miércoles, diciembre 8, 2021
InicioLifeStyleGente trasnochadora vs gente madrugadora

Gente trasnochadora vs gente madrugadora

«Ya te acostumbrarás» me dijeron cuando me quejé de la hora de entrada de mi primer trabajo a tiempo completo. Entraba a trabajar a las ocho que sí, sé que para muchos es una hora perfectamente razonable pero a mí me parecía el infierno. Nunca me acostumbré. Existe gente trasnochadora y gente madrugadora y yo soy definitivamente de las primeras.

Gente trasnochadora

La primera constatación de que yo rendía mucho mejor por la noche llegó, cómo no, cuando era estudiante. Alguna vez que más por ansia que por otra cosa decidí levantarme antes para estudiar descubrí que era lo más idiota que podía haber hecho. Me costó un mundo despertarme, perdí el tiempo lo que no estaba en los escritos y al final me pegué un madrugón para nada. Bueno, para nada no, para tener un humor de perros lo que quedaba de día.

Es curioso porque la gente durante mucho tiempo me decía que yo «es que dormía mucho» porque en cuanto podía me levantaba a la hora de comer. ¡Benditos tiempos en los que podía estar durmiendo sin despeinarme hasta las tantas! La constatación de que ahora soy una señora es que pasadas las diez ahora es raro que permanezca en la cama. Perra vida. La gente madrugadora me decía «¿pero y no tienes sensación de estar perdiendo el tiempo toda la mañana durmiendo?» ¿Perder el tiempo?

  1. El tiempo durmiendo no es pérdida de tiempo nunca sino un placer cuando se hace a gusto
  2. Yo descansaba por la mañana pero porque de noche hacía muchísimas cosas. Dormía lo mismo que todo el mundo, pero a otras horas.

gente trasnochadora escritor

Y es que la gente confunde ser nocturno con ser juerguista. Yo no me quedaba despierta hasta altas horas de la mañana porque estuviera de farra sino porque no veo nunca la hora de irme a dormir. Hay veces que me hago firme propósito de acostarme pronto pero nunca encuentro el momento adecuado para irme a la cama. Hay una serie muy interesante, he visto un vídeo en Youtube, estoy con un libro, me he puesto a jugar, estoy escribiendo, me interesa el programa que están poniendo en la radio… en fin, una excusa tras otra para posponer el momento fatídico de cerrar los ojos. 

Por la noche es cuando más rindo, cuando más creativa estoy, cuando mejor vienen las ideas a la mente. Mi problema es que a mis hijas les pasa exactamente lo mismo, así que el problema está en meterlas a ellas en la cama, algo realmente dificultoso. En mi casa las chicas somos de gente trasnochadora y en cambio mi marido a las diez está que se cae de sueño. Así que las luchas con mis hijas son enteramente mías. Por un lado está muy bien (porque no me despiertan por las mañanas a horas infames) pero por otro siento que me roban MI espacio y MI tiempo.

Lo que más me gusta de la noche es que no hay teléfonos, no hay ruidos, no hay actividad y esto es complicado cuando tienes que seguir mediando con tus hijas a horas en las que lo que quieres es que te dejen en paz. Yo les digo: no me importa que os acostéis tarde, pero a las 10 es hora de adultos y como tal os tenéis que comportar. No hay cosa que más odie que estar mediando y discutiendo a ciertas horas. Y mis hijas no paran de pelearse sea la hora que sea.

dia de la marmota

Cuando nos levantamos por la mañana casi me da la risa de lo parecidas que son a mí. Mi hija pequeña se levanta medio sonámbula sin mediar palabra y durante un rato se limita a mirar al infinito. La entiendo tan bien. Yo no sólo me levanto de mal humor y con cero ganas de hablar con nadie sino que me cabrea esa gente que se levanta gorjeando como un pájaro y llena de energía. En serio ¿Qué os habéis fumado?

Cenicienta. Cinderella
Así NO. ¡Muérete bonita!

Y es que hay cosas que los trasnochadores no entenderemos nunca. ¿Cómo un persona decente puede ELEGIR ponerse una clase a las 7 de la mañana? ¿Cómo alguien puede ser persona a las 6 para levantarse para irse a correr o a nadar? ¿Estudiar a las 7? ¿Cómo no os vais muriendo por el camino?

Lo mejor: hacer lo que el cuerpo te pida y no sentirte mal por ser así. Asúmelo, acostumbrarte a madrugar te costará la vida y por el contrario  volver a tu horario nocturno lo conseguirás en un momento. Cuanto antes tengas claro esto más feliz serás.

(Y búscate un trabajo en el que no haya que levantarse a horas infames. De nada).

Fotos: pixabay

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. ¡Jajaja! Aquí una que vive al revés que tú. Hoy desde las 6.30 en pie con el mochuelo de charla. A partir de las 9 de la noche, yo ya no soy persona. He intentado cambiar de rutinas precisamente porque, al trabajar con los niños en casa, me vendría genial que se acostaran y luego seguir faenando yo. Pero entre que ellos sí son noctámbulos para la edad que tienen, y que la presencia del padre en casa mientras yo intento trabajar de noche es mucho peor que tener a 40 niños alrededor, no ha habido manera.

  2. Aquí otra trasnochadora; el problema es cuando tienes que levantarte «pronto» aun habiéndote acostado tarde, es decir, siempre salbo los findes y vacaciones.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…