domingo, mayo 29, 2022
InicioLibros"Doña Concha" un libro lleno de copla y cargado de memoria

“Doña Concha” un libro lleno de copla y cargado de memoria

Cayó en nuestras manos un libro muy peculiar “Doña Concha. La rosa y la espina” y nos dieron unas ganas enormes de hablar con su autora para que nos contara muchas más historias de las que recoge el libro. Y así lo hicimos. Hablamos con su autora, Carla Berrocal, sobre la vida y la figura de Concha Piquer, la protagonista de su nuevo libro y de una parte de la historia de España.

Carla Berrocal acaba de publicar hace pocos meses una biografía muy peculiar de una de las grandes artistas de la copla de nuestro país, Concha Piquer o “Doña Concha” como la conocía el gran público cuando se subía a un escenario.

Sobre este libro tan peculiar, realizado en formato cómic por una ilustradora que nació en Madrid en 1983, hemos charlado para que nos contara por qué y de dónde nació la idea de escribir sobre la vida de la famosa cantante valenciana.

MyMM: Carla, tú eres muy joven como para conocer la copla ¿cómo te viene la idea de escribir sobre la vida de Concha Piquer?

CB: Mi abuela estaba en una residencia de ancianos, tenía una demencia senil muy severa y empecé a escuchar música con ella y entre todas las músicas que escuchaba me empecé a fijar en las letras de la copla y me empezaron a gustar y a interesarme y de todas las que más me gustó era Concha Piquer por su forma de cantar.

Carla Berrocal trabaja como ilustradora pero además es profesora de narrativa e imparte talleres sobre cómic y novela gráfica, además tiene un blog donde comenta aspectos relacionados con su entorno profesional para transmitir a futuros artistas todo lo que ella ha ido aprendiendo.

MyMM: ¿Qué has encontrado en la vida de Concha Piquer que no te esperabas y que te haya gustado?

CB: Lo que más me ha sorprendido ha sido quizás encontrarme con un personaje que fue pionera en muchos aspectos de su vida y sobre todo que fue muy profesional que es un concepto con el que yo comulgo bastante, el concepto, un poco “alemán”, que tiene ella del trabajo y que yo comparto.

MyMM: Una mujer muy profesional y muy disciplinada a la que sin embargo, se la recuerda por su carácter además de por su calidad como intérprete, claro.

CB: Es que ser una buena profesional, ser mujer y vivir en la España de esa época, significaba que tenía muy mala leche. Mala leche, mal carácter, el tema de la misoginia es evidente porque es que era una mujer dirigiendo una compañía de unas treinta personas. 

Así que siendo mujer o te imponías un poco o lo más probable es que se te subieran a la chepa y eso pasa factura y te hace tener una fama que no digo que no fuera real pero claro también hay un tema de misoginia ahí que hay que tener en cuenta a la hora de juzgar a Concha Piquer.

El dibujo de Carla va poniendo cara y piel a los personajes. Los trazos de sus ilustraciones contrastan y al mismo tiempo acompañan a los personajes pero no sólo porque en el libro también hay declaraciones de historiadores sobre la figura de Concha Piquer.

CB: La idea es jugar con distintos niveles de narración para no aburrir contando una biografía porque es innegable que Concha Piquer tenía una vida para hacerle una serie o una enciclopedia.

MyMM: Y de una mujer a otra y de una biografía a otra en muy poco tiempo. Dos mujeres completamente distintas la una de la otra.

CB: Sí, este año también estuve haciendo la vida de Emilia Pardo Bazán. Han sido dos proyectos muy distintos, Doña Concha ha sido un proyecto que me ha llevado mucho tiempo de investigación y de dibujo.

Entre Emilia y Concha hay un mundo a nivel de contexto político e incluso personal, son muy distintas. Emilia era una mujer privilegiada, aristócrata, bastante interesante. Coinciden las dos, Emilia y Concha,  en que ambas mujeres tenían muchísimo carácter.

MyMM: Y ahora ¿en qué nuevo proyecto estás inmersa, Carla?

CB: Ahora mismo me apetece ficción, necesito vacaciones de temas biográficos. Estoy un poco harta en las biografías, el formato biográfico me parece bastante cansado en general y ahora prefiero dedicarme a la ficción.

Me he embarcado en una historia de dos familias, una historia de ciencia ficción, con todo protagonistas mujeres que tiene un toque de ciencia ficción y romanticismo ambientada en la España rural.

El reto es intentar contar una historia épica feminista que establece un concepto de heroicidad quizás más transversal y colaborativa, tal y como yo la entiendo.

Es una historia un poco atemporal que es el juego que me gusta, es en una especie de Salamanca profunda crear algo así como si cogiera a Lorca y lo mezclara con un manga romántico japonés. Una cosa un poco loca pero es que me apetecía algo mucho más divertido.

Épica feminista, colaboración y empatía y conceptos lorquianos mezclados con manga romántico japonés, la coctelera creativa y los lápices de Carla Berrocal están a pleno rendimiento y seguro que el resultado nos enamora tanto como “Doña Concha. La voz y la espina”.

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión