jueves, agosto 18, 2022
InicioMujer ActualEscritora, haz lo propio

Escritora, haz lo propio

escritora
Habitación de escritora: ella a lo suyo

Ser escritora no significa vender muchos libros, ni forrarte a costa de tus lectores, ni tener una casa en Malibú o que Spielberg toque a tu puerta. No. Ser escritora significa que escribes. Nada más. El resto son cosas que pasan. O no pasan. Y bueno, tampoco te extrañes mucho si no pasan.

Eres escritora porque juntas palabras. Porque sientes la necesidad, la urgencia, de ponerte un rato a hilvanar frases para dar forma a tu pensamiento. ¡O para generarlo! Eres escritora porque para entender un problema has de ponerlo sobre el papel, hacer un gráfico y desglosar los datos para ver de qué se trata, porque te gusta ir por partes. Eres escritora porque estas leyendo esto. Si no lo fueras, habrías pasado de largo ¿no? Con la de cosas que tienes por hacer. Eres escritora, si dejas de leer aquí mismo para ponerte a escribir lo tuyo. Aunque también puedes continuar leyendo y ponerte al terminar.

Dicho esto. Ahora que tenemos claro que eres escritora… ¿Qué? ¿Qué vas a  hacer?

Ahora que sabes que, efectivamente, eres escritora, escribe. Lee y escribe. Además lee de todo. Ejercita el músculo. Escribe por el placer de hacerlo. Escribe para poder liberar tu mente de pensamientos. Para crear espacio para los siguientes. O para comprenderlos.

Escritora tejedora

Deja de soñar con que podrías escribir si tuvieras más tiempo o tu situación fuera otra… Ponte manos a la obra. Escribir es como tejer y como tantas otras cosas. Es ponerse. Es dar un punto detrás de otro y re-engancharlo, si se te escapa. Tienes el tiempo que tienes y la situación es la que es. Escribe en tus trayectos de metro al trabajo. Escribe mientras hierve el agua de la pasta. Escribe cuando tu bebé duerme.

Escribe antes de acostarte… Escribe del tirón o a ratos. Escribe durante tu pausa para comer -si comes sola porque, de lo contrario, ¡por Dios!, habla con la persona que tengas enfrente-.

Estos aparatos que tenemos permiten escribir en cualquier lugar y casi en cualquier momento. Pasas totalmente desapercibida en el bus, mientras el resto piensa que mandas un mensaje, tú ordenas ideas… o las creas. Y tu acto creador pasa totalmente desapercibido a ojos del mundo.

escritora-2

Escribe para ver qué estás pensando. Escribe para conocerte. Para comprenderte y para perdonarte. Escribe porque el mundo ahí fuera es demasiado cruel y aquí dentro, en tu documento de texto, lo creas tú. Tan dulce, irónico o fantástico como desees. Refúgiate en tu escritura o libérate con ella.

Este, más o menos, es el punto en que suelo preguntarme “eeeer… ¿qué estaba diciendo?” Y creo que me voy a inventar un concepto: la “biografía p’alante”.

¿Y esto qué es? Te preguntarás y me pregunto. Pues esto es… lo de antes: Has decidido que quieres ser escritora. Pues ahora… escribe. Y así con todo.

Escritora biógrafa

Lo que digo es que las biografías deberíamos escribirlas hacia adelante y no de forma retroactiva. Si en lugar de contar lo que hicimos, contáramos lo que planeamos hacer, cómo y por qué queremos hacerlo, tal vez viviríamos de forma más consciente e intencionada. Dejaríamos de decir “no lo sabía”, esa frase que nos exime de la responsabilidad sobre nuestros actos. Y empezaríamos a actuar a conciencia. Lo que viene siendo “no dar puntada sin hilo”.

Si en lugar de hablar de nuestras relaciones a toro pasado, definiéramos de antemano cómo querríamos que fuesen, lo que esperamos, lo que en modo alguno toleraremos… crearíamos quizás relaciones más saludables. Más alineadas con nuestro yo interno.

No me quiero poner metafísica, pero de verdad creo que es bueno acotar de antemano cómo queremos ser. Cómo queremos ser tratados. Cómo queremos tratar a los demás.

escritora-3

Pongámonos a dibujar nuestro perfil en lugar de dejar que resulte a partir de actos espasmódicos. Trazar la línea que perfila a la persona que queremos ser y dar los pasos necesarios para llegar a ser ESA persona y no otra. Porque cuando sentimos desasosiego es porque estamos siendo otra persona diferente de la que un día quisimos ser. Montemos nuestra personalidad a conciencia y no a salto de mata. Establezcamos nuestras propias pautas de conducta. Nuestras propias reglas de juego y respetemos ese proyecto de persona como si nos fuera la vida en ello, porque nos va.

No eres escritora porque escribes… Escribes porque eres escritora.

Lo dicho. Una vez tomada la decisión de quién quieres ser, selo… Ya sabes lo que te toca. 🙂 Que como bien dice Eminem: one shot, one opportunity...

Imagen: Art Gallery ErgsArt

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

9 COMENTARIOS

  1. ¡Que inspirador, Nuria! Me dan ganas de dejar de trabajar y ponerme a escribir… Y dejarme de excusas como: necesito una hora más ala día, cuando me inspiro no tengo papel y cuando lo tengo no me inspiro, etc, etc…

  2. Me encanta, yo escribo y escribo mucho sin embargo me sigue dando corte decir que soy escritora…pero tienes razón, soy escritora y me encanta 😉

  3. Ay, tocaya, tocaya… Con cuánta razón hablas siempre. Y siempre en el momento justo llegan a mí tus palabras… Pos hale, ¡pa’lante!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on