domingo, mayo 22, 2022
InicioFrikismoFollabilidad. Ese Je ne sais quoi

Follabilidad. Ese Je ne sais quoi

Las grandes contradicciones de la vida. Me asomo al tema de la follabilidad (algo que sé que es fundamental para vosotros en este momento) ataviada con un pijama con orejas de oso. Ahora mismo sólo resulto atractiva para una tribu de ewoks, pero esto no me detiene para atacar este tema con la objetividad propia de quien no ha dormido mucho. Ha sido la gala de los Globos de Oro, un auténtico peñazo de dimensiones épicas pero que nos ha dado a mi amiga Patchgirl y a mí para debatir sobre este gran tema a horas infames. La follabilidad: Ese Je ne sais quoi. Estas son las conclusiones a las que hemos llegado.

follabilidad
Follabilidad. El concepto tiene nombre.

1. La follabilidad no se crea ni se destruye, sólo se traslada (de buenorro)

Al igual que la energía, la cantidad de follabilidad existente en el mundo es siempre la misma, lo único que varía es quién la posee en ese momento. Hay quienes la tuvieron y la perdieron ¿Alguien sabía lo tremendo que estaba Michael Fassbender hace unos años (y este año hace 40 primaveras, así que no es excusa que es un jovenzano? NO. La cosa es que no había alcanzado suficientes niveles de follabilidad para el ojo humano. Como la hormiga de la fábula ha ido acumulando dosis, tacita a tacita hasta hacernos fallecer de amor y producirnos ovulaciones espontáneas. La follabilidad florece un día, así de repente y esto solo puede ser porque alguien ha perdido su esencia por el camino.

Sólo tú serías capaz de eso

2. La follabilidad es como los idiomas

Cuesta mucho de conseguir pero se pierde en un pispás, en nada que te descuidas. No tiene que ver necesariamente al menos con la edad: hay maduritos con mucha follabilidad. Sin embargo otros pierden deseabilidad por momentos. Es el caso de Colin Firth, que por muy majo que sea y bien que nos caiga está mutando en señora a marchas forzadas. No sé que les pasa a todos estos hombres ingleses que se acaban convirtiendo en abuelas con la edad (un fenómeno del que ya hablamos refiriéndonos a Paul McCartney aquí).

3. Algunos hombres pierden su mojo

Es el caso de George Clooney: era la pera limonera, sexy a más no poder y en la lista de todos los polvos que no son infidelidad, pero se casó y perdió su mojo. No es por verlo emparejado, porque a lo largo de todos los años le habíamos conocido una lista de novias mayor que muchas colecciones de cromos, pero es que verlo con Amal hecho un moñas hace que el deseo se baje a marchas forzadas. Afortunadamente, traspasó su follabilidad al siguiente antes de desaparecer de nuestro imaginario.

4. Follabilidad lenta

Hay hombres de follabilidad rápida, de esos que sabes a tierna infancia que van a ser pibonazos. Pero otros tardan mucho en mostrarse al mundo. Es el típico caso de GAÑÁN ANTES QUE GALÁN. Le ocurrió al susodicho Clooney que de joven era un contigo no bicho de manual pero de repente se convirtió en super deseable. Y lo mismo a Patrick Dempsey que era tirando a feote de jovenzano y luego, mira, el doctor Macizo.

Bridget Jones no se lo cree NI ELLA

5. Hombres que no encuentran su punto

Y luego están esos hombres que no encuentran su punto como Leo di Caprio. Cuando era joven era un yogurín y parecías una asaltacunas por más que tuviera tu edad. Es como liarse con Errejón… muy raro esto de pensar que te lo estás haciendo con un chaval de instituto. El problema de Di Caprio es que pasó de ser un yogurín… a marlonbrandizarse. No tuvo un apogeo del buenorrismo, sólo breves destellos. Majas, qué pena más grande.

Sentirse asaltacunas. Yes.

6. Peinarse ayuda

Estaremos todas en que a veces el hipsterismo se nos va de las manos. No digo yo que los barbudos no tengan su público, que está claro que lo tienen, pero francamente, peinarse ayuda. Y si ya nos peinamos y no somos unos intensos igual ganamos puntos y todo. No sé qué les pasa a los Affleck, qué les ponía su madre en el cocido para que hayan salido así. Porque a mí los rubios nunca me han gustado, pero definitivamente soy más del team Matt Damon que del de los Affleck. (Y si no habéis visto esto deberíais).

… y que lo digas, colega

7. Brad Pitt va por libre

Brad Pitt tiene momentos de follabilidad que van y vienen. Cuando ya piensas que lo hemos perdido definitivamente (¿recordáis esto que hablamos de peinarse? Seriously, CORTAOS EL PELO Y PEINAOS) de repente decide volver al mercado y OUYEAH. Es uno de los pocos casos de follabilidad intermitente que se conocen. Un expediente equis.

8. Soy eterno, soy moderno

Y bueno, ahí tenemos a Hugh Jackman, el rey de la follabilidad sempiterna. Da igual lo que haga, siempre es sexy. Deborra Lee Furness si te cansas, ¡ya tú sabes!

A mí me daban tres…

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

14 COMENTARIOS

  1. Veo que tenemos el mismo gusto en hombres (al menos en los que mencionas aquí ;), 100% de acuerdo en todas las valoraciones menos en la de Patrick Dempsey, era y sigue siendo bastante feo por más caritas que ponga y por más que nos digan que es guapo. No cuela, amigas.

  2. He leído párrafo a párrafo pensando, horrorizada: se ha dejado a nuestro Hombre-el Único-el Hombre. Pero no, estaba en el 1 del top ten. Plas , plas, plas!!

  3. Jaaaajajaja qué grande eres, Sara! Maravilloso, concienzudo y preciso análisis, jajajajaja.
    PD: Brad Pitt en “El club de la lucha”
    PD2: Que cites ese temasssso que es Drácula Yeyé hace que me rinda, forevah del tó, a tus pies.

  4. ¡Estoy por leerlo en voz alta entre las señoras de la sala de espera del médico! Ay, por favor, qué risas. Y ese término, follabilidad, y esa es comparación con Errejón… La mejor crónica de la los Globos de Oro en mucho tiempo. Déjate tú de vestidos y escotes feos.

  5. jajajajajajjaja, me ha encantado!! Muy fan de este término follabilidad!! Y que pasa de unos a otros totalmente de acuerdo. Pero para mí aparte de Hugh Jackman, Brad Pitt siempre aparece. Estoy con Mamen que después de verle un millón de veces en el club de la lucha, ganó toda la energía de la follabilidad para mí!! jajajajaja

  6. Con lo que me malhumoran los días grises y la sonrisa que llevo ahora mismo tras leer este post.
    (He leído también el post de hace mil sobre Fassbender y suerte que no tengo a mi marido al lado, porque llegaba el tercero fijo)
    Muy fan.

  7. Hola! Te leo por primera vez y estoy muerta de la risa. Cohincido en cada una de tus observaciones. (Sobre todo en la de peinarse!!!)
    Te dejo un nombre para que lo conozcas (si es que aún no has tenido la dicha)
    Alexander Skarsgard
    ESO si que es follable!
    Besitos y gracias por haberme hecho reir 🙂

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
B