Sofá, manta y “Nordic Noir”. 5 series nórdicas que no te puedes perder

1

La irrupción de plataformas de televisión en streaming – lee aquí todo lo que necesites saber sobre ellas – ha inundado la parrilla de series. Tenemos una oferta tan, tan, tan amplia que a veces es difícil no colapsar ante la interminable lista de buenísimos productos que se nos acumula en la recámara. Nos faltan horas y nos sobran buenas series para todos los gustos y de todos los géneros. La industria americana sigue siendo referente, pero Europa gana enteros como productor de ficción. Las series nórdicas se han subido con fuerza al carro explotando un filón que ya les resultó tremendamente exitoso a nivel literario, el de la temática policíaca. Crímenes sórdidos para radiografiar una sociedad aparentemente idílica pero con un trasfondo tan inquietante como atractivo.

En sí misma, esta eclosión ha servido para dar a luz a un nuevo género, el nordic noir, que en su concepción más literal aglutina a todos estos títulos con temática criminal pero que, en una interpretación más amplia puede extenderse a todas estas manofacturas con sello nórdico. Si excaváis un poco en la red encontraréis tropecientos títulos y la mayoría con unas críticas excelentes. Yo ya me he confesado en otras ocasiones devota de series como Broen, pero hoy os voy a recomendar algunas otras joyitas para hacer un maratón en estos fines de semana lluviosos de invierno:

Forbrydelsen

Probablemente sea de las series nórdicas más conocidas gracias a su adaptación americana, The Killing (FOX). He visto las dos y, aunque en la original recordaba más o menos lo que iba a suceder, me gustó mucho más. Producida por la DR danesa, fue la primera -comenzó a emitirse en 2007- y en cierta medida sentó las bases de todas las que vinieron detrás. Consta de tres temporadas, cada una centrada en la investigación de un asesinato, y en cada capítulo se desgrana un día de la investigación. El nexo común es la misma brigada de policía de Copenhague, más concretamente los policías que dirigen el caso. Y es ahí donde Forbrydelsen marca diferencias, dándole una dimensión más profunda al de por sí trilladísimo tema de un caso de asesinato. La actriz Sofie Grabol convierte a la investigadora Sara Lund en uno de los personajes icónicos de los últimos años, hasta proyectarla como un hilo argumental más de la trama. Un personaje tan arquetípico como redondo, con un sinfín de aristas. Un personaje que conmueve y aterra a partes iguales. Y todo ello al servicio de una historia sin tapujos, compleja, narrada de forma honesta y sin miramientos. Siendo honesta, y aunque la serie es en líneas generales excelente, no todas las temporadas tienen el mismo nivel. Comienza poniendo el listón muy alto, decae en la segunda entrega y fascina en la última.

Atrapados (Trapped)

series nórdicas

De las últimas en llegar. Tanto que su primera temporada se acaba de estrenar en Movistar + -ya hay apalabrada una segunda-. Esta todavía es de más al norte, de Islandia, y está producida por RVK Estudios. La vi en versión original, sin grandes expectativas, pero me atrapó desde el segundo capítulo. Un asesinato, tráfico de personas, intereses comerciales, estafas, la crisis económica y todo ello con un colosal temporal de fondo que deja incomunicado a un recóndido pueblo al este de Islandia.

Otra vez una historia de asesinatos, con más o menos matices que no es más que el pretexto para conocer a un coro de protagonistas abrumados por sus circunstancias y dramas personales. La radiografía de un pueblo pequeño, aislado, hermoso y a la vez asfixiante, en el que todo se sabe y todo se calla. Y, de nuevo, como en Forbridelsen, un protagonista que se come la pantalla, el actor Ólafur Darri Ólafsson, como el jefe de policía Andri Olafssun.

Absuelto

Con 18 años, Aksel Nielsen fue condenado por el asesinato de su novia aunque, tras pasar algún tiempo en la cárcel, acabó siendo absuelto por falta de pruebas. Tras pasar veinte años en Asia, durante los cuales se ha convertido en un ejecutivo de éxito, regresa a su pequeño pueblo natal para concretar una operación económica que salve la factoría energética local. La justicia absolvió a Aksel, pero no sus vecinos y el batacazo con la realidad es tal que acaba reabriéndose el caso. Otra serie noruega con un asesinato nunca resuelto de por medio que vuelve a profundizar en comunidades aparentemente idílicas pero que guardan demasiados secretos bajo la alfombra. Ahora estamos inmersos de lleno en la primera temporada y no voy a decir más que, ayer mismo, a base de “cinco minutos más y nos vamos a la cama”, acabé enlazando cuatro capítulos seguidos.

Borgen

Birgitte Nyborg, la primera mujer en ser elegida Primer Ministro en Dinamarca, es la protagonista de esta serie de la DR, que llegó a España en 2015 con notable éxito. Durante tres temporadas narra los entresijos de la alta política y las relaciones entre sus protagonistas y los medios de comunicación. Conspiraciones, intrigas y una continua lucha por el poder jalonan una historia que, en cierta medida, recuerda a la memorable El ala oeste de la Casa Blanca, de la que me confesé muy fan. La serie norteamericana anticipó la llegada de un latino a la presidencia años antes de que fuese un afroamericano el que consiguiese el poder y, en el caso de Borgen, la ficción ha ido adquiriendo tintes de realidad con la elección de Helle Thorning-Schmidt al frente del ejecutivo danés, su liderazgo en una coalición que parecía casi imposible y su capacidad para gestionar una política de pactos en aras del bien común.

Borgen es el nombre con el que popularmente se conoce al Palacio de Christiansborg, en el que además de la oficina del Primer Ministro se concentran las sedes del poder político, ejecutivo y judicial. Pero, más allá de la política, volvemos a encontrarnos con una serie en el que las tramas secundarias, con las relaciones personales y familiares como epicentro, son lo que le dan un verdadero calado.

Okkupert (Occupied)

Me despido con una serie noruega alejada también de la temática policial. En Okkupert (Occupied) no hay crimen, sino un futuro distópico en el que el gobierno noruego -país que abastece de petróleo a toda Europa-, concienciado con la protección del medio ambiente, opta por abandonar la explotación de este combustible fósil para desarrollar una nueva forma de energía más límpia, el “thorion”. Una innovación que amenaza con provocar una crisis energética y geopolítica en el viejo continente y que deriva en la ocupación pacífica de Noruega por parte de Rusia, con el beneplácito tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos. Un escenario ante el que los noruegos, desde su ejecutivo al ciudadano común, tienen que posicionarse entre la aceptación pacífica de la ocupación o la resistencia a ella.

No me digáis que, ya de por sí, el planteamiento no tiene un punto muy interesante, además de generar una agría polémica y las no menos airadas protestas del gobierno ruso ante la imagen que ofrecía de su país.

Y, si te has quedado con ganas de más, no te pierdas otras sugerencias, tanto de series como de pelis llegadas desde la fría Escandinavia. Y tú, ¿conoces más series nórdicas que merezcan la pena?

Comparte
Artículo anteriorYo confieso. Pecados de madre
Artículo siguiente¿Qué necesitamos saber de la nueva prestación por paternidad?

Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre