Por qué no se debe guardar dinero en casa, 5 peligros de hacerlo

Reservar en casa una cierta cantidad de los ahorros es una práctica bastante habitual en muchos hogares y más en estos momentos de tanta incertidumbre. Da cierta tranquilidad saber que se cuenta con efectivo para alguna emergencia que se tenga sin falta de tener que recurrir a los bancos.

Lo que se conoce como “guardar el dinero bajo el colchón” es una práctica legal y escogida por muchas familias que sienten que, ante la coyuntura económica que estamos viviendo, su dinero está más seguro en su poder. Sin embargo, es una decisión que puede entrañar algunos riesgos y es importante que los conozcamos.

El primer factor que tenemos que tener en cuenta es que al mantener el efectivo dentro del hogar nos convertimos en garante de la seguridad de ese dinero, es decir que algo que antes era responsabilidad del banco ahora es nuestra. Además, al almacenarlo en casa tampoco nos aportará ninguna rentabilidad, mientras que en muchos bancos sí lo hace. Dos elementos a los que hay que sumar ciertos riesgos que vamos a ver a continuación.

1. Robos o hurtos

Sin duda uno de los principales riesgos de tener efectivo en casa es que entren a robar. No hay que olvidar que el garante de la seguridad del dinero es el propietario, por lo tanto, es importante contratar un buen seguro de hogar que cubra tanto el continente como el contenido de la vivienda.

Este factor hay que tenerlo muy en cuenta ya que el número de robos con fuerza en los hogares españoles no deja de crecer. En el primer trimestre del año pasado aumentó un 27%, pasando de los 16.479 en los tres primeros meses de 2021 a 20.933.

Por ello, cobra especial relevancia el lugar en el que se “esconde” el efectivo, hay ciertos sitios como “bajo el colchón”, los cajones de la ropa interior, las mesitas de noche o las habitaciones en general a los que los ladrones irán directos. Además, contratar algún sistema de seguridad puede ser una alternativa muy interesante.

2. Desastres naturales

Otra situación que escapa totalmente a nuestro control es sufrir algún desastre natural como un incendio o una inundación en la vivienda. En este caso, si el dinero está guardado allí es fácil perder todos los ahorros.

Ante esta situación es importante, al igual que en el punto anterior, contar con un buen seguro del hogar. También puede ser una buena solución tener una caja fuerte ignífuga que proteja todo el efectivo, sin embargo, son pocas personas las que la disponen de ella.

3. La inflación

Tampoco debemos dejar de lado la fuerte subida de precios en general que estamos sufriendo. El precio de los alimentos y otros gastos como la luz y el gas ha aumentado considerablemente. Un hecho que, además de afectar en el día a día, influirá al efectivo que se tenga en casa.

El dinero que se almacena en el hogar irá perdiendo valor a la vez que la inflación aumenta, es decir, si en el momento en el que se guarda el dinero con 10 euros se pueden comprar una serie de alimentos o productos, es probable que en un año, la cantidad que se podrá adquirir con ese mismo dinero será menor. O lo que es lo mismo, esos 10 euros valdrán menos.

4. Hacienda

Como ya he dicho, tener dinero en casa es algo totalmente legal siempre y cuándo se declare correctamente. Para la Agencia tributaria no hay ningún problema con esta práctica siempre que se tengan en cuenta las mismas obligaciones tributarias que si se invirtiera o se guardara en el banco.

Desde julio de 2021 se ha reducido a 1.000 euros los pagos que se pueden hacer en efectivo y, siempre que se muevan billetes de 500 euros o se realiza un ingreso de mas de 3.000, la entidad bancaria tiene la obligación de comunicárselo al Banco de España. Por ello, es recomendable guardar toda la información que acredite la procedencia de esa cantidad.

5. Olvidar donde se guardo

A veces una cosa se esconde tan bien que se olvida donde está, por lo menos a mí me pasa muy a menudo. Lo ideal es compartir con alguien de confianza la información de dónde se almacenan los ahorros para que en caso de olvido, fallecimiento o enfermedad, no se pierdan.

Puede parecer increíble pero son cosas que pasan, sin ir más lejos hace unos meses un hombre se encontró 9 millones de las antiguas pesetas en una cosa que compró mientras la estaba restaurando.

Por todo esto, lo ideal es guardar en casa lo mínimo imprescindible. Una cantidad con la que no se correría un riesgo excesivo sería por ejemplo, la suma de los gastos fijos del núcleo familiar entre 6 meses y 1 año. Según el Banco de España, el resto es mejor depositarlo en un banco.

Maria Jardón

Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.