domingo, mayo 29, 2022
InicioReivindicamos¿Está el mundo diseñado para las mujeres?

¿Está el mundo diseñado para las mujeres?

Hoy en día, a pesar de la peleada igualdad, se tiene claro que hay muchas diferencias entre hombres y mujeres. Para empezar, la estructura del cuerpo no es la misma, y entre otras cosas, el sistema inmunológico también es diferente. Sin embargo, son muchas las cosas que están elaboradas contando solo con el punto de vista masculino o realizando estudios únicamente sobre sujetos varones dejando fuera de ellos al 50% de la población.

¿Pueden servir estos productos igual para las mujeres? ¿está el mundo diseñado para las mujeres? Pues la realidad es que aunque sí las utilizamos, en muchas ocasiones, puede resultar incluso peligroso para nosotras. Vamos a ver algunos ejemplos.

El cinturón de seguridad

Uno de los artículos que más ha dado que hablar por no estar diseñado para las mujeres es el cinturón de seguridad de los vehículos que no sólo está diseñado para el cuerpo masculino, sino que todas las pruebas de seguridad se realizan con ‘dummies’, así se denominan a los muñecos que se utilizan para esto, varones. Es decir, no se tiene en cuenta ni la forma del cuerpo femenino ni su peso.

En teoría, los coches deben pasar varias pruebas pero no es necesario que ninguna se realice con una muñeca con forma de mujer por lo que el volante, los airbags y los cinturones de seguridad están adaptados para una persona que pese unos 89 kilos, con una distribución muscular específica y, desde luego, sin pecho.

Las consecuencias de esto pueden ser mortales. Las mujeres tienen un 47% más de posibilidades de lesionarse al sufrir un accidente y parte del problema es que los respaldos y asientos del conductor no amortiguan de la misma manera los cuerpos más ligeros. Además, aunque ellas son menos propensas a estar involucradas en un accidente, sube hasta un 73% las posibilidades de sufrir lesiones fatales cuando lo padecen. Un dato desde luego a tener en cuenta.

La investigación médica

Otro ámbito en el que se nota mucho el sesgo de género es en la investigación. De hecho, la Sociedad Endocrina Americana alertó el año pasado de la necesidad de que se tomaran en cuenta las diferencias biológicas de hombres y mujeres, por ejemplo, en cuanto a los estudios de fármacos se refieren. Normalmente, se utilizan tanto animales machos como a sujetos varones para probarlos y no se tiene en cuenta cómo pueden afectar a las mujeres. En el estudio presentado aseguraban que algunos fármacos que podían ser muy beneficiosos para las consumidoras nunca llegarían al mercado por este motivo.

Se ve también la diferenciación de trato con respeto a las cardiopatías. Hasta hace poco sólo se tenía en cuenta y se avisaban de las señales de alarma que se deben vigilar a la hora de sufrir un infarto en los hombres, las de las mujeres son diferentes y el resultado es que las mujeres son 7 veces más propensas a ser mal diagnosticadas ante un ataque cardiaco.

diseñado para mujeres

El diseño de los cuartos de baño

Los arquitectos suelen diseñar exactamente igual los servicios masculinos que los femeninos. En un estadio, en la universidad, en un restaurante, en un museo… normalmente, suele haber el mismo número de baños y de igual tamaño pero ¿se necesita realmente lo mismo?

Por un lado, el tamaño estándar suele ser un metro de ancho por un metro y medio de profundidad. Ahora bien, un hombre llega al baño, se baja la cremallera y poco más. Una mujer normalmente lleva el bolso que tendrá que apoyar en algún sitio, no puede hacer sus necesidades de pie, en ocasiones tendrá que quitarse alguna prenda de ropa, igual tiene que cambiarse los productos de higiene personal… parece de cajón que algo más de espacio que un hombre si necesita.

Y por otro, por todo lo comentado anteriormente una mujer suele tardar más tiempo cuando va al baño, pero además, suele acudir más a menudo por norma general y en situaciones excepcionales, como cuando se está embarazada, con más razón. ¿No sería lógico entonces que hubiera un mayor número de servicios destinados a nosotras?

Algún ejemplo más

Por desgracia, son muchos los ejemplos a este respecto, simplemente hay que pararse a mirar el mundo con ojos femeninos para darse cuenta de pequeños detalles como la altura de las estanterías de los supermercados, muchas de ellas demasiado altas para la estatura promedia femenina o las escaleras de cristal que tienen algunos edificios que, aunque sean muy elegantes, pueden resultar todo un problema para las mujeres que llevan falda.

Los trajes de los astronautas fueron diseñados especialmente para hombre, para sus medidas, su estructura y su aparato urinario. De hecho, no hace tanto que la Nasa tuvo que cancelar un paseo espacial que iba a ser realizado solo por mujeres precisamente, por la falta de trajes para ellas. O incluso, al hablar de algo tan utilizado como la tecnología, son muchos los teléfonos que tienen un tamaño demasiado grande para las manos femeninas.

Queda mucho camino que recorrer, y no se trata de hacer productos rosas ni nada por el estilo, sino simplemente mirar el mundo desde una perspectiva algo más femenina y tener presente al 100% de la población a la hora de hacer las cosas para lograr que el mundo también esté diseñado para las mujeres.

Imágenes: Pixabay

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.