¡Sé egoísta y ayuda a los demás!

Ayudar a los demás nos hace felices, es así, no es cosa mía lo dicen los datos, los estudios y los análisis. Nos hace más felices incluso que cuando nos ayudan a nosotros. Es verdad que lo que puede empezar como una búsqueda egoísta porque ayudar a los demás nos hace felices a nosotros los primeros, termina siendo un beneficio para todos y eso es algo que deberíamos valorar mucho más de lo que lo hacemos.

Según distintos estudios cuando miramos más allá de nosotros mismos y empieza a preocuparnos qué es lo que realmente importa en la vida, nos damos cuenta de que ayudar a los demás es una de esas acciones que de verdad importan y al mismo tiempo, ayudar a los demás nos hace felices a nosotros.

Carolyn Schwartz, profesora en la Universidad de Massachusetts arrancó con una iniciativa altruista con la que pretendía ayudar a personas que padecían esclerosis múltiple.

Puso en marcha una serie de llamadas telefónicas entre pares de periodicidad mensual. La sorpresa es que pasados los primeros meses y a la hora de analizar los datos que reportaban los participantes, confirmó que aquellos que ofrecieron su apoyo tuvieron la sensación de haber recibido más ayuda que aquellos que realmente eran los destinatarios. Ayudar a los demás nos hace felices y esta profesora lo comprobó de primera mano con este proyecto.

Stephen Post es profesor en la Universidad Case Western Reserve y en distintas entrevistas y ponencias ha señalado siempre que “una de las mejores maneras de superar el estrés es hacer algo para ayudar a otra persona”

Cuando experimentas la compasión, la amabilidad y la benevolencia, no dejas espacio en tu vida a las emociones negativas y eso te acerca más a la felicidad.

El Centro de Investigación de Conciencia de la Atención Integral de la universidad de California (UCLA) explicaba de forma científica el hecho de que expresar gratitud cambia la estructura molecular del cerebro y consigue que te encuentres más feliz y saludable.

Las personas que practican la gratitud y la amabilidad reportan beneficios personales que van desde la mejora de su salud física a un aumento de la resistencia emocional pasando por una repercusión positiva en el trato que tienen con los demás e incluso en su propio desarrollo profesional.

La gratitud es la práctica más eficaz para estimular en el sujeto los sentimientos de felicidad y cuando se siente felicidad, resulta que el sistema nervioso central se ve afectado directamente, se es más pacífico y menos reactivo.

Ayudar a los demás nos hace felices pero ¿por dónde empezar?

Por los pequeños gestos, aunque nos parezcan nimios o inútiles pueden ser los primeros pasos para ir poco a poco cambiando algunos comportamientos cotidianos e ir adoptando otros que impliquen otro modo de relacionarnos con las personas que nos rodean. Una forma de relación que nos haga más felices a todos.  

Esos pequeños gestos tan anónimos y sencillos, como ceder el asiento en el transporte público pueden ser una buena forma de empezar a ayudar a los demás.

Incluso, detalles como enviar un mail para dar las gracias a esa persona que trabaja con nosotros o con nuestros hijos, puede ser una forma de empezar a ser amables a ayudar a los demás a ver la vida de una forma más amistosa y al mismo tiempo a ser más felices, al menos un poco cada día.

Siempre hay una ONG o una asociación o un colectivo cerca en el que se puede participar como voluntario una vez al mes, por ejemplo. Las posibilidades son muy variadas y seguro que más de una se adaptan a nuestra agenda. 

Cuando experimentas la compasión, la amabilidad y la benevolencia, no dejas espacio en tu vida a las emociones negativas y eso te acerca más a la felicidad. Clic para tuitear

Desde participar en un comedor social repartiendo comida a dar clases particulares a niños que lo necesiten u organizar algún tipo de colecta puntual.

El caso es que empecemos por beneficiarnos de que ayudar a los demás nos hace felices y al mismo tiempo, haremos felices a las personas que nos rodean lo que también nos hará felices a nosotros. Todo son ventajas ¿no os parece?

Pilar Fonseca

Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior.
Me gusta escribir y comunicar.
Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos.
Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.

Artículos recomendados

1 comentario

  1. […] Es innegable que solo podemos ayudar y colaborar con las personas con las que convivimos si estamos bien porque si no quizás lo primero que deberíamos priorizar es nuestra propia salud. Si no estoy bien no tengo nada para ofrecer, para ayudar a los demás y no podemos verlo como un planteamiento egoísta sino realista.  […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.