domingo, mayo 15, 2022
InicioLifeStyleBatch cooking, la tendencia que arrasa en redes

Batch cooking, la tendencia que arrasa en redes

Si sois de los que dedicáis parte de vuestros tiempo libre a trastear en la cocina preparando tuppers y comidas para toda la semana, que sepáis que ya habéis dado vuestros primeros pasos en el batch cooking, una tendencia que arrasa en redes sociales y círculos de alimentación sana y que no es más que lo que nosotros hacemos habitualmente con un poco más de organización, mucho “bonitismo” y afán por mejorar nuestros hábitos alimentarios.

batch cooking

Cuando hace unos meses os hablamos de cómo preparar un menú semanal ya quedó claro que la previsión y organización son la clave para facilitar la tarea diaria de planificar comidas y cenas y, sobre todo, son una buena manera de alimentarnos mejor, pues sin las dosis de improvisación que nos acompañan muchas veces cuando nos ponemos delante de los fogones evitaremos acabar comiendo lo primero y poco saludable que cae en nuestras manos.

No os voy a decir que me vaya a hacer vegetariana, ni que me vaya a convertir en una fanática en la guerra contra la comida ultraprocesada, pero sí es cierto que últimamente tomo más conciencia de lo que como. Y no solo por intentar no coger/deshacerme de esos kilos extras que me tienen tanto cariño, sino por el mero hecho de alimentarme mejor. Poco a poco mi instagram se ha ido llenando de cuentas relacionadas con un estilo de vida más sano y fue así como di con Being Biotiful, el blog de Chloé Sucrée, una auténtica gurú en esto del batch cooking.

Una publicación compartida de Chloé Sucrée (@beingbiotiful) el

Aunque buena parte de cómo lleva ella a la práctica esta idea está recogida en su Biotiful Plan, una suscripción mensual a un programa de organización, planificación y cocina saludable, los principios del batch cooking están al alcance de cualquiera y pasan por dedicar unas horas en un día concreto de la semana a preparar gran cantidad y variedad de alimentos que se conserven con facilidad -en la nevera o congelados- y que serán la base de nuestros platos durante el resto de la semana.

Con ello conseguimos:

Optimizar el tiempo: Es cierto que tenemos que pasar varias horas del tirón en la cocina pero, aprovechando sinergias podemos abarcar una mayor número de preparaciones. No tienen por qué ser platos concretos. Puede tratarse de alimentos simples -garbanzos o huevos cocidos, algún cereal o grano, verduras asadas…- con los que “construir” después nuestros platos en un santiamén. Lo cual, por ejemplo para las cenas, cuando estamos ya cansadas después de una larga jornada y andamos escasas de tiempo y fuerzas, se agradece considerablemente.

Ahorramos dinero y evitamos tirar comida: Porque como planificamos por adelantado el menú no compramos nada que no vayamos a utilizar. Además, podemos optar por productos de temporada y amoldarnos a un presupuesto cerrado.

Planificar menús saludables y variados: Ya lo decíamos antes, la improvisación y falta de tiempo está, en muchas ocasiones, en la base de una mala alimentación. Si planificamos con antelación los menús no solo somos más conscientes la calidad nutricional de lo que vamos a comer, sino que podemos decantarnos por opciones más equilibradas. Aunque utilicemos el mismo alimentos base un par de veces por semana -arroz, por ejemplo, que habremos cocido en grandes cantidades-, combinarlo de forma original y distinta hará nuestra alimentación mucho más atractiva.

Una publicación compartida de PAOLA DE LA COCINA SANA (@paola_cocinasana) el

Esto de la “cocina en serie”, además, te permite abrir la mente a nuevos alimentos y preparaciones sin caer en los convencionalismos a los que a veces las prisas nos abocan. Os aseguro que cuentas como la de Paola Cocina Sana, son un auténtico deleite. Me alimento solo de verlas y, sobre todo, me generan gran inquietud por aventurarme a probar alimentos -sobre todo verduras, para qué nos vamos a engañar- que en mi vida pensé.

Es verdad que, siendo realistas, o tenemos mucho tiempo o somos unos linces de la planificación, o resulta complicado alimentarnos -y alimentar a nuestra familia- con esas exquisiteces, pero aunque sea para coger ideas, podéis consultar algunos de los platos que aparecen en estas webs. Estos de Chloé Sucreé, por ejemplo, son de morirse.

Una publicación compartida de Chloé Sucrée (@beingbiotiful) el


¿Pero, cuáles son las reglas de oro para iniciarse en esto del batch cooking?

  1. Planifica tu menú: Es fundamental. Si hacerlo para una semana te parece un reto muy ambicioso, plantéatelo para tres o cuatro días. O mejor aún, céntrate solo en las comidas o en las cenas.
  2. Haz una lista antes de ir a comprar. Esto es indispensable para el batch cooking y, en general, para la felicidad de nuestra economía e intendencia familiar.
  3. Ingredientes básicos. Poco a poco irás comprobando cuáles son los ingredientes que mejor se adaptan a tus gustos y organización. Seguro que a poco que profudices verás como en tu despensa estará bien provista de ellos.
  4. Ten cuidado con la conservación. Es fundamental tener claro qué puedes conservar y cómo hacerlo. Entérate qué puedes mantener varios días en frío y qué debes congelar. Comprobarás que hay pocss cosas que no congelen bien. Tanto para lo primero como para lo segundo asegúrate de tener buenos recipientes herméticos y apropiados para el uso que les vas a dar. Además, organiza tanto tu nevera como el congelador para darle prioridad a las preparaciones que lleven más tiempo cocinadas. 
  5. Experimenta con las raciones y cantidades. Quizás tú seas de las que que tienes más que tomada la medida de lo que come tu familia y seas capaz de calcular cuánto cocinar según las raciones que necesites. Pero, si no, no te preocupes, porque con un poco de práctica acabarás calculando a la perfección. Es más, piensa que, según combinemos los alimentos y las cantidades así necesitarás más o menos. Y recuerda que en esto del batch cooking, el divide y vencerás es un catón. Dobla las raciones y divide para más de una ocasión.
  6. Aprovecha tiempos de cocción y horno. Esa es una de las claves de meterte en la cocina durante varias horas, que te permite aprovechar sinergias y tiempos de cocción o en el horno para ponerte con otra cosa y no tener periodos muertos.
  7. Amplía tu recetario. No sé vosotras, pero yo en la cocina, al final, soy de experimentar poco. Salvo que vea alguna receta que me entre por el ojo, al final siempre acabo haciendo los mismos platos, así que manejo un recetario muy limitado. Sin embargo, he de reconocer que desde que me muevo por este tipo de páginas, estoy descubriendo nuevos alimentos, combinaciones y usos muy atractivos. Así que a largo plazo tu recetario se irá ampliando en ingredientes o dándole usos innovadores. Abre tu mente para enriquecer tus platos con toppins de quinoa, arroz, lentejas, garbanzos…; arriésgate con hamburguesas veganas; experimenta con todo tipo de cremas, humus o aliños; reenamórate de sopas y potajes; y, por supuesto, no renuncies a darte de vez en cuando un capricho dulce.
Artículo anteriorLIBROS: La magia de ser Sofía
Artículo siguienteEste verano me pido…
María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.