Cinco cosas que aprendí de ALF

6

ALF

¿Recuerdas a Alf? Si eres muy joven es probable que no sepas de qué estoy hablando, pero si ya pasas de los treinta seguro que sí recuerdas a ese extraterrestre peludo que estrelló su nave en el garaje de una familia normal estadounidense y se quedó a vivir con ellos como un miembro más de la familia.

Este 2016 la mítica serie cumplirá treinta años (treinta sí, has leído bien… nos hacemos mayores amiga) así que he querido hacerle mi propio homenaje porque fue una serie que me encantaba entonces y me sigue gustando mucho cuando alguna vez recuerdo algún capítulo.

Como te comentaba Alf era un extraterrestre peludo, con un hocico lleno de curvas y lunares, que sólo tenía interés en comer (algo comprensible porque tenía ocho estómagos) y en ver la televisión. Pensaba que era el último superviviente de su planeta ya que explotó, así que al estrellar su nave en el garaje de los Tanner, una familia acomodada, encontró un nuevo hogar y una familia con la que compartir sus días.

Vivía encerrado en la casa porque su familia pensaba que su vida correría peligro si alguien se enteraba de su existencia, así que tenía mucho tiempo libre, mucha imaginación y nada de miedo. Así que constantemente la liaba parda ¡y a mí me encantaba!

Así que hoy te voy a explicar algunas cosas que aprendí de Alf, a ver si te gustan:

Uno puede divertirse en cualquier situación

Para mi es el resiliente por excelencia porque se supone que es el último de su especie, su nave se estrella en un planeta desconocido, tiene que vivir oculto en su casa porque si alguien lo ve su vida corre peligro y, sin embargo, es capaz de dar la vuelta a la situación y se divierte con cualquier tontería.

De hecho inventaba planes divertidos constantemente y siempre mantenía su sentido de la positividad y buen humor.

La familia siempre es lo primero

A pesar de echar mucho de menos a sus amigos y a su planeta, Alf entiende que su familia en la tierra siempre será su familia verdadera y los quiere muchísimo. Por muchas vueltas que de la vida, la familia siempre es lo primero porque es el pilar en el que nos apoyamos.

¿Qué puedo decir? no puedo estar más de acuerdo con Alf porque para mí, mi familia es lo más importante sin ninguna duda e intento demostrarlo todos los días, así que el bicho peludo y yo nos parecemos bastante, je je

Las cucarachas son malas

Alf está totalmente de acuerdo conmigo, las cucarachas son lo peor y aunque no lo creas podrían comerte y decidir dominar el mundo (vale, quizás estoy exagerando, pero no necesito a las cucarachas para vivir).

Los gatos son fantásticos

La comida favorita de Alf eran los gatos así que nuestro gusto por los felinos no es exactamente igual como podrás comprender, pero ambos compartimos fascinación por ellos.

El pobre sufría bastante porque su querida familia humana tenía un gato como mascota y, por supuesto, no le dejaban que lo devorara.

En mi casa Alf también habría tenido que aguantar su hambre de gatos porque mis dos queridos gaturrios (como yo les llamo) son muy importantes para mí, así que hubiera sufrido un poco, je je.

Bailar es divertido e irresistible

La música nos acompaña toda nuestra vida y el baile hace que los días sean más alegres, que los problemas parezcan más pequeños y además nos ayuda a ponernos en forma ¿puede haber algo mejor?

A veces se me olvida lo que me gusta bailar y reconozco que paso temporadas largas sin moverme al ritmo de la música, pero normalmente alguna de mis hijas me lo recuerda y me encanta que lo haga porque bailar es uno de los remedios que elimina todos los males ¿verdad?

Cuéntame ¿te gustaba Alf? ¿lo conocías? ¿qué más te enseñó a ti?

Imagen gracias a Guioteca

Comparte
Artículo anteriorTenemos una cita: #ElVermmut
Artículo siguienteLo peor de viajar en tren

Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna.
Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de “otras cosas” que también me interesan ;)

6 COMENTARIOS

  1. Pilaaaar… a mí lo que me encanta es la lectura que haces tú de las cosas!!
    Has hecho brillar a Alf arrojando sobre él una luz maravillosa. Que es tuya. Cualquier día escribo yo un post “Cinco (o siete) cosas que aprendí de Pilar Martínez” 😀

  2. A mi me ”salvó la vida” el capítulo de navidad. Estaba delirando con fiebre a causa de una neumonía cuando tenía 5 años. Justo para la Noche Buena, y mis padres prendieron la televisón y ahí estaba Alf ayudando a nacer a Alfina dentro de un elevador, mi mamá dice que cuando oí a la bebé llorar me desperté.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre