jueves, diciembre 9, 2021
InicioMujer ActualLos besos están sobrevalorados

Los besos están sobrevalorados

No recuerdo si cuando era pequeña me obligaba a dar besos a diestro y siniestro. Sólo se que cuando fuí creciendo y llegue a la adolescencia, los besos llegaron a mí por centenas. Y me gustaba el tema, oye.

Daba igual si te habías visto con tu amiga de turno toda la mañana del viernes en el instituto (seguro que al llegar os habíais besado) porque cuando llegaban las 8 y quedábamos para salir a dar una vuelta en el BBVA (sí, ese banco de esa esquina donde siguen quedando todos los adolescentes y jóvenes de mi ciudad), te plantabas dos besos con todo el mundo. Con todos, no exception.

5a1d82ca12dfe7df89e39c72a90e0802

Y Collado arriba Collado abajo (es la calle por la que se pasean los sorianos), cada vez que encontraba a una amiga, amigo, conocida o conocido, daba igual las horas que hubieran pasado desde el último encuentro: allí que acercábamos mejillas, cachete con cachete, y dos besos, con sonido y todo

Tampoco recuerdo en que momento aquello dejo de gustarme. Pero me dí cuenta de que no tenía sentido besar a gente que había visto hacía un rato. Quizá en la universidad, ya no me gustaba eso de que todo el mundo te besara el lunes como si desde el viernes hubieran pasado 4 meses.

Cuando empecé a trabajar, el tema de los besos perdió todo sentido. ¿Besar a un cliente? ¿Besar a un alcalde o a un político que no conoces de nada? ¿Besar al comercial de turno? ¿Besar a un usuario del servicio? Pero buenooooooo: FIN DE LOS BESOS.

anigif_enhanced-buzz-6979-1417797889-12

Por ahí no paso. Desde hace muchos años solo beso a mis compañeras en contadas ocasiones (un nacimiento, la vuelta desde una baja o licencia prolongada…algún cumpleaños…). No besos a políticos, ni a comerciales, ni a usuarios. Les doy la mano. Y a veces (más de las que yo quisiera) tiran de ella para acercarte y darte los consabidos dos besos. ¡¡¡Agggggg!!! ¡¡Pero por dios, que los besos contagian de todo!! Ese cachete con cachete está plagado de virus, de grasa, de microbacterias que hay en la piel… Que no, que no. Que no me vais a convencer de dar besos a diestro y siniestro.

Y además, le encuentro un punto machista al asunto de besar a una mujer y a un hombre darle la mano. ¿Desde cuando? En el ámbito profesional, se da la mano y punto.  Por eso he relegado los besos a mi círculo más íntimo y los he clasificado en dos:

BESOS QUE DOY:

  • A mis niñas, varios al día. Acompañados de achuchones, abrazos y cosquillas. Esos molan.
  • A mi chico, siempre que me apetece y con diferentes niveles de pasión, según me venga, según la ocasión…
  • A mi familia, cuando nos reencontramos cada 3 o 4 semanas (o más tiempo con abuelas, tías…)
  • A mis amigas de siempre, a las que veo del ciento al viento y siempre echo de menos. También van con abrazo

BESOS QUE ME DAN, PERO SIN LOS CUALES PODRÍA VIVIR PERFECTAMENTE

  • De mis conocidos, algunos que si pasan 3 días sin verte, te plantan dos besos
  • De mi médico, que como me ve de pascuas a ramos, también suele besarme
  • De los padres/madres de niños que son o fueron compañeros de mis hijas en la guarde o en el cole…no hay necesidad
  • De gente a la que te presentan conocidos (que no amigos) en un ámbito laboral o profesional, la mano y ya está
  • De mujeres con las que coincides en una reunión de trabajo y por el hecho de ser mujeres, piensan que dar la mano no mola y mejor dar dos besos (y venga base de maquillaje y polvos compactos de una cara a otra)
  • De conocidos que organizan algún evento y te invitan y se ven en la obligación de besarte en agradecimiento por haber ido: mejor ponme un vino y me lo agradeces igualmente
  • Del gestor del banco, que bien que la política de la entidad sea acercarse al ciudadano, pero como decían en Dirty Dancing «este es mi espacio, este es tu espacio»
  • De la de la farmacia de confianza, otra que como no ve me el pelo, igual piensa que dándome dos besos, iré más a menudo (o es una estrategia de contagio masivo para vender más…¡aha!)

Y tú, ¿que opinas de los besos?

Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Odio dar besos porque si..sobre todo eso de que ves a gente varias veces por semana y te besan cada vez… Tengo amigos que ya me los dan solo por fastidiarme ajjajaja. Yo beso a mi hija, a mi pareja…y a gente a la que aprecio y que no veo mucho, pero sino eso de saludarte con dos besos me da mucha Pereza. Yo siempre lo he definido como ser de burbuja amplia, necesito.mucho espacio, q no me.invadan!!! En el trabajo tb doy mucho la mano y hay gente que mira raro esperando dos besos.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…