miércoles, mayo 25, 2022
InicioMujer ActualCambios para una "nueva normalidad" más sostenible

Cambios para una “nueva normalidad” más sostenible

Si llevas tiempo leyéndonos a estas alturas ya sabrás que soy un poco cansina con la necesidad de cambiar las cosas, de que cada uno de nosotros tomemos consciencia y nos demos cuenta de lo mucho que podemos hacer para proteger el entorno que nos rodea. Algo que, después de lo que hemos vivido tiene más importancia que nunca.

En estos meses he leído muchas noticias, muchos artículos de expertos, virólogos, científicos, etc. pero hay uno que me ha marcado sobre todos ellos y del que os quiero hablar hoy. Se trata de una entrevista que le hicieron en El Confidencial a Fernando Valladares, investigador del CSIC y en la que asegura que la vacuna del Coronavirus la teníamos pero nos la hemos cargado.

En realidad, a lo que se refiere es a que el virus es parte de nuestro ecosistema y como no cambiemos la relación que tenemos con él esto puede ir a más.

Según Valladares, la biodiversidad de las especies, esa que el ser humano nos empeñamos en reducir, es la que mejor nos puede proteger de este tipo de amenazas. ¿Por qué? pues porque cuando hay muchas especies animales entre ellas existe una relación de competencia, es decir, depredadores, presas… y esto hace que las especies se regulen y estén controladas.

Si desaparecen especies, podemos encontrarnos con que una que es portadora de algún virus o patógeno dañino para el ser humano, se quede sin depredador y aumente considerablemente volviéndose mucho más peligrosa para nosotros.

Y para que haya esa biodiversidad tan necesaria tenemos que cambiar el chip, no podemos volver a lo que hacíamos antes, un cambio que debe empezar en cada uno de nosotros.

Cambios para una “nueva normalidad” más sostenible

Apuesta por el Teletrabajo

Si hemos sacado una cosa clara de esta situación es que muchas empresas pueden teletrabajar y no lo están haciendo, incluso tiene muchos beneficios. Evitando el desplazamiento diario a la oficina o realizando alguna reunión por video-conferencia, estaremos reduciendo la emisiones de CO2 que son las principales causantes de la contaminación y el calentamiento global.

Camina y ve en bici

Reducir al máximo el tráfico dentro de las ciudades es otra asignatura pendiente que tenemos. Siempre que puedas evitar coger el coche, hazlo. Te lo agradecerá el medio ambiente, pero también tu propio cuerpo, es mucho más sano y evitarás emisiones de CO2 innecesarias.

Por suerte, parece que los grandes fabricantes del sector de la automoción se están poniendo las pilas y apostando fuertemente por los vehículos eléctricos o híbridos mucho más respetuosos con nuestro entorno.

Recicla

Hoy en día creo que es algo que la gran mayoría tenemos muy interiorizado pero, por desgracia, todavía queda camino por hacer. Piensa por un segundo en toda la basura que habéis generado en tu familia durante el confinamiento… como ves, poder darle una segunda vida a estos productos y reducir así el consumo de recursos es básico. Con ello estaremos contribuyendo a frenar la degradación del planeta.

Reutiliza / repara

Aquí si que tenemos mucho trabajo por hacer. Nos hemos convertido en una sociedad en la que cada vez que algo se estropea, lo tiramos y compramos uno nuevo. Esto no está bien. Repáralo, y si no puede ser, piensa en si le puedes dar un nuevo uso y reutilízalo.

No digo que parezca que tengamos el síndrome de Diógenes, que ya sabéis que soy de la opinión de que cuanto menos tengamos, nuestra mente mejor estará, pero si le podemos sacar partido de verdad, reutilicemoslo y con ello generaremos menos residuos.

Reduce

Otra cosa que hemos aprendido durante este confinamiento, es que no necesitamos mucho para vivir. Reduce, cuanto menos tengas en casa, más a gusto estarás. Esto es importante que lo tengamos en cuenta principalmente a la hora de comprar cosas nuevas ¿realmente lo necesito? Ve siempre con una lista y no te salgas de ella, lo que no esté ahí, no es imprescindible para ti.

Consume productos locales

De esto ya hablamos el otro día, al hacerlo, estamos haciendo que la huella ecológica que tiene el producto sea menor. Recordemos que todos los productos tienen una que se calcula teniendo en cuenta el proceso de producción, distribución y transporte. Sólo con acortar el último ya estaremos haciendo que disminuya la huella ecológica del mismo.

Practica el turismo responsable

Igual no es el momento de los grandes viajes, sino de los viajes con cabeza. El tren se desplaza con electricidad lo que lo convierte en el medio de transporte más cuidadoso con el medio ambiente. Tengámoslo en cuenta a la hora de organizar nuestras vacaciones.

Protege la biodiversidad

Según lo que comenté al principio del artículo este punto es básico, es en el que menos impacto directo tenemos pero también podemos hacer algo. La deforestación, la destrucción de los ecosistemas, la expansión de la agricultura… todo ello está haciendo que desaparezcan multitud de especies que son muy importantes para nuestra protección. Cuidemos la biodiversidad y nos estaremos cuidando a nosotros.

Cómo veis, son cosas que están en nuestra mano y que no nos supone nada hacer. Simplemente tenemos que estar más concienciados, fijarnos en los productos que compramos, llevar nuestras propias bolsas, nuestra botella de agua para no tener que comprarla… Pequeños gestos que ayudarán a nuestros bolsillos pero sobre todo, a nuestro mundo. Cuidémoslo entre todos, es la mejor manera de protegernos de nuevos brotes.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.