Cosas que no pueden faltar en una verbena de pueblo

0

En estas fechas son muchos los pueblos que están en fiestas y, todo el que haya acudido a una sabe que las fiestas de los pueblos no tienen nada que ver con la de un barrio o la de una ciudad.

En los pueblos, todo se vive diferente comidas al aire libre, charangas, pasacalles, procesiones y, como no, el plato fuerte de toda fiesta popular: la verbena.

verbena de pueblo
Orquesta Panorama

Hay muchas orquestas, las hay mejores, peores, mas rockeras, más pachangueras… pero hay algunas cosas que nunca, nunca, nunca, pueden faltar en una verbena de pueblo.

Funcionamiento de una verbena de pueblo

Los dos pases: toda buena orquesta que se precie debe hacer dos pases y hacer un breve descanso entre ellos, otra cosa no, pero bailar se baila y mucho, así que es normal que los artistas necesiten un breve kit-kat para coger aire.

Varios estilos musicales: lo normal es que una verbena comience con estilos musicales más destinados a personas más mayores como pasodobles, coplas, sevillanas, etc. y, según va avanzando la noche, empezar a meter más “pachanga”, rock y pop.

Focos y más focos: desde luego que hay orquestas que tienen un despliegue mayor que otras, pero ya no es raro ver un buen despilfarro de luces y efectos que hace años ni nos hubiéramos imaginado.

Personajes que están en toda verbena de pueblo

La pareja de baile: al principio de todas las verbenas es el momento relajado de los pasodobles y bailes bien pegados. Ahí siempre hay la típica pareja (o varias) que no se lo piensan y se lanzan a darlo todo por la “pista”. Lo mejor que puedes hacer es dejarles hueco, en cuanto acabe la ronda de música “pegada” desaparecerán.

Los que lo dan todo: ese grupo de amigos que, claramente, ha ido a exprimir la orquesta al máximo. Se colocarán por la parte de adelante y cantarán y bailarán a voz en grito todas las canciones, da igual el estilo o la antigüedad del tema que suene.

Los del botellón: igual que hay quien va a la verbena a bailar, hay quien va a beber. Esos suelen colocarse por la mitad tirando hacia el final y se llevan sus botellas preparadas, en Asturias directamente las cajas de sidra. Disfrutan de la verbena pero como si estuvieran escuchando música en un bar, si suena una canción que les guste la tararearán e incluso puede que se muevan ligeramente, pero sin separarse demasiado de su “campamento base”.

Los borrachos: por desgracia, en toda verbena que se precie, también hay algún borracho… se paseará dando tumbos entre los asistentes y, parecerá que está más pendiente del público que de la música.

Los artistas “coloridos” (o extrambóticos): porque no me negaréis que los primeros minutos de toda verbena de pueblo son para comentar los modelos que llevan los integrantes de la orquesta y para preguntarse donde pueden encontrar semejante vestuario.

Canciones que no pueden faltar en una verbena de pueblo

Cada orquesta tiene su repertorio, pero hay ciertas canciones que nunca pueden faltar en una buena verbena de pueblo, aquí os dejo 10 de ellas que me ha costado bastante seleccionar:

Me gustas mucho de Rocío Durcal

Chiquilla de Seguridad Social

The final countdown de Europe

20 de abril de Celtas Cortos

Alguna de Enrique Iglesias, la que esté de moda ese verano

El vals del obrero de Ska-p

Paquito el chocolatero de King Africa

Litros de Alcohol de Ramoncín

Fiesta pagana de Mago de Oz

Insurrección, la versión de Manolo García y Miguel Rios, esta suele ser utilizada como cierre de fiesta en muchas verbenas, excepto en Asturias. Aquí ese lugar está destinado siempre para el Asturias de Victor Manuel, y si alguna se despista y no la canta, se la pedimos.

¿Que otra canción suena siempre en las verbenas? Estoy segura que me he dejado muchas míticas… Como veis soy una fan total de las verbenas ¿y tú?

Comparte
Artículo anterior¿Qué hacer si te quemas con el sol?
Artículo siguienteLa evolución del bikini desde sus inicios

Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre