jueves, diciembre 9, 2021
InicioLifeStyleLo confieso: soy un poco insociable

Lo confieso: soy un poco insociable

mujer_sola_pensando

Pues sí, me he dado cuenta de una cosa que nunca hubiera pensado que me pasaría: creo que soy un poco insociable.

A pesar de que no se me da mal hacer amigos y relacionarme con la gente me he dado cuenta de que tengo algunos rasgos típicos de las personas que se pueden considerar un poco «insociables» y eso que soy capaz de mantener las típicas conversaciones intrascendentes de ascensor (ya sabes, el tiempo, las vacaciones, qué poco falta para el fin de semana, etc.), pero hay situaciones que me molestan mucho y que la «gente normal» supera con facilidad, así que creo que soy bastante más insociable de lo que pensaba.

No me gusta dar dos besos

funny-gif-mr-bean

Esa costumbre típicamente española de dar dos besos a las personas cuando te las presentan o cuando hace tiempo que no las ves no me resulta nada agradable.

Sobretodo cuando llegas a un sitio y hay 30 personas y tienes que ponerte a dar besos a todo el mundo, tardas media hora en terminar y poder sentarte en tu sitio y cuando te marchas tienes que repetir toda la operación para despedirte… ufffff.  Aunque reconozco que a la mínima ocasión soy de las que dicen esa frase de «daros todos por besados que me tengo que ir ya».

Además, con lo de los dos besos, muchas veces se producen situaciones incómodas, como cuando los dos nos movemos hacia el mismo lado -y casi nos damos un pico en los labios- y entonces reculamos y otra vez y otra, recordando al famoso Chiquito de la Calzada mientras intentamos conservar nuestra dignidad.

Chitquito-epetan...

Y es que los saludos con dos besos nos acercan demasiado a los demás y eso nos lleva directamente al siguiente punto.

Necesito mi espacio personal

espacio_personal

¿Sabes esas personas que te hablan con la cara pegada a la tuya? ¿que están tan cerca que puedes notar su aliento en la mejilla? pues es obvio que NO soy una de ellas.

Lo mismo me pasa con la gente que tiene que tocarte todo el rato para hablar contigo -esa mano encima de tu brazo o tu hombro- o, mucho peor, si alguien de repente pone su mano en tu cintura sin avisar. Es algo que me resulta muy molesto.

Yo necesito tener mi espacio personal libre, para que me entiendas tengo que notar aire a mi alrededor y me agobio bastante si los demás se acercan demasiado a mi. Obviamente mis hijas y mi marido pueden estar pegados a mi todo lo que quieran, pero el resto de personas es mucho mejor que no me toque demasiado.

No es que no sea una persona cariñosa, de verdad que no, es que me pone nerviosa el contacto físico con el resto del mundo XD.

Odio hablar por teléfono

odio_hablar_por_telefono

Me pasa como a mi querida Sara: me molesta profundamente hablar por teléfono.

Primero porque cuando el teléfono suena siempre -y cuando digo siempre, quiero decir siempre- me interrumpe de lo que estoy haciendo. Quizás estoy trabajando, conduciendo, leyendo un libro o jugando con mis hijas, da igual lo que sea, la cuestión es que me molesta tener que parar de hacer lo que esté haciendo para coger la llamada.

Y además, cuando lo cojo nunca se qué decir. Normalmente no me apetece hablar por teléfono pero no se cómo cortar la conversación y me siento muy incómoda.

Y si encima intentan venderme algo ya ni te cuento el agobio que me entra.

No me gustan las multitudes

multitud_agobio

No se si es porque me estoy haciendo mayor y me acerco peligrosamente a los 40 o porque en realidad soy una insociable de libro, pero me molesta mucho cuando voy a alguna parte y hay mucha gente.

Hay personas que adoran a la gente, se sienten cómodas y les parece que así es más divertido porque hay más ambiente. Sin embargo, teniendo en cuenta que me gusta mantener intacto mi espacio personal, entenderás que a mí me agobia la gente.

