Cosas que en verano siguen siendo igual

1

A veces tenemos la sensación de que los veranos de nuestros hijos no tienen nada que ver con los nuestros. Todos tenemos nuestra infancia idealizada pero en serio, a pesar de que existen ciertas (obvias) diferencias, creedme hay (al menos) 10 cosas que en verano siguen siendo igual, estés viviendo tu infancia en los años ochenta o ahora. ¿No me crees? Vamos allá.

10 cosas que en verano siguen siendo igual

Bañarse

Da igual que sea playa o piscina: los niños NUNCA quieren salir del agua. Es más ¡yo creo que los niños, por defecto, tienen el termostato averiado! Para ti, adulta, el agua tiene que reunir una serie de requisitos para poderte bañar. Unos son más osados que otros, pero en general, tiene que estar el agua medianamente rica, tiene que estar el día bueno, ser una hora decente etc. Para los niños todo esto no importa. ¿Hay agua? Me baño. Y además no sólo me baño ¡no salgo del agua en horas y horas! Los niños acaban con la piel como si fueran garbanzos a remojo y con los labios morados del frío pero NADA de eso importa si lo comparamos con el placer de tirarnos en bomba, nadar, hacer volteretas y jugar a un montón de cosas.

piscina
Jugar a natación sincronizada, un clásico

La posibilidad de acostarse más tarde

Yo esto no sé si les pasa a más niños, pero en mi casa es un gran éxito. Yo soy una persona súper nocturna, y para mí cuando llegaba el verano poderme acostar más tarde era un auténtico placer. Para mis hijas es exactamente igual. Les encanta esto de que no haya tanto que negociar para irse a la cama más tarde de lo que se acuestan durante el periodo escolar.

Boo, monstruos S.A.
Así me caiga no me voy a dormir

Los juegos en el césped

Para mucha gente los juegos en la piscina son un clásico. Para mí juegos de mesa y cartas están asociados directamente con el verano. ¡Creando ludópatas desde bien pequeños! Lo mejor es que hay cosas que no cambian y muchos de los niños siguen jugando exactamente a los mismos juegos a los que jugábamos nosotras cuando éramos pequeñas: el cluedo, el monopoly, tabú, pictionary, trivial… versiones más modernas, sí, pero los mismo juegos. ¡Y las cartas! ¡Las risas que nos hemos echado jugando al mentiroso, al burro, al cinquillo, a los distintos rabinos (un juego intergeneracional donde los haya…)

Quien es quien
El quién es quién, un clásico

Lo que les mola jugar con la arena

Esto definitivamente no es aplicable a mí porque a mí la arena de la playa siempre me ha dado un ascazo terrible pero la mayoría de los niños disfrutan horrores rebozándose cual croquetas en la arena. En mi caso la perspectiva de que luego me salga arena hasta del culo trasero me provoca urticaria pero generalmente los niños es algo que ni se plantean. Hacer castillos en la arena es algo que da igual los años que pasen… no pasa de moda.

Joey Friends
La versión adulta de los castillos en la arena

Los helados

Cuando yo era pequeña los helados normalmente eran una cosa del verano. Es cierto que tomábamos helados alguna vez fuera de temporada, pero por lo general era algo que asociábamos directamente a las vacaciones. Cada uno teníamos muy claro si éramos de Drácula o de cono, si éramos de polo de hielo o de crema. Conocíamos perfectamente el cartel aquel que mostraba los helados disponibles y por supuesto teníamos nuestras preferencias: no era lo mismo Frigo que Camy que una marca random. Ahora ha cambiado la variedad, las marcas, y algunos de los helados que comíamos entonces se han quedado para el recuerdo, pero la posibilidad de comer helados todos los días o casi, sigue siendo igual de deseada por los niños.

helados
¡Los helados siempre triunfan!

Los bichos

Ni yo ni mis hijas hemos sido nunca de coger animales en las charcas o ríos, pero es verdad que para el que le gusta también es una actividad que no pasa de  moda. Y te guste o no te guste, verano es también sinónimo de moscas (cojoneras) deseando amargarte las comidas. ¡Qué pesadez! No hay nada más horrible que comer con un montón de visitantes indeseadas que no te dejan vivir. Además, siempre hay quien se dedica a matarlas compulsivamente.

¿Y los mosquitos? ¡No se extinguirán, no! No hay verano sin las extremidades llenas de picotazos y la discusión sobre si hay personas a las que les pican más que a otras.

moscas
Piensa en esta imagen cuando las mates XD

Los mediosdías

No hay verano sin adultos suplicando un poco de tregua al mediodía. En mis veranos mi madre aprovechaba la excusa de la digestión para tenernos un poco más tranquilas. Algunos padres obligaban a dormir la siesta, otros se conformaban con que estuvieras más o menos tranquila viendo alguna de las series que ponían a esas horas (en mi imaginario verano = coche fantástico). Y ahora, pues lo mismo. Ahora como madre me doy cuenta de que no podemos estar constantemente on fire y que los días son muy largos. Los niños no se cansan nunca ¡pero tú sí!

Snoopy
Al mediodía, cero gasto de energía

Las comilonas de verano

Verano siempre ha sido una excusa para juntarte un montón de gente alrededor de una mesa … generalmente a reventar. Lo mejor del verano son las comidas improvisadas en las que cada uno trae algo (también conocidas como “de traje” o “de sobaquillo”), las paellas comunitarias, los ranchos… En verano parece que no hay horario y que no hay prisa para empezar ni para terminar. Y esto sigue exactamente igual.

familia
Típica comida familiar en verano

Las verbenas de los pueblos

Cuando yo era pequeña esperábamos con ánsia la verbena ¡era lo más! Ahora las verbenas de los pueblos siguen siendo el punto álgido del verano de cualquier sitio que se precie ¡Esas orquestas, esos bailes rancios! ¡Puro costumbrismo!

verbena
Bueno, un poco menos sin reparar en gastos

La sensación de eternidad

Pero si hay algo que en verano no cambia es la sensación de eternidad que tienen los niños. Para ellos los veranos no tienen fin, son infinitos… pero cuando te haces mayor comienzas a verle pegas y la cosa cambia mucho.

verano
Quiero ser niño y que el verano no se acabe nunca…

¿Cuáles son las cosas que en verano siguen siendo igual para ti? ¿Cuál es tu preferida?

Comparte
Artículo anterioriMMMprescindibles de junio
Artículo siguienteTips para ordenar la bolsa de la playa familiar

Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre