jueves, enero 20, 2022
InicioMujer ActualLa brutal sensación de estar viva

La brutal sensación de estar viva

Me pasa desde que era pequeña. Tirando de memoria, recuerdo haber tenido «esa sensación» ya desde los cinco o seis años. Podía estar haciendo cualquier cosa: jugando con mis muñecas, viendo la tele, contando los azulejos en el baño… Y de repente, pensaba: ¡estoy viva, soy una persona, soy yo, una niña! Y me quedaba maravillada mirándome las manos, moviendo las piernas, alucinando con la conexión cuerpo-mente. Era una sensación increíble. Jodorowsky la definiría como psicomágica. Yo simplemente la describiría como reveladora.

brutal-sensacion-viva-01

Con los años esa sensación ha cambiado. Ya no se centra tanto en lo extraño de la conexión cuerpo-mente, entre otras cosas, porque más o menos -a pesar de ser de letras- he conseguido asimilar el funcionamiento de las neuronas, la médula espinal y el sistema nervioso.

Sin embargo, me sigue ocurriendo. De pronto, así en cualquier contexto, me ataca una profunda sensación de éxtasis, de algarabía por el simple hecho de estar viva y sana. Noto como si una energía se expandiera por todo mi cuerpo revitalizando cada una de mis células y una sonrisa enorme se dibuja en mi cara.

He estado brujuleando por internet y no he encontrado gran cosa. Quiero decir: lo mío no es un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) -de momento- ni forma parte de un ritual de invocación a la buena suerte. Tampoco es una paranoia ni algo propio de una infantiloide metida a mujer por imperativo de la naturaleza.

Yo lo resumiría como unas ganas enormes de vivir mezcladas con un enorme agradecimiento a la vida por el mero hecho (que no he hecho mero) de estar viva. De verdad que es un placer en sí mismo.

sensacion-estar-vida-02

Yo que soy de natural positiva, tiendo a compararme con los que nacieron más abajo y lo tienen todo más negro. O con las personas que sin irme tan lejos no están enfermos, sino que son enfermos, viven enfermos, o sufren la enfermedad de un ser querido bañado con la desesperanza. Así que me vengo arriba porque poder mover todo el cuerpo es un milagro. Porque tener fuerza para levantarme de la cama, qué digo, ¡tener una cama! es un milagro. Y es que si lo piensas detenidamente, estar triste, así como modo de vida, parece un derroche de suerte inaceptable y una ofensa para los que sufren, no ya calamidades puntuales, sino una vida calamitosa.

Hasta hace unas semanas me creía una tía con suerte. Ya sabes, esas verdades tautológicas que te has repetido toda la vida y que conforman tu mapa mental del lugar que ocupas en el mundo.

De repente, en una conversación con una gran amiga, llegó la frase: “no te equivoques, tú no has tenido una vida nada fácil”. Cuando me recuperé de semejante conclusión, le pedí que desarrollara esa idea y entonces, me di cuenta de que tenía razón. Tampoco me voy a hacer aquí la diosa de resiliencia pero es verdad que cuando pongo los aconteceres de mi vida uno tras otro, me doy cuenta de que hay más subidas y bajadas (sobre todo bajadas), más curvas y repechos que llanuras. Más que en la “media” de los caminos de las personas de mi entorno cercano.

Sin embargo, mucha gente dice que me recuerdan siempre con una sonrisa, que me visualizan así. Otros que soy una de las personas más sonrientes que han visto en la vida.

¿Y cómo se conjuga lo de los repechos y las curvas vitales con este espíritu alegre y -un poco alocado- que me caracteriza?

Pues ahora es cuando te vas a reír de mí sin contemplaciones, y vas a decir que me mire lo de la paranoia y las flipialucinaciones, pero, de verdad, creo a pies juntillas que mis sensaciones sobre el éxtasis de estar viva tienen mucho que ver con mi optimismo intrínseco.

sensacion-estar-vida-03

Tiene que ver con entender que la vida es un milagro en equilibrio, con dirigir la mirada al mundo con humildad, con valorar nuestros cuerpos como unas máquinas casi perfectas para darnos alas, regodearnos en nuestra capacidad de comprender a los demás, amarlos, escucharlos y conectar como seres sociales que somos. Para mí la máxima de Buda es la máxima de la vida:

Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. Si se habla o actúa con dolor, te sigue el dolor. Si lo haces con un pensamiento puro, la felicidad te sigue como una sombra que nunca te abandona”.

¿Significa esto que nunca estoy triste? ¿Que nunca lloro? Claro que no. Claro que los golpes me duelen y a veces me cuesta levantarme de la cama. Pero sí es verdad que, sin miedo a caer en el simplismo de elmundoesmaravilloso y sonríeatodashoras, me gusta ver, como en La Vida de Brian, el lado brillante.

Escucharnos, disfrutar de cada momento, atrevernos a vivir aunque nos equivoquemos, reconstruirnos tras la maternidad, reinventarnos a los 30, a los 40, a los 50… No dejar de sonreír, aunque sea como ejercicio antes de dormir.

Y es que somos una insignificante mota de polvo en el universo. Si tenemos salud, si los nuestros la tienen, ¿qué más se puede pedir en este caos cósmico, en nuestra ínfima importancia, en nuestro aleatorio paso por el mundanal ruido?