Y viviendo en Madrid esto es un problema porque siempre hay mucha gente vayas donde vayas, así que nunca me libro de la aglomeración.

Así que he reflexionado y me he percatado de que con la edad, cada vez me hago más insociable y un poco pitufa gruñona pero ¿sabes qué? que no me importa demasiado, porque creo que no soy la única ¿a que no?

Imagen destacada gracias a Pixabay

Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

19 COMENTARIOS

  1. Anda!!! Pues no me habia percatado pero tambien soy bastante insociable según tu teoria. Sobretodo en lo de dar dos besos para saludar a la gente que no conozco. Me escaqueo en cuanto puedo y puede dar fe Sara. En lo de hablar por telefono, no tanto si conozco a la persona, si no corto rapido. Y en lo del espacio… Necesito que circule el aire, jajaja. Besitos

  2. Jajaja… qué bueno, Pilar. Es que me pasan muchas de las cosas que dices. Y antes no! Será la edad. Lo de los 2 besos lo llevo fatal! Sólo me apetece a ciertas personas y no regalarlos de manera indiscriminada. Lo del espacio físico, llevo años que no puedo con que me lo invadan. Me acuerdo siempre de dirty dancing : «este es tu espacio, y este el mío » y hacían un semicírculo con los brazos? Pues eso me dan ganas de hacer a mí. Lo de la manita… ufff Qué hacés mientras te hablan y agarrándote? Echas cuenta a la conversación o a la dichosa mano??? Jajajaja. Lo del teléfono, debo reconocer que ya casi nadie me llama jajajaja y con multitudes no tengo el gusto de coincidir . Pues será que nos vamos volviendo así con la edad.

    • Puede ser que sea la edad…porque yo de jovencita adoraba salir de marcha donde hubiera mucha gente, pero ahora…uff!!! cada vez que me invitan a un evento me lo tengo que pensar dos veces jaja
      Y lo de la manita tienes toda la razón! cuando me tocan tanto estoy pensando en que me suelte y no hago ni caso a la conversación XD

  3. Ostras, Pilar… ¡Tal cual! Yo exactamente igual; especialmente lo del teléfono. Qué alegría no sentirme tan sola en esto de la «insociabilidad» 🙂

  4. Pues aquí tienes a otra insociable! Lo del teléfono lo comparto al 100%… De hecho varias veces hemos cambiado de numero para que no nos localicen pero luego siempre hay gente que lo da… En fin… Y lo de los besos, de acuerdo también contigo! Es que no me mola nada eso de dar besos a desconocidos así que tiro de mano como si de un revolver se tratara, jajjaja

    • ¡Qué bueno!!! llegas hasta a cambiar de número!! yo es que muchas veces lo tengo en silencio, otras me lo dejo en casa…osea que es muy habitual que no coja las llamadas jaja

  5. Ok, soy insociable jaja! me identifico con TODAS! pero todas. Siempre he sido la extraterrestre, la rara, la que no da besos, la que apaga el celu cuando necesita estar concentrada, la que evita ir a lugares si sabe que habrá muchísima gente y etc jiji… aunque… cada día eso me importa menos.

  6. Pilar, somos IGUALES, por lo menos en las cosas que cuentas en este post.

    No me gustan los dos besos (y me ha pasado eso del «casi pico»), me da MUCHA pereza coger el móvil (de hecho, si es un número desconocido, no lo cojo, a menos que esté esperando una llamada de un pedido o algo así).

    Ah, y lo de hablar de cerca y tocar es muy de comerciales, siempre me recuerda a ellos xD

    • Ay! ¿tan difícil es respetar el espacio personal de la gente?? desde luego si un comercial pega su cara a la mía o me toca mucho y pretende que compre algo, lo lleva claro porque salgo por patas jaja

  7. Pues en éste aspecto somo almas gemelas! Los besos, los toqueteos, el teléfono…¡que pesadez, por dios!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión