domingo, diciembre 5, 2021
InicioOcioCine y seriesCalamares no pero ¿porno sí?

Calamares no pero ¿porno sí?

Tenía que llegar el día porque seguro que os habréis dado cuenta que nos movemos por polémicas en este país y la del calamar lleva varias semanas entre nosotros, así que tenía que llegar y llegó el momento de hablar de esto aquí. Calamares no pero porno sí, ese podría ser el título no sólo de este post sino de la reacción de muchas personas en muchos hogares, sin darse cuenta, es verdad, pero quizás enfocando con mucho énfasis en uno y dejando la puerta abierta al otro y a más.

Vamos por partes a ver si con tanta tinta de calamar no vemos lo que tenemos delante de nuestras narices.

¿Qué demonios es El Juego del Calamar?

Por si alguna anda un poco despistada o lleva sin meterse en alguna red social desde hace semanas os pongo en antecedentes. El juego del calamar es una serie coreana de seis capítulos que lo ha petado. Literalmente.

Ha sido la gran sorpresa para Netflix. No se esperaba este exitazo ni en el mejor de sus sueños.

Una producción que según algunas filtraciones a la plataforma le ha costado 18 millones de euros y que en su primer mes en la parrilla ha sido vista por más de 111 millones de usuarios en todo el mundo. A poco que le demos a la calculadora nos damos cuenta de que ha ganado mucho, mucho, mucho dinero Netflix con esta serie. Pero mucho, mucho.

¿Y qué tiene de malo? Pues debe de tener muchas cosas muy malas si tenemos en cuenta que la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid y el Consell d l’Audiovisual de Catalunya han recomendado que se «impida a los menores» a que la vean.

La serie, en la plataforma, está recomendada a partir de los 16 años.

Los niños la han visto, muchos niños la han visto. Quizás porque se llamaba «el juego de..» pues a algunos padres se les coló y la vieron, como pasó al principio con Los Simpsons que como era dibujos animados pues muchos niños los vieron y se lió pardísima ¡qué poco nos acordamos de algunas cosas!

El caso es que muchos niños la han visto y sino entera pues han visto trocitos en TikTok (porque muchos niños usan esta red social a diario aunque tampoco tengan la edad..) o se la han contado en el recreo otros niños que la han visto porque tienen hermanos mayores o porque la han visto con sus padres o qué sé yo. El caso es que entre unos y otros, más o menos todos saben no sé qué de las galletas, de la muñeca y de las canicas.

No, yo no la he visto ¿se nota, verdad? pero mis hijos sí, los dos, la han visto a veces juntos y a veces por separado, uno por edad ya puede verla pero al otro aún le faltan un par de años o tres para poder verla «legalmente» pero sí, ambos la han visto. Y me han contado secuencias y las hemos comentado y nos hemos reído o no, las he criticado, las han hablado entre ellos. Lo normal en casa, sinceramente.

Y por poner sólo otro ejemplo, también hemos visto otra serie como «Élite». Los tres, a esta también me apunté yo y sí, a mí también me parece incluso más preocupante que la del cefalópodo.

Estamos un pelín tensos, eso es verdad y claro, nos llega esto así de repente y sin avisar y nos ponemos la venda, la escayola y lo que haga falta antes de que nos hagamos ninguna herida y no sé si eso es sano.

Pero claro, es que venimos de una revisión de los clásicos de Disney para no herir sensibilidades. Venimos de carteles antes de «Los Aristogatos» para que no se ofenda nadie. Venimos de revisar productos audiovisuales que tienen más de cincuenta años no vaya a ser que alguna sensibilidad se vea oprimida.

Tanta revisión, tanta amabilidad mal entendida, tanto revisionismo mojigato nos ha pillado con el paso cambiado cuando ha llegado el calamar coreano.

Y para rizar el rizo nos asustamos de que los niños jueguen imitando lo que se hace en la serie de moda porque claro, ninguna de nosotras ha jugado a ser «Los Ángeles de Charlie» o «Verano Azul» o «Bola de Dragón Z» o cualquier otro personaje o historia de cualquier otra serie de nuestra más tierna infancia.

¿Y qué hacemos ahora?

Pues prohibirlo todo: no se juega al escondite inglés, no se viste con un chandal verde ni en Halloween ni en ningún otro momento, no se comen galletas con dibujos, no se pintan los símbolos de la play,… ¿de verdad creemos que esa es la solución?

Sí, lo creemos porque nos da seguridad, porque lo que nos asusta en el fondo es que tenemos que ayudar a crecer a nuestros hijos y eso nos pone tensos y con razón, eso sí que es una prueba chunga y no las del calamar. Pero es lo que toca.

A lo mejor toca hablar con ellos viendo la serie y comentar cómo está hecha, lo que simboliza y qué piensan ellos al verla porque sí, es violenta pero ¿es que no juegan a juegos violentos vuestros hijos cuando echan un Fornite o un Valorant o lo que sea, con sus amigos?¿no jugabais vosotras al balón prisionero y a veces os llevabais unos balonazos de esos que picaban?¿y os prohibieron alguna vez jugar a esos juegos?¿no jugabais a distintas derivaciones de policías y ladrones, haciendo equipos que se perseguían y se escondían unos de otros?¿no habéis jugado nunca al escondite inglés?

A lo mejor toca preocuparnos también por otros aspectos a los que están expuestos a edades muy tempranas o demasiado solos y que van a tener un efecto muy perjudicial para sus vidas: por ejemplo el porno.

Sí, según la Agencia Española de Protección de Datos, los niños de ocho años están viendo porno en nuestras casas.

Nuestros hijos tienen acceso a contenido pornográfico y muchos de ellos lo están viendo y nadie está tomando medidas, ni se ha puesto el grito en el cielo.

Además, según datos de la AEPD también, un 20% de los jóvenes presenta síntomas de adicción a las nuevas tecnologías pero parece que eso nos preocupa menos que el rollo del calamar coreano, al menos de momento, ahora que podemos atajarlo no hacemos mucho, cuando ya sea un problema real lo mismo entonces las autoridades que ahora quieren que los padres impidan a sus hijos que vean la serie, entonces se pondrán a pensar qué pueden hacer para solucionar el problema.

Cada uno en su casa hace lo que cree mejor para todos, parto de ahí y quizás lo mejor no es prohibir sino hablar, conocer, quizás lo mejor es estar pero claro ¿quién puede estar todo lo que necesitaría con sus hijos si nos han vendido la milonga del tiempo de calidad versus cantidad de tiempo?

Es que habría que limpiar mucha tinta de calamar para ver dónde realmente empieza el problema de que nuestros hijos vean lo que no deben.

Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo