miércoles, mayo 18, 2022
InicioReivindicamosConciliar, un sueño que en España se convierte en pesadilla

Conciliar, un sueño que en España se convierte en pesadilla

Conciliar en España es difícil, muy difícil. No hace falta ser madre o padre para descubrirlo. Cualquier trabajador de este santo país (ya sea por cuenta ajena o propia) lo sabe. Conciliar es una palabra que está de moda gracias a la labor de alguna gente que ha alzado la voz para gritar ¡basta ya! Cada cual es libre de determinar si cada plataforma, grupo o persona utiliza los mejores métodos para reclamar un derecho que como trabajadores nos debería corresponder a todos, pero lo que nadie puede negar es que gracias a ellos la conciliación está en el debate público.

En estos casos, para saber a qué nos referimos me gusta acudir a la RAE. Para nuestros académicos conciliar es “hacer compatibles dos o más cosas”. Es decir, compatibilizar tu vida laboral con tu vida personal. ¿En algún sitio he hablado de familia? No. Y es que creo que el gran error en el tratamiento de la conciliación en España es unir este término a la familia.

Conciliar no está vinculado a tener hijos a los que cuidar, educar y atender. Conciliar no tiene que ver con tareas domésticas. Conciliar es tener tiempo para vivir más allá de tu puesto de trabajo.

Conciliación, un derecho de todos

conciliar en España

La conciliación debería ser una reclamación de todos, todos los trabajadores independientemente de nuestro sexo, condiciones, cualificación y edad. Dejemos de reducir el problema a las familias (sobre todo a las mujeres por la carga cultural que llevamos en nuestra mochila) y abramos la lucha por la conciliación. Porque todos ganaremos con ella.

  • Puedes tener 18 años y querer conciliar. Tienes tu primer trabajo y con los horarios españoles partidos es imposible mantenerte activo en tus clases.
  • Llegas a los 25 años y quieres conciliar. Has acabado tus estudios y te dejas la piel en un trabajo que no te permite disfrutar de tu vida, tu pareja o tus aficiones. Si quieres progresar en el ámbito profesional tu vida se tiene que centrar en lo laboral.
  • Cumples 30 años y quieres conciliar. Quieres pasar tiempo con tu pareja, plantearte una vida con hijos,m pero eso, sobre todo si eres mujer, no hace más que penalizarte.
  • Tienes 50 años si quieres conciliar. Tus padres son mayores y necesitas pasar más tiempo con ellos. Ayudarles en las tareas domésticas, visitarles más a menudo, devolverles todo aquello que hicieron por ti antes. Quieres tiempo para ti, para descansar, para disfrutar para vivir más allá de tu trabajo.

Da igual la edad que tengas. Conciliar es importante para todos.

Conciliar en España está mal visto

conciliar en España madres

Estoy cansada de que las pocas opciones de conciliación que hay en este país pasen por la penalización. Si quieres conciliar tienes que reducir el horario y consecuentemente el sueldo. No hay alternativas. Esto además conlleva en muchos casos que entres en la lista negra de tu empresa. Dejas de contar para promociones y ascensos. El famoso techo de cristal se ha hecho de ladrillo. Ya no ves el horizonte y terminas conformándote con lo que te dejan ser.

En caso de que estés en proceso de búsqueda de empleo, la conciliación supone un lastre a la hora de la selección. Si quieres que te contraten no digas que te gustaría tener un horario flexible o tu entrevistador lo traducirá (en un arcaico lenguaje empresarial) como “uno que se quiere escaquear”. La teoría de muchos (malos) empresarios es que flexibilidad/conciliación es igual a no querer trabajar. Debe ser porque es lo que harían ellos en ese caso.

Parece que aún no se han enterado que tener un horario adaptado a tus necesidades hace que seas más feliz y por lo tanto es más productivo en tu trabajo. En España aún se piensa que la productividad está ligada al horario laboral. Nada más lejos de la realidad. Puedes tener horarios interminables y que tú productividad sea muy baja, como pasa en muchísimos casos. Estamos entre  los trabajadores europeos que más horas pasan en su puesto (320 horas más que en Alemania) pero nuestra productividad está en 36 euros por hora mientras que los alemanes llegan a 55 euros. Si estas comparativas las hacemos con los países nórdicos los datos son para llorar.

Eso de calentar la silla no genera productividad. Estar encadenado a tu puesto no mejora el rendimiento. Mejoras como la conciliación son las que hacen que los trabajadores se preocupen más por su trabajo, quieran mantenerse en él y se esfuercen por ser más competitivos.

Ahora solo queda que los políticos, de una vez por todas, empiecen a legislar para que sea posible conciliar en España. Para todos. Y que empiecen a dar ejemplo en algo de una vez.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Paula on