No respondas ni empieces a compararte con Jennifer López. Simplemente cierra los ojos y concéntrate en los sonidos de tu cuerpo. Mira tus manos, mueve los dedos. Eres tú. Es tu oportunidad. No hay otra.

Percibe la brutal sensación de estar viva.

RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. Quizás sea porque yo también soy de naturaleza positiva pero también me pasa y sobretodo cuando era pequeña me pasaba muchísimo!! yo pensaba…madre mía! soy una persona que piensa que está viva y que tiene sentimientos en este inmenso universo!!
    Somos dos casos…esto no da para experimento de ciencia ¿no? jaja

    • Jajaja, pues sí. Van a tener que hacer un estudio con nosotras, porque la sensación psicomágica que describimos es increíble, brutal. Una especie de éxtasis, de ensimismamiento vital, jajaja.
      En fin. Voy a callarme antes de que me llevan en una camisa de fuerza. Para experimentar, digo
      Abrazote

  2. Somos más!
    Yo tembién he tenido esa sensación de plenitud, aunque en mi caso lo llamo más equilibrio, no es que quiera que todo sea perfecto, sino que pueda balancear las cosas buenas y las malas de la vida, disfrutar de unas y aceptar las otras.
    Incluso le puse un nombre, por un cuadro de Hopper que me encanta, el efecto Sunlight in a Cafetería. Siempre entra el sol por alguna ventana y lo ilumina todo.

    • Me encanta el cuadro de Hopper al que aludes, no lo conocía!! Y sobre todo me encanta saberme menos sola con mis rarezas. Me estáis dando alas para que un día os hable de mis momentos madretierra, jaja.
      Un abrazo enorme Gemma! Muak

  3. Bueno, lo mío es parecido pero no lo mismo. Desde pequeña hay momentos en que es como si me «viera» a mí misma y la cámara se fuera alejando. Vamos, que dejo de ocupar toda la pantalla de mi mente y veo que no soy más de una entre millones y millones de personas que habitan en la Tierra, que no es más que un pequeño punto en la inmensidad del universo. Y si yo soy tan pequeña, mis preocupaciones lo son más. No es infalible ni funciona siempre pero ayuda a relativizar.
    También pienso que somos (yo y cada persona) un milagro. Con la de guerras y penurias que ha pasado la humanidad, que todos mis antepasados sobrevivieran suficiente tiempo como para hacer que yo llegara a nacer es un milagro digno de ser celebrado. No sé si se entiende, mi tatatatatatatatatatataratataatatatataraetc debió ser una superviviente de alguna peste negra, o por lo menos vivió lo suficiente como para ser adulta y engendrar a sus hijos. Y sus hijos sobrevivieron lo suficiente como para engendrar a los suyos. Y así hasta llegar hasta mí. Un milagro, ¿vedad?

    • Ay, qué bien describes esa concatenación de pensamientos que me han llevado tantas veces a vislumbrar el milagro en equilibrio que somos, dando vueltas en el universo. Y claro que sirve este sistema para relativizar nuestros problemas. Hay que ponerlo todo en perspectiva. Todo.
      Qué bien me sienta leeros.
      Un abrazo

  4. Me encanta empezar un lunes con una lectura como esta y con la idea de Gemma «siempre entra la luz por alguna ventana»
    Me desconcierta saber que no has hecho mero pero me encanta la sensación no sólo de sentirme viva sino también de que a veces las ideas se entrecruzan y entre la rutina, el absurdo le pone sabrocillo al asunto.
    Me sorprende que esta sensación tenga nombre y nos sea común aunque bueno.. pensándolo bien, no.. tampoco me sorprende tanto que nos sea común.
    Me consuela saber que de las subidas y las bajas siempre se aprende y se sacan conclusiones y se decide cómo se va una a enfrentar a lo que venga..
    Y me gusta.. me gusta sentirme de vez en cuando brutalmente viva

    PD.- ¿Te dije que se te echó brutalmente de menos? Bueno, pues eso..

  5. Brutal, querida. Qué texto cargado de madurez, razón y optimismo. Perfecto para un lunes.
    Que sepas que me he mirado las manos 😉
    Reconozco que hay días en los que me acuesto pensando que no he sonreído suficiente, que mi cara ha arrastrado mal gesto en demasiados momentos del día. Y lo peor es que sin razón normalmente. Por suerte no me ocurre mucho.
    Es tan importante sentirte viva…
    Un besazo

    • Es la primera vez que leo sobre esa sensacion, que tambien yo experimentaba de pequeña! Para mi tambien era brutal y a veces pensaba que si seguia concentrandome en ella terminaria por separar la mente del cuerpo. No hay un nombre cientifico para ello? Y casualidad, no se, tambien soy muy positiva, y pienso que los baches que he pasado en la vida han servido para llegar hasta donde estoy ahora y ser quien soy. Siempre agradezco que los mios y yo tengamos salud y que lo demas se puede superar. No soporto a la gente ceniza que teniendolo «todo» siempre tienen un problema para cada solucion, se estan perdiendo la vida, el ya y el ahora, en sus lamentos. Gracias Vero porque ha sido revelador!

  6. me encantó.!!!!..Ser positiva, sonreir al día más gris, construir soluciones en vez de lamentos y andar por la vida con una sonrisa a cuesta es mi mayor felicidad !!!no importa el cansancio, el cuerpo dolorido o el reloj apurando el día.
    Vale la predisposición, vale las fuerzas, la esperanza , la fé y la alegria de celebrar la vida.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
laura on