lunes, mayo 16, 2022
InicioLifeStyleVida en Ciudad vs vida en Pueblo

Vida en Ciudad vs vida en Pueblo

De todos es sabido que está muy de moda la vida rural, las vacaciones en casas rurales, el senderismo… Pero no es lo mismo pasar unas vacaciones en el campo que vivir en él.

Por eso, y porque todo en esta vida tiene ventajas, hoy os voy a contar las ventajas de cada estilo de vida, del rural y del de ciudad.

Ventajas de vivir en una ciudad

giphy (1) ciudad

Servicios. Tienes todo sin salir de la ciudad, médico, urgencias, policía, bomberos… Además de supermercados, tiendas, restaurantes, gimnasios, escuelas…

Ocio. Dada la gran población que hay en una ciudad, todos los días podrás encotrar alternativas de ocio, tanto para los padres como para los niños.

giphy (1) cinema

La tribu. Esta ventaja es muy particular mía, y es que he vivido en ciudad hasta hace 6 años, y claro, tengo allí mi familia y principales amistades, por lo que cada vez que voy es para ver a alguien.

Seguridad. Se suele vivir en edificios con muchos vecinos, por lo que te sientes más arropado, o al menos confiado de que si gritas alguien te oirá. Además está relacionado con los servicios, tienes policía local, nacional…

Ahorro. Esta ventaja podía ser de ambos, pero creo que en una ciudad tienes un ahorro diario a la hora de comprar productos de necesidad diaria, como los de alimentación, dado que hay más competencia y puedes elegir donde comprar. También se extiende a otros productos como la ropa, el servicio telefónico, y no entro en otro tipo de productos porque directamente sé que solo podría comprarlos en ciudad, como cualquier gadget.

Ventajas de vivir en un pueblo

giphy-1village-e1430229630297

Cercanía. De dos tipos, una geográfica y otra personal. En un pueblo todo está cerca, puedes ir andado o en bici y no tardarás más de 15 minutos en llegar a tu destino. También está la cercanía personal, y es que acabas conociendo a toda la gente de tu entorno con más facilidad que en una ciudad.

Libertad. Esa sensación de abrir la ventana y ver espacios verdes (aunque solo sea en primavera porque prácticamente vivimos en zona del desierto de los Monegros), ver espacio abierto, respirar aire fresco… Salir por las noches y ver las estrellas sin contaminación lumínica, en silencio, oyendo los grillos.

Naturaleza. Conoces mucho más el entorno que te rodea, notas más las estaciones con los cambios de la vegetación, recoges fruta de los árboles, o vegetales de tu huerto.

ovejas

Animales. Por un lado la vida rural es más agradecida para tener mascota, y por otro vas a ver y conocer animales y bichos quieras o no. Nosotros hemos visto a 50 metros de casa a pie de calle erizos, zorros, cigüeñas, además de cualquier animal o bicho más común, gatos, perros, caballos, cerditos, ovejas, mariquitas…

Experiencias. La vida es diferente por el entorno que te rodea, y las experiencias y modos de ocio del día a día son a mi parecer muy enriquecedoras. Puedes acceder al río a bañarte, ir en bici por las calles, patinar, subir al monte a ver la puesta de sol…

 

Vosotros mismos podéis sacar las desventajas de cada opción, pero os animo a que mejor veáis el vaso medio lleno, y toméis la decisión que toméis para vivir vuestra vida, le saquéis el máximo partido, sea en el campo o en la ciudad.

Pero me apetece saberlo, ¿dónde vivís y donde preferiríais vivir, pueblo o ciudad?

Lydia
Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

16 COMENTARIOS

  1. Nosotros vivimos, como yo digo, en un semipueblo o semiciudad. Puedes coger lo mejor de ambas cosas (cercanía, servicios, ocio, naturaleza a un paso)… o lo peor. Como tú dices todo depende de cómo lo quieras mirar

  2. Ay, pues yo discrepo una mijita… Antecedentes: he crecido en pueblo, he vivido en Málaga capital (que es ciudad, pero no es enorme) y ahora vivo en Madrid. Efectivamente yo pensaba que una de las ventajas de vivir en una gran ciudad era la oferta, pero ahora no lo veo tan así: vale, la oferta existe, pero hay taaaaaanta gente que no siempre tienes acceso a ella. Creo que la ratio de determinados servicios es absurda en la ciudad, y que al final en un pueblo (que sea medio grande, eso sí) tienes más facilidad para acceder ciertas cosas (piscina pública, escuelas, etc.). Y lo de los precios… Cada vez que bajo al sur se me caen las lágrimas, sobre todo en hostelería, al pedir la cuenta. XD
    Pero bueno, la verdad es que las dos cosas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Lo bueno en mi caso es que vivo en ciudad pero tengo pueblo, como decía el anuncio. jijijiji

  3. Yo soy de Barcelona ciudad, pero ahora vivo en un semipueblo-semiciudad del norte y me encanta. Pensé que no iba a adaptar, pero aquí estoy más feliz que una perdiz. Creo que como tus circunstancias cambian, también tus necesidades lo hacen. Ser joven en una ciudad es estar rodeado de oportunidades y estímulos. Cuando eres maduro tus valores se asientan y disfrutas de otros placeres que los lugares más pequeños te ofrecen.

  4. Aquí una madrileña que se fue a vivir a un mini pueblo cerca de Ciudad Real (todo por amor, sino ni loca!).
    Es cierto que adoro Madrid, me encanta poder tener todo a mano, moverte sin necesidad de tener coche, pero me agobiaba muchísimo la cantidad de gente. Salir a trabajar a primera hora y subirte a un bus para ir como sardinas en lata y pensar “la gente se ducha?”
    Cuando llegue a Ciudad Real me enamoré, es cierto que es muy pequeña, tienes lo justo pero se vive muy bien. La calidad de vida aquí es muchísimo mejor (atascos, autobuses a reventar… Que es eso?). Pero como decía al principio, yo vivo en un pueblo a 10kms de la ciudad… No tiene casi de nada y apenas hago vida aquí. Además que odio esa sensación de salir de casa y sentirme observada por las marinas del lugar. Y los bichos. Aaaag! Que asco los bichos!! Jajaja Eso si, es muy tranquilo

    En resumen, que aunque vivo muy bien en este pueblucho, no me importaría irme a vivir a Ciudad Real a una casa como la que tengo (si me tocase la lotería igua podría… Jajajajajaja)

    Besos!

  5. Yo no estoy hecha para la vida campestre, y me gusta más una ciudad con tiendas que a una mosca un mojón (con perdón de la comparación). El caso es que el Pueblucho Infernal es una mezcla de ambas cosas. Tiene todas las comodidades de una gran ciudad, pero está todo tan concentrado en muy pocos kilómetros (y muy masificado de coches y gente también) que llegas de una punta a otra en 20 minutos de paseo o 5 de coche. La tranquilidad sí la echo en falta.Los animalitos no.

  6. A mí me gusta vivir en Castellón, no tiene la misma oferta q las grandes ciudades pero compensa la tranquilidad, las cortas distancias, el clima, lo cerca q tenemos entornos rurales y que estamos a menos de 1 hora de Valencia, q tiene de todo.
    Me encantaría tener una casa de pueblo, es mi sueño n° 1 desde hace mucho, pero no para vivir.
    Sí he pensado alguna vez en lo que molaría vivir en Madrid o Barcelona, pero… uff, tener que perder horas en trayectos, el tráfico… No sé.
    Bs

  7. Debo ser rara, pero a mi que me den asfalto. Me ponen de los nervios los bichos y pisar maleza. Sofía no es Barcelona y en algunos aspectos deja mucho que desear, pero es una capital.
    En verano me toca pasar 4 larguísimas semanas con los suegros en un pueblucho perdido y lo paso fatal, fatal. No se puede andar por la calle sin pisar cacas de cabra y es casi intransitable para los vehículos. Aggg. Lo dicho, CITY GIRL!

  8. Siempre he vivido en una ciudad. Siempre he estado en la misma, salvo excepciones de pequeñas estancias.
    En verano el pueblo, desconexión y relax. Cuando conocí a mi marido más de pueblo que de ciudad. Me empezó a gustar más y ahora soy más de pueblo. Pero seguimos en la ciudad. Aunque ya hemos hablado, en cuanto podamos, para el pueblo que nos vamos 🙂

    Saludos

  9. Soy madre soltera de un varón de 22 meses e teNido sin fin de problemas y me quiero ir a experimentar vida en un pueblo ya q estoy cansada de vivir e. Mi casa llena de conflictos

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Lydia on Q