domingo, mayo 22, 2022
InicioLifeStyleAtrévete con el scrap

Atrévete con el scrap

Hace seis años, la víspera del cumpleaños de mi hija mayor, se me ocurrió que sería buena idea acompañar sus regalos de una tarjeta de cumpleaños. Rebusqué entre sus kits de manualidades, me agencié unos sellos de aquí, unos rotus de allá y acabé confeccionando un amago de felicitación, estéticamente muy, muy, muy cuestionable pero que, vista desde los ojos de una hija amorosa resultó ser para ella el no-va-más. Desde entonces, la tarjeta se ha convertido en uno de los regalos imprescindibles en su cumpleaños. 

Cuando poco después de aquello el mundo scrapbooking se cruzó en mi vida, he de reconocer que el tema subió considerablemente de nivel. Como ella va colgando sus felicitaciones en la pared de la habitación, no es difícil asistir a la evolución de mi destreza con eso del DIY. Viéndolas con perspectiva, he de reconocer que el resultado es más que aparente para alguien con tan poca destreza manual como la mía. Y como desde hace tiempo quiero hablaros aquí de técnicas de scrapbooking, me parece una buena oportunidad de animaros a confeccionar vuestras propias felicitaciones y ofreceros algunos trucos con los que, incluso los que seáis tan ineptos como yo, podréis salir airosos.

Hace algún tiempo, en esta misma revista, Patch hizo una inmejorable presentación de lo que era el scrapboking y de todo lo imprescindible para iniciarse en esta práctica. Os recomiendo que si estáis interesados en ella no os perdáis su artículo. Como ella contaba, el scrapbooking es una técnica de manualidades que nació con la idea de aunar el gusto por guardar y organizar recuerdos -fotos, documentos, entradas de cine, tickets de viajes o cosillas especiales- y hacerlo en un soporte, preferiblemente un álbum, hecho por uno mismo y totalmente personalizado. 

A partir de ahí, la posibilidades y variables están limitadas tan solo por la propia imaginación. Yo os voy a hablar aquí de uno de los proyectos más “asequibles” para los principiantes, las láminas –layout– o en su versión “mini”: las tarjetas personalizadas.

Cualquiera de los dos es un magnífico regalo para sorprender a alguien a quien apreciemos, independientemente de su edad. Además de dar rienda suelta a nuestra creatividad, estos proyectos siempre son muy apreciados por quién los recibe porque, a poco que sean sensibles, se darán cuenta de todo el trabajo, interés y cariño que hay detrás de ellos.

Como cualquier otra afición, el scrapbooking puede ser muy adictivo. Si estás metida en este mundillo, o en el del crochet, o en el del ganchillo, o en del punto de cruz… sabréis que una vez que empiezas es un no parar. Empiezas a acumular utensilios, materiales, a ver tutoriales, a venirte arriba y muchas veces acabas haciendo acopio de un millón de cosas que probablemente ni necesitas ni nunca utilizarás.

Si has llegado a ese punto, sabrás que hacer un layout no es difícil: seguro que la técnica la dominas, la creatividad -que viene de serie, pero también se educa- no será un problema y los materiales te sobrarán. Pero si nunca se te había pasado por la cabeza tener un idilio con las tijeras y el papel, has llegado al lugar adecuado, porque te voy a contar cómo maximizar tus recursos.

Por mi experiencia sé que hay dos tipos de proyectos de scrap: los que “fusilas” de otra scrapera -con mayor o menor nivel de reinterpretación- y los que son fruto de la inspiración. En la mayoría de estos últimos esa inspiración brota cuando tienes entre tus manos esos papeles, sellos, troqueles… que son la base del scrap

Como os decía antes, una vez que empiezas, es un no parar, pero si no queréis meteros en esa espiral, lo único que es realmente imprescindible a la hora de scrapear es contar con cartulinas, tijeras, cinta de doble cara, pegamento y, sobre todo, papeles. Hay tiendas especializadas y papeles que son una auténtica delicia. Hay colecciones enteras en las que los colores, las tonalidades, las temáticas son tan proporcionadas que es imposible que metas la pata al combinarlos.

Pero no hace falta ser tan sibarita. En la mayor parte de bazares chinos, o en cadenas como Casa, Tiger o Tedi podéis encontrar block de papeles decorados a precios mucho más asequibles y todos los utensilios necesarios- Contar con una buena biblioteca de ellos facilita mucho las cosas. Por eso, echar de vez en cuando una ojeada por la sección de scrap de estos almacenes y aprovechar las ofertas es fundamental.

Una de las máximas del scrap es que todo se aprovecha, así que también los recortes y restos que van quedando sueltos pueden tener una segunda vida. No deseches nada. Por cuatro o cinco euros puedes comprar un cuaderno de pliegos que, en el peor de los casos, si al final no utilizas, siempre puedes acabar pasándoselo a tus hijos, para que hagan de sus manualidades.

Os aseguro que con una cartulina, papeles y poco más podéis hacer un proyecto muy aparente, pero si queréis currároslo, mi recomendación es que os hagáis con una cizalla como la que veis en la foto inferior, sobre todo si no sois muy hábiles con las tijeras.

Esta cizalla es de Fiskars, pero podéis encontrarla en Ali Express. Yo os recomiendo invertir en una cizalla buena, que nunca está mal. Además, esta es también plegadora… Peeeerooo, una más asequible no está mal, sobre todo para dejársela a los niños

Una cizalla y un par de troqueles -el de corazón o las mariposas son un must, pero hay unos para hacer círculos de diversos tamaños que también te pueden sacar de un apuro- comenzarán a dar otro aspecto a vuestros trabajos. Hay a quién le gustan también mucho los sellos… yo, personalmente, soy demasiado torpe para usarlos y siempre acabo cagándola y emborronándolo todo. 

La base ya la tienes, lo demás es darle forma y darles el toque final. Para esto último suelo recurrir a láminas de esas de las que os hablaba, con palabras inspiradoras -son láminas de treinta por treinta centímetros, que por un lado incluyen tarjetitas más pequeñas-, o pliegos de pegatinas -los de Casa siempre me han dado un resultado magnífico- o a tarjetas para project life, pero eso ya son palabras mayores.

Foto de Together we scrap

Con todo lo anterior, un poco de paciencia y la inspiración que emana a raudales de pinterest estoy convencida de que el resultado será excelente. Pero, recordad, no osobsesioneis por imitar lo que allí veis, ni a las magníficas scraperas que pueblan la red, muchas de ellas españolas. Se trata solo de buscar esa chispa para, a partir de ahí, seguir trabajando y dejarle vuestro sello. 

Aunque me da un pudor terrible, En este artículo os he dejado algunas de las tarjetas que he hecho estos años para las peques, para que veáis que con cariño y ganas, hasta la persona más torpe bajo la faz de la tierra puede sacarlo adelante.

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y S