jueves, enero 20, 2022
InicioOcioSofá, manta y "Nordic Noir". 5 series nórdicas que no te puedes...

Sofá, manta y «Nordic Noir». 5 series nórdicas que no te puedes perder

La irrupción de plataformas de televisión en streaming – lee aquí todo lo que necesites saber sobre ellas – ha inundado la parrilla de series. Tenemos una oferta tan, tan, tan amplia que a veces es difícil no colapsar ante la interminable lista de buenísimos productos que se nos acumula en la recámara. Nos faltan horas y nos sobran buenas series para todos los gustos y de todos los géneros. La industria americana sigue siendo referente, pero Europa gana enteros como productor de ficción. Las series nórdicas se han subido con fuerza al carro explotando un filón que ya les resultó tremendamente exitoso a nivel literario, el de la temática policíaca. Crímenes sórdidos para radiografiar una sociedad aparentemente idílica pero con un trasfondo tan inquietante como atractivo.

En sí misma, esta eclosión ha servido para dar a luz a un nuevo género, el nordic noir, que en su concepción más literal aglutina a todos estos títulos con temática criminal pero que, en una interpretación más amplia puede extenderse a todas estas manofacturas con sello nórdico. Si excaváis un poco en la red encontraréis tropecientos títulos y la mayoría con unas críticas excelentes. Yo ya me he confesado en otras ocasiones devota de series como Broen, pero hoy os voy a recomendar algunas otras joyitas para hacer un maratón en estos fines de semana lluviosos de invierno:

Forbrydelsen

Probablemente sea de las series nórdicas más conocidas gracias a su adaptación americana, The Killing (FOX). He visto las dos y, aunque en la original recordaba más o menos lo que iba a suceder, me gustó mucho más. Producida por la DR danesa, fue la primera -comenzó a emitirse en 2007- y en cierta medida sentó las bases de todas las que vinieron detrás. Consta de tres temporadas, cada una centrada en la investigación de un asesinato, y en cada capítulo se desgrana un día de la investigación. El nexo común es la misma brigada de policía de Copenhague, más concretamente los policías que dirigen el caso. Y es ahí donde Forbrydelsen marca diferencias, dándole una dimensión más profunda al de por sí trilladísimo tema de un caso de asesinato. La actriz Sofie Grabol convierte a la investigadora Sara Lund en uno de los personajes icónicos de los últimos años, hasta proyectarla como un hilo argumental más de la trama. Un personaje tan arquetípico como redondo, con un sinfín de aristas. Un personaje que conmueve y aterra a partes iguales. Y todo ello al servicio de una historia sin tapujos, compleja, narrada de forma honesta y sin miramientos. Siendo honesta, y aunque la serie es en líneas generales excelente, no todas las temporadas tienen el mismo nivel. Comienza poniendo el listón muy alto, decae en la segunda entrega y fascina en la última.

Atrapados (Trapped)

series nórdicas

De las últimas en llegar. Tanto que su primera temporada se acaba de estrenar en Movistar + -ya hay apalabrada una segunda-. Esta todavía es de más al norte, de Islandia, y está producida por RVK Estudios. La vi en versión original, sin grandes expectativas, pero me atrapó desde el segundo capítulo. Un asesinato, tráfico de personas, intereses comerciales, estafas, la crisis económica y todo ello con un colosal temporal de fondo que deja incomunicado a un recóndido pueblo al este de Islandia.

Otra vez una historia de asesinatos, con más o menos matices que no es más que el pretexto para conocer a un coro de protagonistas abrumados por sus circunstancias y dramas personales. La radiografía de un pueblo pequeño, aislado, hermoso y a la vez asfixiante, en el que todo se sabe y todo se calla. Y, de nuevo, como en Forbridelsen, un protagonista que se come la pantalla, el actor Ólafur Darri Ólafsson, como el jefe de policía Andri Olafssun.

Absuelto

Con 18 años, Aksel Nielsen fue condenado por el asesinato de su novia aunque, tras pasar algún tiempo en la cárcel, acabó siendo absuelto por falta de pruebas. Tras pasar veinte años en Asia, durante los cuales se ha convertido en un ejecutivo de éxito, regresa a su pequeño pueblo natal para concretar una operación económica que salve la factoría energética local. La justicia absolvió a Aksel, pero no sus vecinos y el batacazo con la realidad es tal que acaba reabriéndose el caso. Otra serie noruega con un asesinato nunca resuelto de por medio que vuelve a profundizar en comunidades aparentemente idílicas pero que guardan demasiados secretos bajo la alfombra. Ahora estamos inmersos de lleno en la primera temporada y no voy a decir más que, ayer mismo, a base de «cinco minutos más y nos vamos a la cama», acabé enlazando cuatro capítulos seguidos.

Borgen

Birgitte Nyborg, la primera mujer en ser elegida Primer Ministro en Dinamarca, es la protagonista de esta serie de la DR, que llegó a España en 2015 con notable éxito. Durante tres temporadas narra los entresijos de la alta política y las relaciones entre sus protagonistas y los medios de comunicación. Conspiraciones, intrigas y una continua lucha por el poder jalonan una historia que, en cierta medida, recuerda a la memorable El ala oeste de la Casa Blanca, de la que me confesé muy fan. La serie norteamericana anticipó la llegada de un latino a la presidencia años antes de que fuese un afroamericano el que consiguiese el poder y, en el caso de Borgen, la ficción ha ido adquiriendo tintes de realidad con la elección de Helle Thorning-Schmidt al frente del ejecutivo danés, su liderazgo en una coalición que parecía casi imposible y su capacidad para gestionar una política de pactos en aras del bien común.

Borgen es el nombre con el que popularmente se conoce al Palacio de Christiansborg, en el que además de la oficina del Primer Ministro se concentran las sedes del poder político, ejecutivo y judicial. Pero, más allá de la política, volvemos a encontrarnos con una serie en el que las tramas secundarias, con las relaciones personales y familiares como epicentro, son lo que le dan un verdadero calado.

Okkupert (Occupied)

Me despido con una serie noruega alejada también de la temática policial. En Okkupert (Occupied) no hay crimen, sino un futuro distópico en el que el gobierno noruego -país que abastece de petróleo a toda Europa-, concienciado con la protección del medio ambiente, opta por abandonar la explotación de este combustible fósil para desarrollar una nueva forma de energía más límpia, el «thorion». Una innovación que amenaza con provocar una crisis energética y geopolítica en el viejo continente y que deriva en la ocupación pacífica de Noruega por parte de Rusia, con el beneplácito tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos. Un escenario ante el que los noruegos, desde su ejecutivo al ciudadano común, tienen que posicionarse entre la aceptación pacífica de la ocupación o la resistencia a ella.

No me digáis que, ya de por sí, el planteamiento no tiene un punto muy interesante, además de generar una agría polémica y las no menos airadas protestas del gobierno ruso ante la imagen que ofrecía de su país.

Y, si te has quedado con ganas de más, no te pierdas otras sugerencias, tanto de series como de pelis llegadas desde la fría Escandinavia. Y tú, ¿conoces más series nórdicas que merezcan la pena?

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Merak on