viernes, agosto 19, 2022
InicioMujer Actual40 cosas que aprendes al cumplir 40

40 cosas que aprendes al cumplir 40

El sábado cumplí cuarenta y di una gran fiesta para celebrarlo porque ¡Sí! ¡Los cuarenta son una nueva situación! Es mucho mejor aceptar la edad que se tiene, creo yo, así que hoy toca un post para celebrar mi nueva cifra.

40 cosas cumplir 40

40 cosas que aprendes al cumplir los 40

  • 1. Tienes 40, no tienes 20. Que es un obviedad, pero a veces se te olvida.
  • 2. Tú crees que todo pasó “ayer”, “hace poco”, “hace cuatro días”. No. Lo normal es que hayan pasado décadas, aunque a ti te dé la sensación de que fuera antes de ayer.
  • 3. El tiempo no pasa igual de rápido que cuando eres (más) joven. Con 15 un año es una eternidad, ahora se pasa en un suspiro.
  • 4. Los defectos no mejoran con los años. Ninguno. Si tu amiga era una impuntual con 17, con 40 seguirá igual.
  • 5. Aprendes a aceptar las cosas y te das mucho menos mal por casi todo.

Este es todo el mal que me doy. Entre cero y nada
Este es todo el mal que me doy. Entre cero y nada
Y con esto con resaca una semana
Y con esto resaca para una semana
  • 11. Aún así, sigue habiendo gente de tu edad en los bares. Esos que cuando tú salías con 20 años pensabas que si no tenían casa y que eran unos viejos verdes o unos acabados.
  • 12. Ir a cenar o al cine son los nuevos “salir hasta las ocho de la mañana”. En algunos casos.
  • 13. Viajar con dinero y dormir en hoteles fantabulosos no está nada mal. Es burgués, pero con cuarenta te llama mucho más la atención que dormir en el suelo.
  • 14. Tus gustos son del siglo pasado. En música, en series, en programas… ¿recuerdas cuando hablaban en reales cuando eras pequeña y ponías los ojos en blanco? Pues lo mismo con tus gustos.
  • 15. Los amigos que mantienes durante décadas son tesoros. No los pierdas.
Estas amigas son para siempre
Estas amigas son para siempre
  • 16. Con el tiempo descubrirás que no es necesario ver a los amigos todos los días. Hay amigos que están muy lejos pero no por eso son menos amigos.
  • 17. Internet es el bien y ha hecho mucho para facilitarnos mantener el contacto con estas personas lejanas.
  • 18. Cuando tenía 20 años madrugar era levantarte a las 10. ¡Ahora levantarte a las 10 es hacerlo tardísimo!
  • 19. Tú pensabas que no había nadie más desordenado que tú. Sí lo hay: tus hijos.
  • 20. Ahora mismo cogerías a tu yo de 15 años y le sacudirías de los hombros “¡estás estupenda! ¡jamás vas a estar así de bien!”
Nunca volverás a estar así de buena
Nunca volverás a estar así de buena #ylosabescuandotienes40
  • 21. Ir a comer con las amigas de vez en cuando es muy necesario. Se exorcizan los problemas y la risa rejuvenece.
  • 22. Hay gente que da igual los años que tenga. Eran tontos y siguen tontos.
  • 23. Estudiar no estaba tan mal. Aunque acabaras harta y estuvieras deseando ponerte a trabajar, con el tiempo descubrirás que añoras un poco aquellos años. Los exámenes no se añoran en absoluto.
  • 24. Lo que no añoras es la falta de independencia económica. Tener que pedir dinero a tus padres era lo peor.
  • 25. La vida no es nada sin los pequeños placeres culpables: darte una ducha sin prisa, tomarte un café saboreándolo a gusto, perrear un poquito en la cama, acostarte tarde leyendo un buen libro o habiendo paladeado aquella serie que tanto te gusta.
amen hermana
¡Amén, hermana!
  • 26. Cosas que tenías guardadas han pasado a ser vintage. ¡Resulta que ahora son la pera limonera!
  • 27. Pero no todo vuelve. Eso fue un pingo hace unos años y sigue siéndolo ahora ¡haz el favor de tirar cosas a la basura!
  • 28. Asúmelo: hay ropa en la que no te vas a poder meter salvo que ocurra una catástrofe nuclear (y entonces esa ropa será la última de tus preocupaciones).
  • 29. Planchar, sólo lo justo y necesario. Y cada vez hay menos cosas que necesiten plancha, de verdad de la buena. Nada como comprar ropa que sea resistente a las arrugas. Y no, planchar las bragas NO ES NECESARIO.
  • 30. La ropa que hay que lavar a mano deberían prohibirla. O eso o inventar una lavadora que lave a mano, que sí, será un contrasentido pero ¡sería tan necesario!
así
Sí a sentirte guapa, no a lavar a mano
  • 31. Mola tener tu propia casa. Es divertido decorarla y considerarla tu hogar.
  • 32. Limpiar es un coñazo. Te lo parecía cuando no era tu casa y ahora que sí que es tuya te lo sigue pareciendo. El dinero mejor invertido es el que inviertes en pagar a una persona para que venga a hacerlo por ti.
  • 33. Cuando mires a aquella persona que conociste hace muchos años y pienses en lo mayor que está, piensa que igual está pensando lo mismo de ti. Los años pasan para todos.
  • 34. Cuantos más años tienes más necesitas a tu madre.
  • 35. Aunque seas madre no estás muerta. Te puede seguir gustando el sexo y alegrarte la vista con maromos estupendos, sólo que incluirás en tu lista a algunos que hace unos años hubieses considerado putos vejestorios y hoy para ti son “maduritos atractivos”
Este es un buenorro aquí y en Cuenca. Con 20 o con 40
Este es un buenorro aquí y en Cuenca. Con 20 o con 40
  • 36. Los hijos hacen que vivas una segunda juventud. Disfrútala.
  • 37. Dormir con los niños #esbien. Llegará un momento en el que ellos pasen de ti así que aprovecha mientras puedas. Pasa de todos los que se ponen apocalípticos ¿van a dormir ellos con tus hijas? Pues que les den.
  • 38. Aprovecha para achucharlos mucho. Luego querrás y no podrás.
  • 39. Cuantos más años cumplo la frontera de la juventud más se aleja. Con 20 años tener 40 era de viejos. Ahora con 40 los de 50 me parecen jovenzanos.
  • 40. Cumplir años no es el fin del mundo ¡Abajo las cuarentonas! ¡Que vivan las cuarentañeras!

u r old

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

13 COMENTARIOS

  1. Totalmente de acuerdo contigo,yo también hice post a los 40,perdida en los 40,de como creen que somos y como somos en realidad,un besazo

  2. Qué post tan genial, Sara. En un par de años te lo pediré en imprimible para ponérmelo en la cabecera de la cama. Y… muchas felicidades de nuevo. Conocerte es un gustazo. Un beso enorme.

  3. Muy de acuerdo con todo, me he echado unas risas leyéndote.

    Yo cumplí este año los 41 y, aunque tuve una pequeña crisis de existencia los primeros meses, se me pasó enseguida y, verdad de la buena ¡son los mejores! (espero seguir pensando lo mismo a los 49 😛 )

    ¡Vivan las cuarenteañeras! 😀

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión