sábado, octubre 23, 2021
InicioReivindicamosConciliar, un sueño que en España se convierte en pesadilla

Conciliar, un sueño que en España se convierte en pesadilla

Conciliar en España es difícil, muy difícil. No hace falta ser madre o padre para descubrirlo. Cualquier trabajador de este santo país (ya sea por cuenta ajena o propia) lo sabe. Conciliar es una palabra que está de moda gracias a la labor de alguna gente que ha alzado la voz para gritar ¡basta ya! Cada cual es libre de determinar si cada plataforma, grupo o persona utiliza los mejores métodos para reclamar un derecho que como trabajadores nos debería corresponder a todos, pero lo que nadie puede negar es que gracias a ellos la conciliación está en el debate público.

En estos casos, para saber a qué nos referimos me gusta acudir a la RAE. Para nuestros académicos conciliar es “hacer compatibles dos o más cosas”. Es decir, compatibilizar tu vida laboral con tu vida personal. ¿En algún sitio he hablado de familia? No. Y es que creo que el gran error en el tratamiento de la conciliación en España es unir este término a la familia.

Conciliar no está vinculado a tener hijos a los que cuidar, educar y atender. Conciliar no tiene que ver con tareas domésticas. Conciliar es tener tiempo para vivir más allá de tu puesto de trabajo.

Conciliación, un derecho de todos

conciliar en España

La conciliación debería ser una reclamación de todos, todos los trabajadores independientemente de nuestro sexo, condiciones, cualificación y edad. Dejemos de reducir el problema a las familias (sobre todo a las mujeres por la carga cultural que llevamos en nuestra mochila) y abramos la lucha por la conciliación. Porque todos ganaremos con ella.

  • Puedes tener 18 años y querer conciliar. Tienes tu primer trabajo y con los horarios españoles partidos es imposible mantenerte activo en tus clases.
  • Llegas a los 25 años y quieres conciliar. Has acabado tus estudios y te dejas la piel en un trabajo que no te permite disfrutar de tu vida, tu pareja o tus aficiones. Si quieres progresar en el ámbito profesional tu vida se tiene que centrar en lo laboral.
  • Cumples 30 años y quieres conciliar. Quieres pasar tiempo con tu pareja, plantearte una vida con hijos,m pero eso, sobre todo si eres mujer, no hace más que penalizarte.
  • Tienes 50 años si quieres conciliar. Tus padres son mayores y necesitas pasar más tiempo con ellos. Ayudarles en las tareas domésticas, visitarles más a menudo, devolverles todo aquello que hicieron por ti antes. Quieres tiempo para ti, para descansar, para disfrutar para vivir más allá de tu trabajo.

Da igual la edad que tengas. Conciliar es importante para todos.

Conciliar en España está mal visto

conciliar en España madres

Estoy cansada de que las pocas opciones de conciliación que hay en este país pasen por la penalización. Si quieres conciliar tienes que reducir el horario y consecuentemente el sueldo. No hay alternativas. Esto además conlleva en muchos casos que entres en la lista negra de tu empresa. Dejas de contar para promociones y ascensos. El famoso techo de cristal se ha hecho de ladrillo. Ya no ves el horizonte y terminas conformándote con lo que te dejan ser.

En caso de que estés en proceso de búsqueda de empleo, la conciliación supone un lastre a la hora de la selección. Si quieres que te contraten no digas que te gustaría tener un horario flexible o tu entrevistador lo traducirá (en un arcaico lenguaje empresarial) como «uno que se quiere escaquear». La teoría de muchos (malos) empresarios es que flexibilidad/conciliación es igual a no querer trabajar. Debe ser porque es lo que harían ellos en ese caso.

Parece que aún no se han enterado que tener un horario adaptado a tus necesidades hace que seas más feliz y por lo tanto es más productivo en tu trabajo. En España aún se piensa que la productividad está ligada al horario laboral. Nada más lejos de la realidad. Puedes tener horarios interminables y que tú productividad sea muy baja, como pasa en muchísimos casos. Estamos entre  los trabajadores europeos que más horas pasan en su puesto (320 horas más que en Alemania) pero nuestra productividad está en 36 euros por hora mientras que los alemanes llegan a 55 euros. Si estas comparativas las hacemos con los países nórdicos los datos son para llorar.

Eso de calentar la silla no genera productividad. Estar encadenado a tu puesto no mejora el rendimiento. Mejoras como la conciliación son las que hacen que los trabajadores se preocupen más por su trabajo, quieran mantenerse en él y se esfuercen por ser más competitivos.

Ahora solo queda que los políticos, de una vez por todas, empiecen a legislar para que sea posible conciliar en España. Para todos. Y que empiecen a dar ejemplo en algo de una vez.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…