miércoles, diciembre 8, 2021
InicioReivindicamos¿Qué es la música sin las mujeres valientes?

¿Qué es la música sin las mujeres valientes?

¿No os pasa a vosotras que una noticia os lleva a otra y al final os quedáis enganchadas en una historia de la que no sabíais nada al principio? A mí sí, me pasa mucho, desde siempre y me encanta. Por eso me ha encantado descubrir cuáles y cómo fueron las primeras mujeres en la música negra, las primeras valientes en la música americana, en el blues, en el soul. En un tiempo en el que ser mujer, ser negra y dedicarse a la música era simplemente imposible, hasta que llegaron ellas a romper esa idea tan estúpida, machista y racista, obviamente.

¿Y cómo empieza todo? Leyendo las noticias sobre la ceremonia de los Óscars. Yo es que no soy de trasnochar si al día siguiente madrugo y mi nivel de inglés no es lo suficientemente fluido como para chuparme una gala como esa y a esas horas, así que no la he visto en directo jamás en la vida.

Este año no iba a ser una excepción y aún menos teniendo en cuenta la pinta de muermo que tenía la gala. Con distintas ubicaciones oficiales, con conexiones individuales, un lío y sobre todo una forma de asegurar que sea tediosa y aburrida. Como así fue.

Así que a la mañana siguiente me puse al día con los premiados, los no premiados, las eternas nominadas y sus perreos, los pijamas glamourosos y los discursos extraños.

Uno de los galardonados en esta edición ha sido Sergio López-Rivera, maquillador nacido en Sevilla y criado en Cantabria que lleva más de treinta años trabajando en la industria audiovisual norteamericana.

Él mismo ha comentado en alguna entrevista que cuando tenía 7 u 8 años lo que más le gustaba era dibujar y maquillar a sus hermanas, algo que estaba convencido de que a su padre no le hacía demasiada gracia pero que a él le movía por dentro.

Antes de cumplir los 20 años se fue a Los Ángeles a buscarse la vida para tratar de encontrar su hueco, trabajó de chófer, en una heladería, en una tintorería y fue una amiga la que le recomendó que se dedicara profesionalmente al maquillaje. Sergio pasó apuros económicos, lo de comer todos los días no era lo habitual e incluso llegó a pedirle dinero a su abuela para poder matricularse en la mejor escuela de Los Ángeles y fue el número uno de su promoción.

A partir de entonces empezaron a llegar los trabajos. Sergio ha participado en numerosas películas y series pero su vida profesional cambió cuando conoció a Viola Davis al empezar a maquillarla en «Cómo defender a un asesino» un seriote, por cierto que me encantó y enganchó todos los capítulos de todas sus temporadas.

Desde entonces no ha dejado de trabajar con ella y de hecho, tienen cerrados tres nuevos proyectos profesionales y en uno de ellos la actriz dará vida a la mismísima Michelle Obama y Sergio será quien se encargue de que el parecido sea más que razonable entre ellas.

Viola Davis es la protagonista de «La Madre del Blues» película producida por Denzel Washington en la que Sergio López-Rivera participó en el equipo de maquillaje de la actriz ha petición de ella misma.

¿Habéis visto «La Madre del Blues»? Es una producción de Netflix en la que se cuenta la historia de Ma Rainney una de las mujeres pioneras en la música norteamericana.

Como os decía la producción es de Denzel Washington y la dirección de George C. Wolfe, los dos principales intérpretes son Viola Davis y  Chadwick Boseman en el que fuera tristemente el último papel de su carrera.

La película es entretenida pero en algunos momentos se nota demasiado que se trata de una adaptación de una obra de teatro, quizás sea demasiado asfixiante sin necesidad de serlo porque el duelo de los dos personajes principales ya es lo suficientemente tenso.

La historia sin embargo es imposible que no nos lleve a buscar más datos sobre ella y sobre ellas, sobre esas mujeres que decidieron que la música también era territorio en el que ellas podían moverse.

Ma Rainney fue una de estas mujeres pero no fue la única. Su protegida, Bessie Smith, era conocida como la emperatriz del blues y años después Mammie Smith, la primera señorita del Blues, fue la primera mujer que grabó un blues.

Son sólo tres historias pero hubo muchas más, de algunas estoy segura que no han quedado documentos ni datos, han quedado atrapadas en el olvido de una sociedad que las condenaba por ser mujeres, ser negras y querer dedicarse a la música.

De hecho de las que conocemos sus vidas podemos ver que ninguna disfrutó de las mieles del éxito, murieron jóvenes y en algunos casos en la indigencia.

Mujeres que tenían que subir al escenario después de haberse enfrentado al hambre, a los abusos e incluso a las amenazas del Ku Klux Klan. Todo eso ahora nos parece tan lejos que casi nos cuesta creerlo y sin embargo, para muchos está aún a flor de piel en un país como Estados Unidos que creció sobre los derechos de los esclavos negros que mezclaron los ritmos africanos en unas canciones que ellas también querían interpretar, que ellas también querían compartir y que han vuelto a la actualidad de la forma más insospechada, por un premio a un maquillador español.

Al final va a ser verdad eso de que el mundo es un pañuelo.

Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…