martes, octubre 26, 2021
InicioLifeStyleCohousing, o cómo envejecer entre amigos

Cohousing, o cómo envejecer entre amigos

Compartir piso con nuestros amigos fue un anhelo que la mayoría tuvimos de niños y adolescentes. Con el tiempo, y después de que muchos tuviésemos que hacerlo por obligación o devoción en alguna etapa de nuestra juventud, descubrimos que eso de cohabitar con los «colegas» no era en ocasiones la panacea que pensábamos. Sin embargo, ya de adultos, con nuestras vidas y pensamientos más o menos en orden, la idea de envejecer al lado de esos amigos de verdad, de esas personas que hemos elegido y con los que sentimos tanta afinidad, vuelve a resultar ciertamente atractiva. ¿Y si no fuese del todo descabellado? Te presentamos el cohousing, la tendencia que cobra fuerza en Europa y Estados Unidos.

cohousing

En los países nórdicos, durante los años setenta, algunas jóvenes familias conformaron pequeñas comunidades con el objetivo de gestionar de una forma armónica en su seno las necesidades generadas por un modelo de vida en el que el trabajo, la familia, el ocio y las aspiraciones económicas colisionaban por momentos. A diferencia de las «comunas» tan extendidas en aquellos tiempos, estas familias mantenían un alto grado de independencia, con una economía propia y una vivienda privada; pero era capaces de satisfacer de forma colaborativa otras demandas de tipo doméstico, del cuidado y educación de los hijos…

Cuando estos pioneros comenzaron a envejecer encontraron que, si bien el sistema funcionaba, sus necesidades vitales habían mudado y comenzaron a adaptar los servicios a las demandas propias de la nueva etapa de su vida. Estamos ante el germen del cohousing, comunidades colaborativas en las que envejecer rodeado de iguales.

El aumento de la esperanza de vida ha convertido a la población «senior» en uno de los colectivos más amplios y con peso dentro de la sociedad. Sin embargo, el modelo de vida actual, también ha hecho de la soledad y de la falta de asistencia y seguimiento de los ancianos uno de los grandes males de este arranque de siglo XXI. Con tal perspectiva, la posibilidad de pasar esta etapa de la vida acompañada de tu pareja -de tenerla-, en el seno de una comunidad con la que se comparte afinidades, necesidades y demandas, pero sin perder independencia gana enteros como una buena opción de futuro.

cohousing

Siendo sinceros, y por muy buenos servicios que ofrezcan la mayoría, casi ninguno nos vemos en el futuro viviendo en una residencia de ancianos, sobre todo si física y mentalmente nos encontramos bien. Sin embargo, pensar en hacerlo en una comunidad rodeados de amigos resulta mucho más atractivo. Y es que muchos llegan al cohousing pensando en no ser una «carga» para sus hijos o para evitar la soledad, pero pronto se dan cuenta de que los beneficios van mucho más allá.

El cohousing se basa en una solución habitacional -ya sean casas colaborativas, urbanizaciones, pequeñas comunidades, aldeas…- en las que cada unidad familiar mantiene su espacio privado -vivienda individual y economía propia-, pero en la que las personas comparten servicios y espacios comunes, actividades de ocio y recreativas, servicios de comedor, lavandería, limpieza, asistencia sanitaria…

Muchas de estas comunidades tienen su origen, precisamente, en grupos de amigos que después de toda una vida juntos deciden ir un paso más allá y compartir y apoyarse en sus últimos años de vida. Que se trate de personas que se conocen previamente, que probablemente compartan afinidades, gustos y, seguramente, también afectos, lo hará todo más sencillos.

Muchos de estos proyectos nacen de la nada y sus protagonistas se implican incluso en su construcción, tomando partido de hasta el más mínimo de los detalles. Son modelos arquitectónicos específicos adaptados a las necesidades propias de sus inquilinos y que prestan especial atención a aspectos como la accesibilidad o la salud. Además, se desarrollan tanto en entornos urbanos como rurales, en función de los gustos de sus impulsores. A partir de ahí, la comunidad puede incluso ampliar su población más allá del grupo original. De hecho, la mayor parte de ellos se constituyen como cooperativas y cuando uno de sus miembros fallece, son sus herederos los que tienen el derecho sobre su propiedad. De no ejercerlo, la propia cooperativa gestiona una lista de candidatos.

Uno de los grandes beneficios, además de aprovechar servicios y sinergias, radica en el empoderamiento que sus miembros experimentan al estar directamente implicados en la toma de decisiones. Llegados a cierta edad, nuestros mayores se sienten arrinconados, menos dueños de sus vidas, incapacitados para tomar según qué decisiones. Después de una vida plena y activa, para muchos resulta un trauma que el fin de su etapa laboral suponga también una merma de parte de su actividad social e intelectural. En los proyectos de cohousing, por el contrario, todos los miembros participan activamente de las decisiones y el rumbo que sigue la comunidad promoviendo un envejecimiento rico y activo.

Aquí te dejo un mapa de algunos de los proyectos diseminados por España. Quizás alguno te pille cerca y, si no, siempre puedes hablarlo con tus amigos y emprender uno nuevo…

Fotos: Shutterstock

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Excelente articulo, el compartir el resto que nos queda de vida con aquellos con los que hemos transitado nuestro camino.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease