El reto de la Ballena Rosa

1

Cuando creíamos haberlo visto todo, que nada de lo que se difundiese a través de las redes sociales podría sorprendernos, que ninguna nueva moda podría causarnos estupor, el reto de “La Ballena Azul” volvió a dejarnos perplejos. Los medios de comunicación nos hablaban de un “juego” autodestructivo que había inducido al suicidio a varios jóvenes en Brasil -su país de origen- y Rusia. Aunque la relación de estas muertes con las funestas pruebas que se proponían no quedó del todo constatada, sí es cierto que puso de nuevo el acento sobre la facilidad con la que todo tipo de actitudes y actividades negativas -contenido macabro, difamaciones, noticias falsas…- anidan en la red y se esparcen como la pólvora a través de las redes sociales.

ballena rosa

Pero ¡oye! que ni las redes sociales son el mal personificado ni los jóvenes del siglo XXI los completos descerebrados en los que muchos se empeñan en convertirlos. Son maleables -en mayor o menor medida-, como todos lo fuimos en esa etapa de “jovenes adultos” con el carácter en formación, desubicados permanentemente, buscando su lugar en el mundo. Y por eso mismo son los estímulos que reciben los que acaban condicionando su conducta. De la idoneidad de ellos acabará dependiendo el resultado final.

El antídoto a “La ballena Azul” no tardó en surgir. Lo hizo también en Brasil con el propósito de fomentar actitudes más constructivas y positivas entre el colectivo más joven. Si no podemos evitar que los chicos expongan sus vidas en las redes sin apenas filtro, hagamos al menos que exhiban su cara más amable, afectiva y solidaria. ¿Quieres conocer en qué consiste la “Ballena Rosa”?

¿Qué es la “Ballena Rosa”?

Como la versión original, la “Ballena Rosa” también se basa en retos, concretamente 51 pruebas que los participantes tienen que acometer y de las que deben dar cuenta a través de las redes sociales con el hashtag #ballenarosada. Siguiendo los paralelismos con el macabro juego original, los jugadores pueden nominar o invitar a amigos a que se sumen a sus retos. El esquema es muy similar, pero el planteamiento diametralmente opuesto. De lo que se trata en este caso es de exaltar los valores positivos que rodean nuestra vida. El amor, la amistad, la solidaridad… de ahí que buena parte de sus retos vayan orientados, precisamente, a ello. El amor hacia los demás, pero también hacia uno mismo. De hecho, muchas de las acciones van encaminadas hacia mejorar el autoestima y la percepción que los jóvenes tienen de sí mismos y de su papel en el conjunto de la sociedad como una forma de apartarlos del círculo derrotista en el que muchas veces viven su adolescencia y que acaba consumiendo buena parte de sus energías.

ballena rosa

¿En qué consisten sus retos?

Los desafíos diarios que nos propone la “Ballena Rosa” son realmente variados pero en todos los casos eminentemente positivos. Escribir con un rotulador en la piel de alguien lo mucho que lo amas es la primera proposición y dibujarte una ballena rosa con una palabra motivadora en el cuerpo la segunda. A partir de ahí, los participantes comienzan un recorrido destinado a mostrar su amor hacia los amigos y reforzando también el suyo propio. Deben animarse -“Ve al espejo más cercano y anímate a ti mismo durante cinco minutos”, “Publica una foto de ti mismo con la frase Soy hermosa/o”, “Enumera tus cualidades”-, socializarse -“Habla con alguien con quien no hables mucho”, “Haz algo generoso: haz reír a una persona”, “Llama a tus abuelos”, “Comparte con tus amigos una playlist que te haga sentir bien”-, ser solidarios -“Dona algo que ya no uses”, “Halaga a alguien que sufra acoso escolar”-, educados -“Da los buenos días, gracias y se amable”-, ayudar a los demás -“Deja frases motivadoras por el mundo”-, mejorar la actitud -“Pasa un día sin usar palabras negativas”-…

ballena rosa

Y, así, del 1 al 50 para, en el 51 redondear la iniciativa con una tarea clara: “Salva la vida a alguien”. En sentido literal o figurado, pero los participantes deben esmerarse en hacer algo por alguien lo suficientemente importante para que pueda cambiar el rumbo de su vida o mejorarla de forma significativa.

¿Dónde puedes encontrarlo?

Los 51 retos originales de la “Ballena Rosa” fueron publicados en su web -que podéis encontrar en tres idiomas, incluido el español-, en donde también se recogen fotos de los “cachorros”, como denominan a los participantes en la propuesta. Pero el desafío se ha expandido a través de las redes sociales y en su Facebook oficial las pruebas siguen creciendo en número y se elevan ya a 78 -“Aprende algo nuevo con un tutorial de internet”, “Describe la felicidad”…-

Sus más de trescientos mil seguidores en Facebook dan buena cuenta del interés que ha despertado y de cómo las redes sociales la han hecho fuerte. Además de a través de estas y de su página web, los creadores de la “Ballena Rosa” han desarrollado una aplicación para dispositivos móviles, valida tanto para Android como para iOS y totalmente gratuita.

ballena rosa
El Heraldo

La Ballena Rosa y nuestros hijos

Los niños no han vivido ajenos al revuelo generado en torno a la “Ballena Azul”, por lo que poder ofrecerles otra alternativa con un mensaje mucho más positivo y que se desarrolla en ese medio digital que tanto los apasiona resulta una buena enseñanza. Muchos serán demasiado pequeños para cumplir los cincuenta retos, publicarlos en redes o seguir las propuestas de forma regular. Sin embargo, con un poco de supervisión, los desafíos son un pretexto inmejorable para trabajar muchos aspectos y conductas positivas. ¿Te animarías a seguirlos con ellos?

Comparte
Artículo anteriorCómo actuar en caso de emergencia: primeros auxilios para niños
Artículo siguienteGLOW, la lucha libre femenina en Netflix

Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.

1 COMENTARIO

  1. Me parece un reto genial, ojalá se extendiera más… En casa mis hijos todavía son pequeños y muy ajenos a este tipo de cosas, pero me parece una gran alternativa para proponer a los que son un poco más mayores.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre