lunes, enero 17, 2022
InicioLifeStyleSi tus hijos piden una mascota como regalo de Navidad...

Si tus hijos piden una mascota como regalo de Navidad…

«Mamá, quiero tener un perro».

Esta frase se escucha constantemente en casi todos los hogares con niños y, aprovechando que llega la Navidad y es momento de escribir la carta a los Reyes Magos, muchos niños escriben que quieren una mascota como regalo estrella.

mascota en Navidad

Seguro que cuando eras pequeña tú misma pediste muchas veces lo mismo, pero ahora desde la perspectiva de madre adulta, las cosas ya no son iguales ¿verdad?

Yo adoro los animales, me encanta tener mascotas y, de hecho, considero que los niños aprenden muchísimas cosas positivas al compartir su vida con otros seres vivos.

Para empezar siempre tienen un amigo con el jugar y compartir experiencias. Las mascotas suelen ser muy conscientes de que hay que cuidar y vigilar a los bebés y por eso muchas veces les acompañan en todas sus exploraciones y aprendizajes, les vigilan cuando duermen, etc.

Además, cuidar de otros seres vivos enseña a ser más responsable. Saber que la salud de tu perro puede peligrar si te olvidas de darle de comer o que tu peces necesitan que les cambies el agua para estar sanos, hace que los niños sean más conscientes de sus responsabilidades dentro de la familia.

Si por esto fuera poco, hay estudios que afirman que la convivencia con mascotas aumenta las defensas naturales del niño y lo hace menos propenso a las alergias e infecciones.

Vale, visto así parece que son todo ventajas, pero hay ciertas cosas que debes tener en cuenta si estás pensando en ceder a los deseos de tus hijos y piensas regalar una mascota en esta Navidad. Sobretodo porque muchas de las mascotas que se regalan en Navidad terminan abandonadas a los pocos meses y eso es un drama que no puede seguir pasando.

No son juguetes

mascota en navidad plastico

Se dice mucho y parece obvio, pero es que es así: las mascotas no son juguetes, lo que significa que debes cuidarlas y no se pueden dejar aparcadas en el fondo de un cajón como cualquier otro trasto.

Hay animales que requieren menos trabajo que otros, pero todos van a necesitar que los alimentes, que los cuides, limpies su hábitat y los lleves al veterinario en caso de necesidad.

Los perros suelen ser los animales más solicitados y son estupendos para vivir en familia, pero debes tener en cuenta que son de las mascotas que más cuidados necesitan.

Escoge la mascota adecuada a tu estilo de vida

tortuga mascota

Si estás muchas horas fuera de casa y tu perro va a estar muchas horas solo, yo te recomendaría que escogieras otra mascota diferente.

Es importante tener en cuenta estas cosas si vas a tener un animal en casa. Sé sincera sobre la disponibilidad que tiene tu familia para encargarse de la mascota y escoge una en consecuencia.

Por ejemplo, los gatos requieren menor trabajo que los perros pero tampoco quieren estar solos y por eso mucha gente tiene dos gatos. Los periquitos necesitan mucha menos atención y las tortugas o los peces todavía menos.

También hay que tener en cuenta las «molestias» que pueden suponer los animales, por ejemplo, los pájaros suelen ser más ruidosos que otras mascotas porque muchos de ellos adoran cantar.

Los cachorros crecen

cachorro

Los cachorros son blanditos, pequeños y suaves. Despiertan nuestra ternura y es normal porque ¡son tan monos! pero al final crecen y ese cachorrito tan gracioso a veces se convierte en un perrazo de 30 kg.

Por otra parte, la vida de una mascota puede ser muy larga y eso es algo que hay que tener en cuenta: el promedio de vida de un perro es de entre 10 y 13 años, de un gato son 15 años, hay loros que pueden vivir 50 años y las tortugas de tierra pueden alcanzar los 100 años.

Si vas a regalar una mascota en navidad, no lo hagas porque es un cachorro muy suave y blandito, por favor.

No compres, adopta

Mascota-en-Navidad-Dirty-Harry
Imagen Dirty Harry

Si te decides por un perro o un gato es mucho mejor que lo adoptes antes de comprarlo.

Hay miles de animales en los refugios esperando que alguien los adopte y les de una oportunidad. Muchos de ellos fueron regalos de navidad y sus familias los abandonaron, otros nacieron en la calle y fueron rescatados por voluntarios, pero todos ellos desearían tener una familia con la que vivir.

Debemos saber que si adoptamos un animal, estamos salvando dos vidas: la de nuestra mascota y la que ocupará su espacio en la protectora. Es cierto que estos animales muchas veces no tienen una raza definida y mucho menos pedigrí, pero ¿acaso el amor de la familia puede medirse por eso?

A mí me parece vergonzoso que se vendan cachorros en las tiendas cuando tantos animales viven en los refugios esperando alguien que los acoja, así que te animo a adoptar a un animal en lugar de comprarlo.

¿Y tú qué vas a hacer?, ¿vas a ceder y vas a regalar una mascota en Navidad o serás capaz de aguantar el tipo?

Fotografías gracias a Pixabay.

Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Muy buen post, Pilar.
    Pues te diré que yo hace tiempo que barajo la idea… pero si te digo la verdad, no porque mis hijos estén plastas con el tema. Lo piden sí, pero no me parece excesivo. Creo que yo era más pesada con esto de pedir una mascota. Logré un canario y luego me daba una pena enorme verlo encerrado…
    La que me da la tabarra en mi casa es una niña, sí. Pero la que queda en mí.
    Lo único que me retiene es el pensar el tiempo que estará solo el bicho. Así que antes que eso, quiero intentar lograr hacer en casa el trabajo que ahora hago fuera.
    ¡Creo que acabo de definir mi objetivo para el 2017! 🙂

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo