, como tu ya habrás imaginado, no pueden pasar por la lavadora. Hago la aclaración porque, en ocasiones, a mí ya se me ha ido la pinza alguna vez. En algunos casos, estos dispositivos se pueden extraer del interior, lavarlos y volver a colocarlo. Si es así, ¡perfecto! ¡adelante! De lo contrario, tocará plan B.

También es importante detectar cualquier desperfecto, sobre todo si están descosidos o rotos, para arreglarlos y evitar que pierdan relleno por el camino.

A la lavadora

Salvo contadas excepciones, la mayoría de peluches son “todoterreno”, así que no padecerán demasiado en su paso por la lavadora siempre que tengamos algunas precauciones: Lo mejor es meterlos dentro de una funda de almohada, en remesas de pocas unidades, y lavarlos con nuestra ropa delicada. Porque, precisamente, lo ideal para ellos es elegir un suavizante específico para prendas delicadas y un programa acorde. Normalmente ciclos cortos, en agua fría y centrifugados mínimos.

Secos y como nuevos

A mí, personalmente, el momento secado es el que más pereza me da. Si has seguido los pasos previos, incluido el del centrifugado a muy bajas revoluciones, verás que salen muy, muy pero que muy mojados de la lavadora. Como un perro de la ducha antes de sacudirse. Así que prepárate para un largo secado. ¿Que si se pueden meter en la secadora? Pues casi mejor que no te arriesgues, porque el resultado puede ser impredecible. Y sin secadora de por medio, prepárate para un largo periodo de tiempo al sol. Así que planifícate, estate atenta al parte meteorológico y reserva tu tendal por varias horas o días. Porque, recuerda, una de las claves para que el proceso sea satisfactorio es que el peluche acabe PERFECTAMENTE seco. Para acelerar el proceso, un buen truco es secarlo previamente con una toalla, apretándolo un poquito con cuidado de no deformarlo.

Cuidados especiales. Plan B

Si bien no quieres meterte en tanto jaleo y se trata solo de sacar un poco de polvo, o bien tienes entre manos un peluche muy viejecito -que suele ser también muy querido- o extremadamente delicado, hay que recurrir a otros métodos.

La primera alternativa es recurrir a la aspiradora para sacar todo el polvo y/o a un cepillo viejo. Si no es un caso muy grave de “gorrinidad” puede llegar con pasarle un trapo húmedo.

Si quieres hacer una limpieza más profunda pero la lavadora está descartada, puedes recurrir a un lavado en seco. Lo primero es humedecer el peluche ligeramente -solo ligeramente, insisto- con una toalla húmeda o un pulverizador, meterlo en una bolsa con bicarbonato sódico, cerrarla, agitarla bien durante algunos minutos. Después déjalo allí durante algunas horas y, finalmente, limpia los residuos con un cepillo.

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo