domingo, mayo 29, 2022
InicioLibrosHablamos con la escritora Ana Lena sobre las mujeres de sus libros,...

Hablamos con la escritora Ana Lena sobre las mujeres de sus libros, sus historias, sus vidas

Ana Lena tenía claro que quería ser escritora, no tenía claro cuando pero eso tampoco era lo más importante. Esta primavera ha llegado a las librerías su cuarta novela y ha sacado tiempo para charlar con nosotras sobre ella, sobre “Las herederas de la Singer” una historia de empoderamiento femenino, de terapias de grupo y de sororidad cuando no sabíamos que eso se llamaba de ese modo.

Con Las herederas de la Singer, Ana Lena abre una nueva etapa literaria después de tres obras dedicadas a la novela negra a través de los ojos de una investigadora, Gracia San Sebastián. En lo que coinciden todas sus novelas, es que en esta nueva historia el protagonismo sigue recayendo en las mujeres, aunque como es lógico, comparten muchas más cosas no sólo el estilo o el protagonismo femenino.

Comparte el estilo y comparte que yo escribo una novela negra muy peculiar. Había una parte de la vida personal de las protagonistas que era muy importante en la novela y que a los lectores siempre les ha resultado muy atractivo. En los clubes de lectura siempre hacían preguntas y a veces era como decirles “oye que la trama iba sobre los mafiosos, el blanqueo de dinero” pero lo que querían comentar era la vida de las protagonistas, los personajes que había, mucho componente femenino. Pero independientemente de eso, no tiene nada que ver, es un cambio de género y otra historia que comunicar.”

Se trata de una saga familiar de mujeres fuerte y la máquina de coser que marcó sus vidas, las de todas ellas, en una sociedad en la que las mujeres tenían pocas opciones para salir adelante.

“Se trataba de recorrer un poco la evolución de la vida de las mujeres normales, las que no salen en los libros de historia ni ocupan puestos en las revistas. Cuatro mujeres, cuatro generaciones, todas ellas anónimas.

Contar la vida, como ha ido cambiando la sociedad y en especial para las mujeres y también todo aquello que aún no hemos avanzado, que se sigue repitiendo y que queda por hacer. Tiene historias de un montón de gente en ubicaciones diferentes, en momentos temporales diferentes y es verdad que hay una base real en todas ellas, luego tienes que hacer la ficción de construir los personajes que son totalmente inventados y de hilar las historias de forma que todo tenga sentido.

Hay historias que las escuchaba en el taller de mi tía que era modista, de las amigas, de las vecinas, de las aprendizas de costura que tenía mi tía.

Mi madre y yo íbamos cada vez que tenía dudas y las vecinas, las amigas, cuando tenían labor de costura, en lugar de hacerlo solas en casa pues iban para allá porque allí siempre había gente cosiendo y así hablaban ¡imagínate todo lo que se escuchaba ahí!

Muchas de ellas habían nacido en época de la posguerra o antes, cada una hablaba de lo que había pasado en su familia, a sus vecinas.”

Es innegable que aún queda mucho por hacer para conseguir la deseada igualdad de género, pero también es innegable que hemos avanzado mucho y que ese avance se ve en las propias vidas de las cuatro mujeres protagonistas principales de la historia: Aurora, Águeda, Ana y Alba.

“Sí, yo por lo menos me quedo con el punto optimista de lo mucho que ha cambiado la vida. De la primera que nace en 1922 a la última que nace en 1995 pero sí que es verdad que queda mucho por conseguir y se siguen repitiendo los mismos comportamientos, las mismas agresiones, el mismo ninguneo a la mujer en ciertos aspectos. Pero me quedo con lo positivo de todo lo conseguido y que este es el camino como sociedad, no sólo como mujeres, que tenemos que recorrer.

Esta evolución ha sido positiva para todos, para las mujeres y por supuesto para los hombres”.

Ana Lena quería ser escritora profesional pero antes de conseguirlo trabajó en distintas empresas como directiva después de terminar sus estudios de Derecho y Administración de Empresas. El embarazo de su hijo fue el empujón definitivo para que su primer libro viera la luz en el año 2019.

“Es verdad que yo quería escribir y me fui formando en la Escuela de Escritores y es verdad que de repente te encierran con un embarazo de alto riesgo, te meten cinco meses en casa sin poder atender teléfono, ni mails, ni nada que te cause el más mínimo estrés y lo único que puede hacer es ir al hospital cuando te tocan los chequeos. Fue el momento de decir “ahora escribo la novela” y eso hice.

Suena muy peliculero, pero realmente fue un proceso que llevaba mucho tiempo preparando para cuando surgiera la oportunidad porque esto no es que un día dices “hale, quiero hacer esto” y ya está, todo se te pone de cara. No, las facturas al final hay que pagarlas y hay que continuar una vida.

La terminé tres días antes de dar a luz y el proceso vino después, durante la baja de maternidad vino la reflexión de bueno “y qué pasa si no vuelvo”.

Me hice un plan de negocios, lo estuve calculando, investigué el mercado editorial, todo esto durante la baja, entre pecho y pecho y pañal y pañal.”

Está claro que para que las cosas salgan bien hay que hacerlas bien y Ana Lena lo que tenía claro era que si ese era el momento para convertirse en escritora profesional, para vivir de las historias que bullían en su cabeza, tenía que dar el paso precisamente con cabeza, con mucha cabeza y teniendo en cuenta cualquier posible imponderable que pudiera surgir.

“Investigué muchísimo el mercado editorial, investigué tanto que ahora doy clase de mercado editorial en la Escuela de Escritores, que es la más grande en todo el mundo en lengua castellana.

Me planteé dos años para conseguir lo que quería, el objetivo era poner el primer libro en todas las librerías a nivel nacional porque sino es así olvídate, es imposible considerar que eres escritora profesional que vives de esto. Empecé, dejé la empresa y me puse a jornadas maratonianas con esto, luego influyó la suerte y las cosas salieron bien.”

Las herederas de la Singer ve la luz el 24 de febrero de 2022 y desde entonces se ha convertido en uno de esos libros que se comparten, se comentan, se prestan entre las amigas y se llevan a los clubs de lectura más cercanos y sin embargo, estamos hablando de una novela que por momentos es dura, triste, dulce a veces y otras incluso divertida que recorre la historia de un país de la mano de cuatro mujeres y sus propias historias, muchas de ellas escuchadas por la propia autora en el taller de costura de su tía.

“Aquello era terapia de grupo totalmente innata entre gente que compartía recuerdos o cuando no llegaba una con un problema y sacaban las cartas y echaban las cartas, mi abuela tenía fama de que acertaba mucho y entonces paraban y buscaban solucionar el problema de alguna de ellas.

Esto que llamamos ahora de la sororidad, esto no lo hemos inventado nosotras, le hemos puesto nombre, pero es algo que cuando los tiempos son duros las mujeres se unen más porque, aunque no se traguen, que es lo que pasa en algún momento en la novela, se ayudan porque son madres y saben lo que eso significa para la otra.”

Y además de escribir, Ana Lena saca tiempo para leer por temas de trabajo, para leer por placer, para ver algún capítulo de alguna serie… prácticamente saca tiempo para todo y seguro que no le importaría incluso ver alguna de sus historias, alguno de sus libros, también en la pantalla en forma de serie o de película ¿quién sabe?

“La tele hace siglos que no la veo, pero las series son el ruido de fondo cuando hago tareas que son mecánicas, que no son intelectuales o cuando estamos cenando también. Maximizo y evito que tareas más aburridas lo sean.

Me encantaría ver las novelas en la pantalla, salen cosas, pero es un proceso muy largo. Muchas veces reservan los derechos a ver si pueden rodar y consiguen financiación, pero es un porcentaje muy pequeño los que lo consiguen.

Yo leo en papel porque paso el día mirando la pantalla, cuando me relajo quiero cambiar, distinguir entre lo que es placer y trabajo. Leo mucho por trabajo que no son lecturas elegidas, por lo que cuando leo en papel es porque se ha acabado la jornada y tengo un ratito para meterme en una historia que sí que me apetece y me evado un rato.”

Seguro que después de conocer un poco más a su autora, Ana Lena, os apetece aún más conocer las historias que giran y se cosen en Las herederas de la Singer, os dejamos el enlace por si os animáis a comprarlo para regalarlo o para regalároslo que tampoco es mala idea.

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión