martes, mayo 17, 2022
InicioMujer ActualLa vieja que quiero ser

La vieja que quiero ser

Con todos mis respetos y desde el cariño, cuando digo vieja me refiero a señora mayor, muy mayor y que lo aparenta. Y está encantada de serlo, ¡yeeeahhh! Me pasa muchas veces, cuando voy por la calle y me cruzo con una señora de estas, que me gusta por su forma de vestir, de caminar, de hacer algo concreto… Entonce pienso: esta es la vieja que quiero ser. 

La vieja del gimnasio y la bicicleta

vieja bicicleta 2

En el puesto número 4 está la vieja del gimnasio. ¡Waaaalaaaaa! Está en plena forma, tiene tiempo para ir por la mañana y si quiere repetir por la tarde y encima sabe coger el punto al tema deporte, para no pasarse ni tener lesiones. Le da igual ponerse unas mallas u otras, que la camiseta sea de la que regalaban en la última andada que fué o una que le dejó su hija porque “se le ha quedado grande”. Practica deportes de interior, pero en cuanto puede, se recorre el país en bicicleta o sube andando a no sé que montaña. ¿Deportes de riesgo? Sí hombre, que será vieja, pero no está loca. Eso lo deja para quién quiera sensaciones fuertes. Ella las vivió hace tiempo.

La vieja que se siempre lleva sombreros

vieja sombreros 2

En el puesto número 3 está la vieja de los sombreros. La veo y pienso ¿por qué no usaré yo sombrero a todas horas, con lo bien que le quedan/quedan/me quedan? “Esa vieja atesora una colección que casi alcanza a la de la Reina Madre“, pienso para mí, muriendo de envidia sana. Los combina bien, sin ser estridente ni pecar de modosita. Ella ya no necesita ser discreta, aunque no quiere verse ridícula. Y cuando le place, se pone uno de esos enormes, o con muchos adornos o rojo pasión, porque a su edad, todo vale.

La vieja de los libros

vieja libros slider

El puesto 2 lo reservo para la vieja de los libros, la que se pasa el día en la biblioteca, leyendo o estudiando por placer. La que ha comenzado antropología a los 70 y va a curso por año. La que sale de la facultad y va a clases de japonés, por el placer de aprenderlo y lo bonita que es la grafía. No le importa que sus compañeros sean 40 años más jóvenes o que la confunda constantemente con una profesora o ella use términos “antiguos” que les hacen reírLa vieja de los libros tiene tiempo para ir a charlas, talleres y viajes. ¡Ahhhhh! Esa es la parte que más envidio, la de los viajes. ¿Y cuándo la veo en una terraza, al sol de invierno, leyendo la prensa un martes por la mañana? Suspiro, gran suspiro

La vieja de las bodas

vieja bodas

Está en el top de mi lista. Es la que se pone loca bailando en las bodas. Suele ser la tía de la novia o del novio y es su momento darlo todo en la pista. Las bodas son para ella el evento del siglo. Qué digo del siglo, de su inminente eternidad. La reconocerás de inmediato, porque le da igual bachata que salsa que rock’n’roll. Ella sabe que le queda poco tiempo y lo da todo. Esta mujer ha vivido mucho, y quizá parte de ese tiempo de su vida lo haya pasado encerrada en casa. Así que en estos momentos ella es la protagonista. Y lo refleja bailando en la pista.

Levanta los brazos por encima de la cabeza y los agita, es su seña de identidad. Las que posiblemente somos 30 años más joven, la miramos con envidia. Porque estamos en ese momento vital en el que nos encantaría que todo nos diera lo mismo, pero no es así. Todavía nos quedan los posos del “qué dirán” ese que nos acecha constantemente. Somos mujeres, pero todavía tenemos cuentas de la adolescencia pegadas en la piel. De las viejas de las bodas admiro su desparpajo y su insistencia para que su marido baile con ellas. Porque aunque se saben las protagonistas enteras de la fiesta, no tienen reparos en compartirla. La fecha de la boda es para ellas como la Navidad. Ha ido a la peluquería, se ha probado mil y un modelos. Seguramente se habrá comprado un vestido o un traje caro. Y seguramente, como a mí, los zapatos de tacón le aprietan los pies. Pero a ella le da igual. Un modelo a seguir

Al hacer la recopilación, me he dado cuenta de que hay varios factores comunes a todas ellas: tienen tiempo, tiene ganas y no les importa el que dirán. Supongo que lo del tiempo, es lo que más envidio hoy por hoy. Lo de las ganas, espero que nunca falten. Y lo del que dirán…en esto, tengo parte del recorrido hecho 😛

Y tú, ¿ya sabes que tipo de vieja quieres ser?

Imágenes: www.bbc.comtwinbirds.blowapp.com.ar, www.enbicipormadrid.es, 

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

8 COMENTARIOS

  1. A mí me gustaría ser la de la mirada serena, la que da la experiencia sin haber perdido la esperanza. Y también la del asombro: llegar a vieja y seguir sorprendéndome al descubrir cosas nuevas.

  2. Yo quiero ser la vieja llena de arrugas de las que se forman al reír, no de las que marcan el ceño. Las arrugas de la cara nos cuentan una vida, yo quiero que mi cara arrugada sea de haber reído y sonreído mucho.

  3. Qué bueno, Ruth!!!
    La mitad de la vegüenza ya la perdimos. Nos falta que los niños se independicen para salir a comernos el mundo del todo.
    Yo quiero ser la vieja que queda contigo para tomarse un café a las 10 de la mañana en el que planear las perrerías del día.
    Bueno eso… y volver a tocar el tambor 😉
    Y colarme en todas las bodas que pueda.
    Y pintarme el pelo de azul…
    😉
    Gracias por amenizarme el trayecto!

    • Lo de la vergüenza es cierto, no se dónde la dejamos!! Te aseguro que si quedamos al café de las 10, a las 20 horas no habremos colado en un par de bodas o tres… ¡Cuidado con nosotras!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Ana on