lunes, junio 27, 2022
InicioLifeStyleEl reto de la Ballena Rosa

El reto de la Ballena Rosa

Cuando creíamos haberlo visto todo, que nada de lo que se difundiese a través de las redes sociales podría sorprendernos, que ninguna nueva moda podría causarnos estupor, el reto de “La Ballena Azul” volvió a dejarnos perplejos. Los medios de comunicación nos hablaban de un “juego” autodestructivo que había inducido al suicidio a varios jóvenes en Brasil -su país de origen- y Rusia. Aunque la relación de estas muertes con las funestas pruebas que se proponían no quedó del todo constatada, sí es cierto que puso de nuevo el acento sobre la facilidad con la que todo tipo de actitudes y actividades negativas -contenido macabro, difamaciones, noticias falsas…- anidan en la red y se esparcen como la pólvora a través de las redes sociales.

ballena rosa

Pero ¡oye! que ni las redes sociales son el mal personificado ni los jóvenes del siglo XXI los completos descerebrados en los que muchos se empeñan en convertirlos. Son maleables -en mayor o menor medida-, como todos lo fuimos en esa etapa de “jovenes adultos” con el carácter en formación, desubicados permanentemente, buscando su lugar en el mundo. Y por eso mismo son los estímulos que reciben los que acaban condicionando su conducta. De la idoneidad de ellos acabará dependiendo el resultado final.

El antídoto a “La ballena Azul” no tardó en surgir. Lo hizo también en Brasil con el propósito de fomentar actitudes más constructivas y positivas entre el colectivo más joven. Si no podemos evitar que los chicos expongan sus vidas en las redes sin apenas filtro, hagamos al menos que exhiban su cara más amable, afectiva y solidaria. ¿Quieres conocer en qué consiste la “Ballena Rosa”?

¿Qué es la “Ballena Rosa”?

Como la versión original, la “Ballena Rosa” también se basa en retos, concretamente 51 pruebas que los participantes tienen que acometer y de las que deben dar cuenta a través de las redes sociales con el hashtag #ballenarosada. Siguiendo los paralelismos con el macabro juego original, los jugadores pueden nominar o invitar a amigos a que se sumen a sus retos. El esquema es muy similar, pero el planteamiento diametralmente opuesto. De lo que se trata en este caso es de exaltar los valores positivos que rodean nuestra vida. El amor, la amistad, la solidaridad… de ahí que buena parte de sus retos vayan orientados, precisamente, a ello. El amor hacia los demás, pero también hacia uno mismo. De hecho, muchas de las acciones van encaminadas hacia mejorar el autoestima y la percepción que los jóvenes tienen de sí mismos y de su papel en el conjunto de la sociedad como una forma de apartarlos del círculo derrotista en el que muchas veces viven su adolescencia y que acaba consumiendo buena parte de sus energías.

ballena rosa

¿En qué consisten sus retos?

Los desafíos diarios que nos propone la “Ballena Rosa” son realmente variados pero en todos los casos eminentemente positivos. Escribir con un rotulador en la piel de alguien lo mucho que lo amas es la primera proposición y dibujarte una ballena rosa con una palabra motivadora en el cuerpo la segunda. A partir de ahí, los participantes comienzan un recorrido destinado a mostrar su amor hacia los amigos y reforzando también el suyo propio. Deben animarse -“Ve al espejo más cercano y anímate a ti mismo durante cinco minutos”, “Publica una foto de ti mismo con la frase Soy hermosa/o”, “Enumera tus cualidades”-, socializarse -“Habla con alguien con quien no hables mucho”, “Haz algo generoso: haz reír a una persona”, “Llama a tus abuelos”, “Comparte con tus amigos una playlist que te haga sentir bien”-, ser solidarios -“Dona algo que ya no uses”, “Halaga a alguien que sufra acoso escolar”-, educados -“Da los buenos días, gracias y se amable”-, ayudar a los demás -“Deja frases motivadoras por el mundo”-, mejorar la actitud -“Pasa un día sin usar palabras negativas”-…

ballena rosa

Y, así, del 1 al 50 para, en el 51 redondear la iniciativa con una tarea clara: “Salva la vida a alguien”. En sentido literal o figurado, pero los participantes deben esmerarse en hacer algo por alguien lo suficientemente importante para que pueda cambiar el rumbo de su vida o mejorarla de forma significativa.

¿Dónde puedes encontrarlo?

Los 51 retos originales de la “Ballena Rosa” fueron publicados en su web -que podéis encontrar en tres idiomas, incluido el español-, en donde también se recogen fotos de los “cachorros”, como denominan a los participantes en la propuesta. Pero el desafío se ha expandido a través de las redes sociales y en su Facebook oficial las pruebas siguen creciendo en número y se elevan ya a 78 -“Aprende algo nuevo con un tutorial de internet”, “Describe la felicidad”…-

Sus más de trescientos mil seguidores en Facebook dan buena cuenta del interés que ha despertado y de cómo las redes sociales la han hecho fuerte. Además de a través de estas y de su página web, los creadores de la “Ballena Rosa” han desarrollado una aplicación para dispositivos móviles, valida tanto para Android como para iOS y totalmente gratuita.

ballena rosa
El Heraldo

La Ballena Rosa y nuestros hijos

Los niños no han vivido ajenos al revuelo generado en torno a la “Ballena Azul”, por lo que poder ofrecerles otra alternativa con un mensaje mucho más positivo y que se desarrolla en ese medio digital que tanto los apasiona resulta una buena enseñanza. Muchos serán demasiado pequeños para cumplir los cincuenta retos, publicarlos en redes o seguir las propuestas de forma regular. Sin embargo, con un poco de supervisión, los desafíos son un pretexto inmejorable para trabajar muchos aspectos y conductas positivas. ¿Te animarías a seguirlos con ellos?

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Me parece un reto genial, ojalá se extendiera más… En casa mis hijos todavía son pequeños y muy ajenos a este tipo de cosas, pero me parece una gran alternativa para proponer a los que son un poco más mayores.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo