miércoles, junio 29, 2022
InicioMujer ActualCómo volverle loco

Cómo volverle loco

hombre-perro

Pues es más sencillo de lo que imaginas. El secreto está en… ¡no tener ni idea de cómo lo consigues! Y desde luego, esto no va de lencería, ni de curvas, ni maquillaje, ni ninguna de esas cosas que creemos las mujeres que nos hacen más o menos deseables. Abramos los ojos a la posibilidad de que nuestros hombres sean más listos y sensibles de lo que a veces pensamos y probablemente menos influenciables por modas y tendencias que… ¡nosotras! ¿Cómo te quedas? ¿Qué no? Déjame ilustrar esta hipótesis y luego me dices si te convence o no.

Navegando hoy por internet, me he topado con un artículo en que 15 chicos (entre 22 y 30 años) cuentan esas cositas que hacen sus novias ¡que les vuelven locos! (pero locos de amor). Este tipo de artículo en general me parece un poco chorra pero, entre tanta noticia triste y con el desalentador panorama europeo, me enternece pensar que todavía existen destellos de esperanza en este asqueroso mundo.

mujer-leyendo

Celebremos las pequeñeces

Pequeñeces como esas que les vuelven locos. Cosas tan sencillas como (y enumero las citadas en el artículo mencionado): poner una cara de “te estoy soltando una trola” que te delata ipso-facto, sacar la lengua al estudiar o concentrarte, bailar envuelta en la toalla al salir de la ducha, mancharte comiendo cada vez que salís a un restaurante, mirarlo fijamente buscando su mirada para llamar su atención, ser agradecida con todo el mundo por cualquier detalle, sonrojarte al recibir un cumplido, mirarle en plan “vámonos ya de aquí” y sentir él que nadie más puede interpretar tu mirada, golpear siempre tres veces (¿en plan Sheldon Cooper?), clavarle las uñas en la espalda con una presión determinada que dice “quiero rollo, nene”, orinar en el fregadero de la cocina si el baño está ocupado (WTF! en serio?? ojo que no me estoy inventando el dato), imitarle fatal cosa que a él le parece supergraciosa, aumentar el tono y la velocidad del discurso al cabrearte (mientras él, en lugar de admitir que cortocircuita, dice saber que eres apasionada y que lo respeta 🙂

No sé… Primero me ha parecido una tontada pero después he pensado “igual si miráramos a los demás de manera más cándida, haríamos lecturas desde el cariño, en lugar de hacerlas desde el resentimiento (provocado por el cansancio o el hastío de vernos atrapados en lugares o momentos que nos disgustan). Es bueno recordar que tu compañero no es responsable de TODOS tus males (de algunos sí pero no de todos).

Me ha parecido muy dulce que estos chavales hayan sido capaces de encontrarle valor y bondad a estos detalles para muchos insignificantes (excepto lo de orinar en el fregadero de la cocina, que me parece una cerdada lo mire por donde lo mire).

tumbado-mochila

Un reto

Buscar algo pequeñito, absurdo o incluso molesto para luego darle la vuelta y convertirlo en algo único… ¡e incluso entrañable! Algo por lo que quererle.

¿Será posible? A menudo, el problema no son los hechos en sí, sino la lectura negativa que extraemos. Seguro que a muchos se les puede dar la vuelta y el resultado es mayor felicidad para nosotros. Sentirnos mejor en nuestra piel, con lo que somos y tenemos.

Está claro que escribiendo sobre las cosas que nos desenamoran de nuestros hombres nos reímos mucho pero quizá haciendo el ejercicio inverso haríamos algún descubrimiento interesante. O por lo menos nos iríamos a la cama más contentas y agradecidas.
¿Que me dices? ¿Es utópico intentar querer a nuestras parejas por esas cositas que nos irritan? Si al fin y al cabo, dicen que todo está en nuestra mente… ¿no? 😉

Fotos: Pixabay

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

8 COMENTARIOS

  1. A ver si se levanta mi paco y le cuestiono sobre el tema, así, a bocajarro y sin café ?
    Por mi parte, estoy contigo en que es mejor darle la vuelta a la cosas y tomárselas desde el cariño y con humor. Mejor así, que la cosa fuera esta muy jodida.
    ¡Brillante reflexión!

  2. Hubo un tiempo en que me cabreaba que mi pareja no recordase cuándo era festivo (el patrón local, el Día del Trabajo, Todos los Santos…), me parecía imposible. Pero lo convertí en una broma entre nosotros y ahora me parece una característica más suya. He eliminado mucha tensión de mi vida 😉

    • Jaajajaj! Sandra, a mí me irritaba que me trajera imanes para la nevera de sus viajes de trabajo. Hasta que decidí hacer lo mismo. (Ahora por lo menos la mitad de los imanes me gustan! 😉 Y me río eligiéndolo. Y me río pensando “a ver qué mierda de imán me habrá trado esta vez”. Un saludo!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Lydia on