domingo, noviembre 28, 2021
InicioLifeStylePodría vivir sólo con vino, queso y chocolate, si fueran estos

Podría vivir sólo con vino, queso y chocolate, si fueran estos

A ver que sé que no se debe y que no es lo más sano y que hay que tener una dieta variada y equilibrada pero puestos a soñar, imaginemos que fuera sano y equilibrado comer únicamente vino, queso y chocolate durante toda la vida y que encima fueran estos que os traigo. Felicidad en estado puro, ya lo confieso.

Obviamente le añadiría un poco de pan al menú y pan del bueno del que sabe a pan y tiene incluso ese puntito ácido de la levadura o del grano integral.

Sí, el chocolate con pan es más que un recuerdo de la infancia, es una delicia lo miremos por donde lo miremos.

Y si a un buen queso con un buen pan le añades un buen vino, la cosa es imbatible, lo mismo que a un buen chocolate. El buen vino mejora esos dos productos de forma inmediata. Sin ninguna duda.

De hecho, la famosa frase de «¡qué no te lo den con queso!» se refiere en sus orígenes al vino porque cualquier vino por muy malo y peleón que sea, mejora en boca si lo acompañamos de un queso curado, un queso recio, un queso de sabor potente. Así que los taberneros colocaban los vinos peores a sus parroquianos acompañados de una tapita de queso de sabor arrollador y después el precio del vino se podía parecer más al de un reserva que al que debería tener en realidad porque nadie notaba la diferencia.

Para ir abriendo boca: el queso

Este año, Dehesa de los Llanos se ha hecho con la medalla de oro al mejor queso de oveja de pasta cruda en el World Championship Cheese Contest de Wisconsin. Dicen los que entienden que es de esos premios gordos para lo mejor de lo mejor en este caso en el mundo del queso.

El queso manchego es un clásico que siempre es un acierto y éste de Albacete es un acierto con nota alta.

Hablamos de una producción que lleva elaborándose desde el siglo XVII por los monjes franciscanos y no es la primera vez que se le ha considerado como el mejor queso del mundo en su categoría, ya lo consiguió también en el año 2012.

Otro queso que hay que catar y disfrutar es el considerado mejor queso de 2019 por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se trata de Cremositos del Zújar, un queso producido en Badajoz y seleccionado por los 24 miembros del panel de catadores a través de una cata a ciegas en la que participaron más de 220 quesos distintos de nuestro país.

Cremositos del Zújar es una torta de leche cruda de oveja merina, 100% natural y artesanal que sólo lleva en su elaboración leche, cuajo vegetal y sal, nada más, ni conservantes ni aditivos.

Dos quesos potentes de texturas distintas a los que acompañar con un buen rioja, un tinto crianza como un Muga del 2012, un Lan del 2013 o un Marqués de Cáceres del 2011. Tres vinos de tres bodegas de la zona que son un acierto seguro y más con estos quesos.

Inevitable que le pongamos un buen pan de centeno o incluso de maíz, para acompañar nuestra tabla de quesos a la que siempre podemos añadir una cuña de un potente asturiano como es el queso de La Peral o algún gallego de tetilla algo más suave y cremoso o incluso alguno de las islas, tanto Baleares como Canarias tienen unos quesos a los que deberíamos prestar algo más atención, para mi gusto.

Para el postre: chocolate

Sí, terminamos con el queso y quizás para limpiar un poco el paladar (y por aquello de que hay que comer fruta que es muy sana..) podríamos unas uvas en la misma tabla porque «uvas y queso saben a beso» y porque vienen muy bien para sacar una tabla con distintos chocolates.

Vamos a hacer una merienda/cena peculiar con sólo estos ingredientes: vino, queso y chocolate a los que vamos a acompañar del tipo de pan que más no guste como comentábamos antes.

Para el chocolate me quedo con un pan crujiente, que tenga una corteza gruesa, artesano y con sabor. Un pan de harina de trigo integral o incluso un pan con pasas puede ser un compañero perfecto para este viaje gastronómico lleno de sabores intensos.

Llega el momento de localizar un buen chocolate con un alto porcentaje en cacao, en mi caso lo tengo claro tiene que ser sin leche pero puede tener distintos añadidos como sal en escamas, chile picante, menta, trocitos de caramelo salado. Las variaciones son casi infinitas y todos van perfectos si los acompañamos de vinos deliciosos como por ejemplo un Viña Pomal Gran reserva del 2011, un Hacienda López de Haro reserva del 2015 o un Prado Enea reserva de 2011 de Bodegas Muga.

Ya veis, cada una tenemos nuestras debilidades y nuestros vicios, el mío es el conjunto de estos elementos: vino, queso y chocolate acompañados con un poco de pan y siempre con amigos o familia, con una buena conversación que alargue el tiempo y nos permita disfrutar mucho más de estos pequeños placeres.

Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Pues yo también podría alimentarme de estas tres cosas, la verdad. Tengo que probar los quesos que comentas que no los conozco y tienen una pinta buenísima!

  2. Es que son un placer así todos estos alimentos juntitos..mmm..
    El Cremosito de Zújar estuvo en casa este fin de semana.. ¡de chuparse los dedos!
    ¡Ya me contarás!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!