martes, mayo 17, 2022
InicioEl VermutCosas de las series que nos dan mucha envidia

Cosas de las series que nos dan mucha envidia

Hemos crecido viendo series de todo tipo, españolas, extranjeras -principalmente con factura estadounidense- y hemos aprendido muchísimas cosas de ellas, desde cómo vestirnos en nuestra más tierna juventud a cómo sobrevivir en caso de que el apocalipsis zombie acabara sucediendo. Grandes enseñanzas todas ellas. Y claro, como grandes espectadoras de series que somos, hemos interiorizado como normales cosas que en modo alguno lo son… al menos en nuestra diaria normalidad y la verdad es que que nos dan muuuuucha envidia. ¿Queréis saber cuáles son? Pues seguid leyendo. Nos encantará leer qué envidiais vosotras en los comentarios.

Los hombres de Alicia Florrick en The Good Wife (Sara)

the good wife hombres

Que me encanta la serie The Good Wife no creo que sea secreto a estas alturas. Me gusta mucho por sus personajes femeninos como os conté en Grazia, pero ya os he contado en más de una ocasión que también es una serie que me pone tonta (salidorristamente hablando, que no está reñido con el feminismo).  Si algo he de envidiar de una serie es los hombres que le ponen en el morro a Alicia Florrick, la protagonista de la serie. Es de una gran injusticia. No he sido yo nunca de Mr. Big en Sexo en Nueva York, pero tiene su público: él es el marido que le pone los cuernos. Luego está Will Garner (MI Josh Charles), pero cuando pasa lo que pasa le ponen al fiscal Finn Polmar (Matthew Goode), luego al jefe de campaña Johnny Elfman (Steven Pasquale) y, por último, al investigador Jason Crouse (Jeffrey Dean Morgan). NO ES JUSTO. No me parece ni medio normal que sólo se lleve solomillos a la boca. La envidio muy fuerte. Muy, muy fuerte.

Los casoplones en los que viven (Verónica Trimadre)

salon-dexter

Claro que en las películas también nos enseñan mansiones y casas de lujo, pero como ocurre con los personajes, a las casas de las series acabamos por cogerlas cariño. Capítulo tras capítulo vamos viendo tramas que discurren en el hogar, y al final conocemos la nevera de Dexter mejor que la nuestra (y su set de cuchillos de cocina). Por supuesto que me enamora la mansión de Gloria y Jay de Modern Family, el salón de Jess de New Girl, el lujoso ático de Blair (Gossip Girl) en el Upper East Side y el pisazo de Carrie en Sexo en Nueva York. Pero en general, pierdo el sentido por todas las cocinas que salen en las series, en las que siempre cabe una mesa de comedor de forma holgada o una isleta central de ésas que enamoran. Aunque yo, que soy de buen conformar, sería feliz con el apartamentito de Dexter en Miami, con la barra americana y el sol entrando por la ventana todas las mañanas. ¡Ay!

Lo de ir en taxi a todas partes (Ruth)

carrie 2

 

Será porque soy de provincias, de una ciudad muy pequeña en la que había sólo cuatro taxis y creo que nunca me subí a uno. Así que eso de estar en Nueva York, Miami, San Francisco o donde sea y no tener que preocuparte de aparcar porque siempre vas en taxi, me da mucha envidia. Aunque me produce mucho placer conducir, la verdad es que aparcar me desespera. Yo quiero salir corriendo de casa y sacar la mano desde la acera para parar un taxi. Y que sea barata la carrera.

Tener tan cerca a tus amigos (María Jardón)

friends

No sé porque en las series todos los amigos o son vecinos, o viven en el barrio, el caso más sonado es el de Friends en el que llegan a jugarse el cambio de piso, pero otras series como The Big Bang Theory o Como Conocí a Vuestra Madre también son un buen ejemplo de esto. El caso es que se ven todos los días, ya sea en el bar de debajo de casa o en casa de alguno de ellos. Lo que pagaría yo -sobretodo hace unos años- por poder ver a mis amigos a diario, vivir en el mismo bloque o, por lo menos, en la misma manzana.

De pelo… a pelazo (Merak)

pelo
Aunque sin gomina orgánica, este se parece más a mi aspecto cada mañana

Será porque yo, por mucho Fructis que utilice, nunca logro que mi pelo se convierta en un pelazo (pelaso, para ser correcta)… envidio a cualquier mujer -o incluso hombre- que luzca cabellera al viento: larga, cuidada y frondosa. También peinada, ¡oigan!, que eso de tener todos y cada uno de los pelos de nuestra melena en su sitio es un auténtico logro. Por eso, yo cuando veo una serie o cualquier película en general, lo que envidio es como se levantan de la cama esas chicas, además de perfectamente maquilladas, sin marcas de almohada en las mejillas, sin ojos de panda… además de todo eso… con su brillante melena al viento, lisa, peinada, desenredada, voluminosa… Nada que ver con el puercoespín que se refleja en mi espejo del baño todas las mañanas.

El desayuno de campeones (Lydia)

desayuno-los-serrano

Ya me han quitado la idea de los amigos, y por lo tanto el tiempo libre que tienen para estar por ahí sin tener que poner lavadoras, hacer la compra… Increíble. Pero a lo que vamos. Una cosa que me llamaba mucho la atención era el desayuno de campeones que se tomaban en Los Serrano. Tras el grito de “A desayunar” (el cual no tenían que repetir 5 veces para ser efectivo), acudía toda la prole, bien vestidos, peinados, y con ganas de desayunar. Y cuánto desayunaban. Un montón de variedad y sin rechistar ni mancharse. Un montón de gente en la cocina y otro montón de amigos que llegaban para buscarlos y se unían a desayunar. O madrugaban mucho o es imposible tener un desayuno así de completo, zen y divertido un lunes.

Quedar a comer un día a la semana con las amigas (Majo)

sex in the city

Que nos gusta comer y estar con los amigos es algo que hemos ido manifestando las participantes del vermut, pero si encima es todo junto mucho mejor. Es muy habitual en cada capítulo de Sexo en Nueva York ver a las chicas disfrutando de un brunch, con todo el glamour del mundo y contando las mil y una aventuras que han vivido. Me parece tan importante poder tener esos momentos, que intento los viernes sacar un hueco para poder desconectar del mundo, y aunque no se aún brunch tan glamouroso, una visita al menu del día tampoco va mal.

Lo de los días de mil horas (Let)

envidio-series_largos-dias
Imagen: Pexels

Los días en las series no es que sean largos… es que son eternos, los de los sinhijos y los de los conhijos. Me encantaría saber cómo lo hacen. Se levantan, desayunan como campeones, se van a trabajar o la escuela, pasan su jornada, vuelven a casa, les da tiempo a muchas cosas -comprar regalos o ir al súper- y, además, quedan a cenar o a tomar una copa. WTF? Eso es imposible, pienso yo siempre y a ese pensamiento le sigue la certeza de que nos han vendido la moto. Porque a mí lo que me escama ya no es que les dé tiempo, lo que me escama es que NO SE DUERMAN ENTRE MEDIAS.

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Yo también me muero de envidia con las cocinas de las series… y encima soy masoca y me engancho a los programas de reformas americanos jajaja
    Ah!! Y que la gran mayoría de protagonistas no repitan modelito… ¿¿¿pero que clase de armario tienen???

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión