lunes, enero 24, 2022
InicioLifeStyle¿Deben estudiar los niños durante el verano?

¿Deben estudiar los niños durante el verano?

Algunos habrán trabajado mucho desde el primer día, otros habrán ido cogiendo poco a poco el ritmo y una parte significativa se habrán puesto las pilas a última hora. Han trabajado más o menos, pero todos han conseguido superar el curso. Un curso largo, agotador… que por fin ha llegado a su fin. Y ahora ¿qué? ¿Qué hacer con nuestros adolescentes? Si han suspendido algo tocará estudiar, sí o sí; pero, ¿y si han aprobado todo? ¿Sois de los que creéis que los niños deben estudiar en verano o preferís que desconecten de forma absoluta?

La verdad es que la polémica está servida. Evidentemente, cada padre, cada familia, tomará su decisión convencida de que es lo mejor para sus hijos y por eso se trata de respetar todas las posturas, pero veamos los argumentos que esgrimen desde ambas partes.

Con el trabajo cumplido… ahora toca descansar

Imagina que esperas durante once meses por tu anhelado mes de vacaciones y justo ahora que toca descansar tu jefe te manda que, para no perder el ritmo y llegar a septiembre con la mente ágil, es mejor que aproveches las mañanas para ponerte al día de la nueva legislación, o para practicar con algunos expedientes, o que escribas algunos artículos para que tus dedos se mantengan en forma… Total, con tanto tiempo libre como vas a tener habrá oportunidad para todo.

Pues como que no nos parecería bien, ¿verdad? Pues eso es precisamente lo que nosotros, como «jefes» de familia, pedimos a nuestros hijos cuando a pesar de haber aprobado todo en junio, queremos que inviertan parte de su descanso estival en coger de nuevo los libros y liarse a hacer ecuaciones, funciones, fórmulas químicas como locos.

A sí, a primera vista, muy justo no parece. Los periodos de descanso son tan necesarios para el desarrollo mental y la madurez como los de actividad, de ahí que a priori parezca justo que empleen su verano en descansar y hacer todas esas actividades que en invierno, por la rutina y las obligaciones diarias, no pueden.

Hay tiempo para todo y no se puede perder el ritmo

En el extremo contrario los que sostienen que, con unas vacaciones tan largas por delante, con casi dos meses de asueto en el horizonte, hay tiempo para disfrutar, para descansar, para vaguear -que también es muy necesario de vez en cuando-, pero también para afianzar conceptos que durante el curso han quedado en el aire y practicar un poco aquellas materias en las que falta destreza.

Además del manido «hay tiempo para todo», los que defienden esta postura suelen alegar tan bien que con unas vacaciones tan largas se pierde hábito de estudio y trabajo, así que mejor no desconectar de todo.

¿Unas vacaciones muy largas?

Tanto si atendemos a los que dicen unos como a los que dicen otros, el tiempo aquí parece la clave de todo. La distribución de las vacaciones dentro del calendario académico siempre ha sido un foco de polémica en nuestro país en los últimos años. Dos meses enteros, efectivamente, es mucho tiempo. Pero los escolares españoles, a grandes trazos, no tienen una cantidad significativamente superior de vacaciones que sus compañeros europeos, lo que sucede es que están concentradas en su mayor parte en el periodo estival y a los padres -que no a ellos- se nos hacen largas. Largas para conciliar, largas para ocuparles todas las horas cuando nuestro trabajo no nos lo permite… largas, muy largas.

Para que veáis que realmente, en España no hay más vacaciones que en otros países europeos, solo que están concentradas en verano

No voy a entrar a valorar si pedagógicamente este periodo de más de dos meses es lo más adecuado, pero sí que es cierto que entre ludotecas, campamentos y demás actividades de «custodia» disfrazadas de propuesta lúdica en la que embarcamos a los niños, para muchos su mes de julio no distan demasiado en horarios y rutinas del de febrero. Algo más de sol, algo más de playa, pero mucho tiempo reglado y organizarlo y poco para improvisar. No queda otra tal y como están montadas las cosas hoy en día.

En serio, ¿más matemáticas?

Otra cuestión es cómo plantear ese «trabajo» de refuerzo que imponemos a nuestros hijos. No hace falta más que leerme un poco más arriba: » hacer ecuaciones, funciones, fórmulas químicas…» para ver por dónde suelen ir los tiros. Porque, reconozcámoslo, ya no se trata de poner a nuestros hijos a hacer ocasionalmente un libro de «vacaciones Santiallana», no, en lo que estamos pensando es en que equis días a la semana acudan a una academia a reforzar las mates, la química, la física… que normalmente son los caballos de batalla de la mayoría. Nunca os habéis parado a pesar que si tu hijo no es un lince en matemáticas lo mandas a una clase particular, pero si tiene infinidad de faltas de ortografía o una comprensión lectora pésima no solemos tomar cartas en el asunto.

Quizás a los padres -y me incluso la primera- nos falte un poco de reflexión. Evidentemente hay mucho tiempo por delante, tiempo para hacer cosas productivas y otras que nos parecerán que no lo son tanto. ¿Cuántas veces oiremos en los próximos días que para estar toda la mañana enganchado al móvil/consola/cualquier-cosa-demonizada-por-los-adultos es mejor que nuestro niño/adolescente emplee el tiempo haciendo mates?

Cambiemos la perspectiva

Claro que es cierto que tienen mucho tiempo libre y que hay momentos para hacer de todo, pero si han aprobado, si no tienen la imperiosa necesidad de «recuperar» alguna asignatura en concreto, por qué no hacer que ese «de todo» sea más atractivo.

Si pensamos en cosas divertidas con las que «aprovechar» el verano, leer se nos viene a la cabeza de la mayoría. Pocas actividades hay más enriquecedoras que la lectura -aunque a algunos no acaben de encontrarle el gusto-, pero no es ni mucho menos la única. Echémosle imaginación con propuestas que podamos «venderles» como mucho más divertidas. ¿Qué me decís de un taller de escritura creativa o de cómics? ¿Un campus de teatro? ¿algo de robótica con Lego? ¿Por qué no algo de juegos populares o de mesa? ¿Algún campus deportivo? ¿Apuntarse a un club de lectura juvenil?

Y, ¿por qué no aprovechar también para salir de su zona de confort? El verano es el momento ideal para probar cosas alejadas de lo que normalmente hacen. Iniciarse con un instrumento, optar por algún deporte que nada tenga que ver con el que habitualmente practican, un curso de pintura creativa…

Hay varias propuestas que a mí me resultan especialmente interesantes, sobre todo, pensando en los adolescentes:

  • Si durante el curso la agenda está sobresaturada, ¿por qué no liberarla de las clases de inglés y concentrar éstas en el periodo estival? A según qué edades, un curso intensivo para sacarse algún grado académico oficial puede ser más provechoso que las tediosas clases semanales. Ya se que esto puede parecer que va en contra de ese planteamiento de descansar en verano, pero a según qué edades, quizás lo prefieran para no estar tan estresados durante el curso.
  • Si les gusta un deporte en especial, una buenísima propuesta es aprovechar el verano para formarse como técnico o monitor en esa disciplina. Muchas federaciones autonómicas los promueven ya para mayores de 16 años y será una forma de ver «su» deporte desde otra perspectiva y, quién sabe, abrir la puerta a una colaboración con su club.
  • Un voluntariado de cualquier tipo. Evidentemente, los que vivís en ciudades grandes probablemente tengáis más facilidades para encontrar algo adecuado, pero con voluntad, seguro que encontráis alguna ONG en la que puedan echar una mano en algo.
  • El entorno digital está cada vez más presente en las aulas. Nuestros hijos son nativos digitales, correcto, pero eso no impide que puedan profundizar en facetas concretas. Viendo la cantidad de trabajos y presentaciones que deben realizar durante todo el curso, me parece una propuesta muy interesante aprovechar el verano para hacer un curso de diseño en power point.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Sois de los que dais libertad absoluta a vuestros niños en verano o preferís que hagan algo «útil»?

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende