martes, mayo 17, 2022
InicioMujer ActualInfidelidad, o cómo superar una traición

Infidelidad, o cómo superar una traición

Un día no sabes cómo ni por qué, presientes algo. Una duda te atenaza, te bloquea y hace que no puedas respirar. Es una sensación de ahogo, de desmoronamiento, de quiebra.

Tu cabeza en ese momento empieza a imaginar situaciones, a buscar culpables, te pones alerta, y dudas de todo lo que te rodea. No sabes cómo encarar la situación, creías que tenías una vida fácil y feliz, y de repente, abres los ojos y ves que todo es una mentira.Esa situación de alerta hace que todos tus sentidos estén dirigidos a un único fin, descubrir la verdad, y a los implicados. Sentimiento de estar al borde del abismo

infidelidad o cómo superar una traición

Tienes 2 opciones, coger el toro por los cuernos y enfrentar la situación, o mirar hacia otro lado para seguir con tu vida como hasta ese mismo momento. Ese momento, que nunca olvidarás.

Pero antes de hacer frente, necesitas pruebas, hechos que te confirmen que no estás paranoica, que realmente está sucediendo algo, y que no es fruto de tu imaginación.

Ahora podría contaros una historia al más puro “Estilo Pronto”: Se podrían titular La vida me dio una segunda oportunidad o Si no hubiera descubierto que me engañaba. Pero no es mi intención. No voy a entrar en los pormenores de la infidelidad, pero sí en los sentimientos que me provocó y cómo decidí apostar por mi relación.

Infidelidad, o cómo superar una traición

Al final, todas las sensaciones e inquietudes derivaron en un asentimiento después de corroborarlo.

Y es en ese momento, en el que todos los presentimientos se convierten en realidad, cuando tienes que tomar una decisión, y no eres capaz. Tu cabeza te dice que la relación ha finalizado, tus sentimientos son un cúmulo de contradicciones. Y no eres capaz de pensar en frío. La sangre te arde, la rabia, la frustración, el buscar culpables, tu propia debilidad te hace sentirte causante de lo sucedido. Piensas en qué te equivocaste en qué fallaste. ¿Quizás te convertiste en una madre florero? Y miles de respuestas llegan. No sabes si compartir con alguien todas las dudas que tienes.

Es difícil, pero en caliente no se adoptan las mejores decisiones. Tu mente y tu corazón están alineados, lo tienes claro, ha llegado el fin…

Lágrimas de ambas partes, reproches, largas conversaciones, promesas, discusiones, gritos, desgarros del alma.

Y después de tomarte un tiempo para pensar, con los sentimientos encontrados templados, decides apostar por tu jugada. Da igual cuál sea la causa, el origen has decidido dejarlo en tu interior, encerrarlo y no dejarlo salir.

http://www.mujeresymadresmagazine.com/infidelidad-o-como-superar-una-traicion/

No has sido capaz de abrirte más que a alguna amiga del alma. No quieres oír lo que sabes que te dirán, es tu decisión y no la quieres compartir.

En ese momento tienes claro que ni eres capaz de perdonar ni de olvidar. Procurarás perdonar, lo intentas, pero durante un tiempo, a tu cabeza vienen fotos imaginarias. Olvidar es imposible. Poco a poco, con un gran esfuerzo de ambos, le has perdonado, pero le exiges un plus. Un plus de confianza, de cariño, de respeto y de demostraciones de amor inequívocas.

Nada como poner mar de por medio para alejarse de la causa. Durante mucho tiempo, te agarras como a un clavo ardiendo cada vez que te desmoronas. La autocompasión, los reproches. Pero ese no es el camino.

La apuesta va por apagar ese fuego que te ha consumido en tu interior. Se acaban los reproches, llega el perdón definitivo, y espero con este post poner punto y final a mis pesadillas.

Imágenes: Pixabay

Colaboraciones MMM
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

8 COMENTARIOS

  1. La infidelidad es perdonable eso es lo que yo aprendí. La confianza nunca volverá a ser la misma y añoras esa época en la que creías que él nunca lo haría.

    En mi caso… di oportunidades, pero ya se trató de salvar algo marchito, me até los machos (metafóricamente claro) y tomé la decisión de liberarme de las ataduras de mi relación.

    Ánimo 😉

  2. Hola,
    el año pasado estuve en una situación parecida. En mi caso, su sentimiento de culpa le hizo confesar al poco, aunque yo ya tenía sensaciones extrañas.
    Yo reaccioné de otro modo, lo eché de casa el mismo día que confesó y estuve en estado de shock varios días.
    Cuando mi cabeza al fin reaccionó y pude pensar, decidimos ir a un terapeuta y seguir con nuestra relación.
    Ha sido duro, muy duro, los primeros días por que vas a tientas, no quieres hacer nada mal, después, en mi caso, controlarme para no usar la infidelidad como arma arrojadiza y lo más complicado, volver a confiar.
    Saludos.

  3. Es curioso, cuando te enamoras te sientes una persona única en el mundo, como si nadie más pudiera entender lo que te pasa y hasta dónde te arrebata la pasión. Sin embargo cuando la infidelidad aflora, también te sientes esa persona única, como si a nadie más, y solo a ti, pudiera sucederle. Ambos momentos no son sino una construcción, cuyos estadios, pasos y posibles finales están marcados por nuestro contexto cultural, y como éste sin quererlo nos influye. Por eso, aunque en el amor y el desamor todo esté escrito, solo nosotros elegimos la página que queremos (dejar) pasar. Saludox.

  4. Como si lo hubiera escrito yo… También intento zafarme de fantasmas y demonios. La terapia de pareja nos ha ayudado. Ahora nuestra relación es mucho mejor que antes, aun así algo se ha roto para siempre y las cicatrices quedarán ahí. El tiempo lo pone todo en su sitio. De momento, nos da otra oportunidad para amar mejor.

  5. El camino fue largo, y muy duro. De lo mas duro que he hecho nunca. Fue un esfuerzo titanico decidir seguir adelante, desayunando, comiendo y cenando rencor y desconfianza. Aprendi la diferencia entre perdonar de palabra, y perdonar de obra, que me llevo dos años completos.

    Ahora no me arrepiento del esfuerzo, de ambos. El amor, que alimentaba mas esa decepcion gigante, fue tambien la fuerza para continuar pese al dolor. El tiempo me dio la perspectiva de entender que no fue una afrenta personal, ni la traicion maxima….solo fue un error.

    También se que ese esfuerzo solo lo haria una vez.

    Todo lo que has contado, punto por punto, es lo que senti. Animo a las que lo esteis pasando, parece el fin del mundo, y en verdad en ese momento lo es. Pero de todo se sale. Juntos, o por separado. Creo que todas sabemos, finalmente, la decision a tomar. Y que es la correcta, pese a lo que te diga el entorno.

    Que curiosamente, en mi caso, pense no se entendería que continuara….y la verdad es que todo el mundo respiró aliviado de que lo hiciera.

  6. Gracias a todas. El artículo no puede describir mejor lo que siento. Los comentarios me hacen no sentirme sola en el abismo. Llevo meses luchando con mi interior. Gracias de verdad.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión