domingo, junio 26, 2022
InicioEl VermutFinales de series que no nos convencen

Finales de series que no nos convencen

A estas alturas no es ningún secreto que en Mujeres y Madres Magazine nos encantan las series. Sin embargo, no todas tienen el final que nos esperamos. Más de una (y de dos…) nos han dejado con cara de “¡¿Quéeeee?! ¡Esto tiene que ser broma!” En nuestro Vermut de hoy os contamos esas series cuyo final nos ha decepcionado por algún motivo, ¿nos cuentas alguna con la que te haya pasado?

Cómo conocí a vuestra madre (Sara)

Finales que no nos convencen - como conoci a vuestra madre

VENGA YA. Toda una serie de ocho temporadas como ocho soles en las que pasa de todo lo habido y por haber y que luego resulte que en la última media hora le den la vuelta a todo. No me gusta por lo que pasa, pero sobre todo porque hay cosas que no tienen ni sentido ni decencia. Y no me refiero a lo de Ted, que ya les vale, sino sobre todo porque habíamos visto una evolución en el personaje de Barney que se cargan de cuajo. Muy enfadada me quedé. Cómo conocí a vuestra madre mola mucho pero el final… CACA DE LA VACA.

The Good Wife (Let)

finales que no nos convencen the good wife

Empecé The Good Wife con muchísimas ganas. Sara nos la había recomendado por activa y por pasiva y me pilló en un momento vital digamos “entregado a la causa”. Me bebía la serie. Me enchufaba dos capítulos al día en  transporte público mientras iba a trabajar. Salvé como pude la temporada cinco, con todo lo que conllevó. Y cuando llegué a la siete ralenticé el ritmo. Porque no quería que acabara, porque habían sido horas y horas con Alicia (léase Alisha, que me la casqué en inglés) y sus tribulaciones. Reservé el día. Esperaba llorar como una magdalena, que yo soy de emocionarme mucho. Y cuando vi en pantalla las letras del final solo pude decir “pero… What the fuck!” En serio, ¿siete temporadas para esto?

Prison Break (María L. Fernández)

finales de series que no nos convencen

Durante casi cuatro años y 80 capítulos fui una fiel seguidora de las venturas y desventuras de los hermanos Michael y Lincoln por esas cárceles de Nuestro Señor… Tragué con carros y carretas, con capítulos subtitulados, con capítulos en versión original, con capítulos que no se descargaban y con otros en los que sonido e imagen carecían de sincronía… Y justo, después de 80 capítulos y mil peripecias, en el 81, me dormí y me perdí la última media hora. Para entonces, mi deteriorada relación con aquella infumable cuarta temporada queda retratada en el hecho de que pregunté lo que sucedía, me lo contaron y me llegó. Nunca tuve interés por ver esos últimos minutos ni, mucho menos, tengo pensado “engancharme” a la quinta temporada que han rescatado ahora. Ni de broma.

Dexter (Pilar)

finales de series que no nos convencen

El final de Dexter me cabreó enfadó un poco porque todas las temporadas de la serie me habían parecido buenísimas, los personajes tenían su enjundia y las tramas estaban muy bien elaboradas.

Sin embargo, justo la última fue la peor con diferencia, toda la temporada parecía que la serie iba a medio gas y todos esperábamos que arranacara de una vez… pero no ocurrió. Y si esto te parece poco, resolvieron todos los problemas con un pim pam pum que me molestó bastante.

Dexter es una serie inteligente y macabra al mismo tiempo, pero en toda la última temporada, y especialmente en el último capítulo, dejó de serlo. Una pena.

A partir de aquí hay spoilers… Si sigues leyendo que sea bajo tu responsabilidad.

Los Serrano (María)

finales de series que no nos convencen

¿De verdad?, ¿puede haber peor final que el de Los Serrano? Yo creo que es el que se pone de ejemplo siempre que un final te decepciona. Ocho temporadas nos tragamos ¡ocho! Enganchadísimos a los amoríos y desamoríos de Fran Perea y Verónica Sanchez, a los de los de Tete y Guille (aunque esos ya un poco de refilón), nos partíamos de la risa con el Fiti, con Raúl o con Afri, lloramos la muerte de Belen Rueda y al final ¡¿Todo fue un sueño?! En fin, sin palabras…

David el gnomo (Nat)

finales de series que no nos convencen

Probablemente no me haya gustado el final de alguna de las series que he visto en los último tiempos pero, si os soy sincera, no me acuerdo. Soy un poco Dory para eso. Pero de las de hace algún tiempo sí me acuerdo. Mi compi María se me ha adelantado con el horrible y decepcionante final de la serie “Los Serrano” pero por suerte aún me acuerdo de otra. La trágica transformación en árbol del adorable David el gnomo que probablemente causó trauma en más de uno. Menudos lagrimones los de su fiel amigo el zorro… ¡y los míos qué coño! Y su creador todavía tiene el morro de quejarse porque aún le reprochan aquel cierre de oro.

Verano azul (Majo)

finales de series que no nos convencen

A la hora de ver series no soy nada constante por varias razones: uno, porque me duermo y al final dejo de tener interés en ellas y, dos, porque me pasa como a Nat que tengo memoria de pez y se me olvidan. Pero hay que reconocer que el final de Verano Azul nos marcó la infancia a más de uno. Todos lloramos la muerte de Chanquete y aquel verano de 1981 pasó a nuestras vidas como el que nos hizo descubrir la muerte y el amor.

Y no me preguntéis por ninguna serie más porque soy incapaz de pensar en ninguna otra que me haya decepcionado o no el final.

“V” Los visitantes (Nuria)

Finales que no nos convencen - Los visitantes

Sin duda, una de las series que más me impresionó en mi infancia allá por los años ochenta. Llegan los alienígenas a invadir la tierra pero en plan amigos. En plan amigos, hasta que Mike Donovan y Juliet Parrish descubren el pastel: que son reptiles come-ratas (de momento) que vienen aquí a robarnos los recursos, como poco. Vamos, la típica colonizacion en toda regla. A raíz del descubrimiento surge un movimiento de Resistencia que blablabla.

Especialmente impactante el paso a la vida adulta de Elisabeth, que se metamorfosea de niña a mujer en una crisálida, ahorrándose así todo el rollo de la pubertad.

¿Y el final de la serie? Pues mira, en el 85 se canceló de forma abrupta su producción… ¡y nos dejaron en ascuas! ¿Puede haber peor final que ese?

Imágenes: Filmotech.com (Nat)

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Heroes.
    Me encantaba la serie!! Super heroes y super poderes y un malo tan malo tan malo de esos que enganchan!!
    Y no es que no me gustara un final. Es que ni hubo final!!!!

  2. ¡Nooo, el final de David el Gnomo a mí me pareció fantástico! Creo que estuve fuera ese día (¿campamento?) y mis padres lo gravaron en video y luego lo vi. Diría que al verlo sabía o intuía que se moriría y yo ya lloraba con antelación. Mi madre (que recuerdo que estaba en el balcón, tendiendo la ropa, es curiosa la memoria, cómo recuerdas ciertas cosas a la perfección) entró en el comedor y me dijo que no me preocupara, que no moría, que era más bien volver a nacer, que seguiría viviendo por muchos años más en ese bosque y me pareció fantástico.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión