miércoles, mayo 18, 2022
InicioLifeStyleViajar con amigas mejora la salud... y si eres madre ¡ni te...

Viajar con amigas mejora la salud… y si eres madre ¡ni te cuento!

Al parecer, un estudio avalado por la Universidad Estatal de Michigan asegura que viajar con amigas mejora notablemente la salud. La verdad es que no necesito yo la opinión científica de ningún experto que refuerce algo que ya os digo que es verdad verdadera solo apoyándome en mi propia experiencia y, seguramente, muchas de vosotras podríais aportar testimonios que me den la razón. Porque sí, la amigas nos dan la vida y hacer planes con ellas son, sin duda, una de las cosas más placenteras de la vida.

Foto: Pixabay

Ya lo cantaban los payasos de la tele, viajar es, en sí mismo, un placer, pero cuando encima puedes hacerlo con personas con las que tienes una afinidad máxima, de esas que te conocen casi mejor que tú misma o, cuando menos, con las que te sientes realmente cómoda, la experiencia es todavía más satisfactoria.

Desde que reservas en el calendario unos días para ti, desde que los rodeas con un rotulador de color rojo, tu cabeza se instala en un estado placentero, de expectación máxima, que te hará ver la vida de otra manera. Romper la rutina es lo mejor para mitigar el estrés para cualquier persona normal. Si encima eres madre, ni te cuento el efecto balsámico que puede llegar a tener en tu día a día el mero recuerdo de que “¡¡¡¡¡EN 10 DÍAS ME VOY DE VACACIONES!!!!!” -léase aquí con voz histérica y añádasele un “y ahí os quedáis, porque me voy a ir sin mirar atrás y no pienso acordarme de ninguno de vosotros ni un minuto” algo que, aunque no lleguemos a verbalizar para no ser políticamente incorrectas, está ahí-.

Por eso no importa que cuadrar fechas haya sido lo más parecido a hacer encaje de bolillos, ni que hayas tenido que sobornar a tu Paco con “sexo tántrico” para convencerlo de que no estás huyendo, sino reclamando un poquito de espacio para ti; ni que toda esa intendencia doméstica que has desplegado en los días previos te haya costado horas de sueño y años de vida; ni que los carca-abuelos te miren con resquemor -“eso en mis tiempos no pasaba, si quería viajar, yo iba con mi marido ¿qué se os pierde a vosotras por ahí solas?”-; ni que convencer a tus hijos de que ha sido el médico el que te ha recomendado viajar sola compense todas las mentiras no-piadosas que te van a tratar de colar durante la adolescencia…

En serio, todo eso y cualquier cosa peor que se te ocurra queda absolutamente compensado por los beneficios que para tu salud mental y física tendrá una escapadita de estas características.

Como decíamos antes, la clave es, sin duda, romper con la rutina en todos los aspectos: cambias de escenario, pero también de compañía. Los problemas y obligaciones del día a día quedan en un segundo plano. Ni trabajo, ni niños, ni tareas domésticas, las vacaciones te permiten desconectar de todo y focalizar tu cerebro en otros menesteres o, sencillamente, en ningún menester. Porque tampoco se trata de cambiar el estrés diario por el estrés de un viaje milimetrado en tiempo, hora y forma. No, aquí de lo que se trata es de dejarse fluir.

Una de las grandes cuentas pendientes que tenemos muchas mujeres con nosotros mismas, más cuando somos madres, es concedernos tiempo. Pero tiempo de calidad. Reservar un espacio para nosotros mismas. Irse de vacaciones con amigas, cuando al fin consigues encajarlas en la apretada agenda, te permite saldar radicalmente esa deuda. Un par de días fuera, siendo el centro de tu propio universo, te permite regresar con las pilas cargadas al máximo. Reencontrarte contigo misma como persona y recuperar la sintonía con el universo… al menos mientras te dure el efecto.

Precisamente porque siempre vamos a cien, quedar con las amigas no es fácil en tu día a día. Si no es por unas, será por otras, pero hacer planes es complicado. Por eso, cuando todo cuadra y podéis coger la maleta sin mirar atrás, os estáis dando también la oportunidad de poneros al día en vuestra relación. Tiempo de calidad para charlar, para divertirse, para disfrutar de la vida. Una oreja amiga a la que contarle las penas y las alegrías es el mejor regalo que nos puede dar la vida. ¿O acaso nunca os ha pasado que los problemas no parecen tan graves después de verbalizarlos y de que alguien en quien confiamos nos aporte otro punto de vista?

Además, ni que decir tiene que el mero hecho de compartir la experiencia del propio viaje tanto en su preparación como en su “ejecución” alimenta cualquier amistad, estrecha los vínculos y crea recuerdos inolvidables.

No me digáis que, a estas alturas, no estáis ya tentadas de levantar el teléfono, marcar unos cuantos números y buscar destino. ¿Pues a qué esperáis? ¡ADELANTE!

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Nuria on