lunes, mayo 16, 2022
InicioLifeStyle10 cosas que no pueden faltar en una boda instagrameable

10 cosas que no pueden faltar en una boda instagrameable

Hoy hace trece años que me casé yo (abro paréntesis para que podáis felicitarme). Como podéis imaginaros, la moda en lo que se refiere a las bodas ha evolucionado cosa mala. Cuando yo intercambié anillos estábamos empezando a hacer el gillipollas fuerte a complicarnos la vida; antes la gente se casaba, regalaba puros a los chicos y un pongo a las chicas y chispún. Cuando yo me casé, imbéciles de nosotros, esto ya empezaba a no valer y algunas idiotas nos quisimos complicar la vida. Aquí idiota número uno: doy gracias al cielo por haberme casado hace tanto tiempo porque estoy segura de que yo lo hubiera hecho TODO. Cuando todo es TODO. Si hay alguna posibilidad de hacer algo cuqui, allá que voy. Lo peor es que todos los que somos como yo encima nos creemos originales cuando, amiguis, es importante aceptarse: en nuestro afán por hacer la boda más original del mundo ya os digo yo que acabamos haciendo exactamente lo mismo que hace todo cristo.

¿Hacemos una prueba? Hagamos un bingo de cosas instagrameables que se hacen en las bodas y al final me decís.

Cosas para hacer la boda más original: un Photocall

Photocall

Una boda millenial no es boda si no tiene un photocall. Los viejunos añejos las fotos básicamente nos las hacíamos en las mesas con los invitados con las corbatas en la frente y las servilletas al aire. O eso, básicamente, en el primer sitio que pillabas, generalmente en una escalera o una puerta así medianamente mona. Y ni tan mal.

Ahora se lleva lo casual… nuestras fotos, reconozcámoslo, eran aburridas de narices. Ahora los entrañables borrachos de las bodas se pueden hacer fotos tajados perdidos pero en un lugar súper cuqui.

Marco Ikea
Y entonces dijo sí

Un marco de fotos

Lo de los marcos de fotos para ponernos nosotros detrás si lo vieran nuestras abuelas sería un #halatira en toda regla. Me estoy imaginando a la mía “pero cariño mío, ¿tú estás segura de que no te ha dado el sol fuerte en la cabeza?”. De toda la vida de dios los marcos de fotos han sido para enmarcar láminas horribles, cuadros con ciervos y cosas así ¿Qué es eso de coger un marco ostentoso vacío y ponerlo ahí para que la gente haga el canelo? 

Mea culpa. Yo lo haría SIEMPRE y para todo. Y cuanto más dorado y antiguo mejor.

InstaxCámaras de fotos

Las cámaras con automáticas como las Instax, las Polaroid y similares son un must en toda foto instagrameable. No hay nada más pensado para figurar que las fotos de estas cámaras que – seamos serios – nadie en su sano juicio utiliza para otra cosa. Y es que cada fotito cuesta lo mismo que la sangre de una virgen.

Me declaro culpable. Yo tengo tres (por distintos motivos, me las han regalado todas) y para la comunión de mi hija pienso llevarla ¡por supuesto que sí!

Cartelitos

Cartelitos

No hay boda que se precie sin tiernos carteles por doquier. Lo mismo nos da que sea para marcar dónde se sientan los novios (pista, en la mesa que está en el centro y que tiene el arreglo floral más grande) que para decir dónde se celebra el evento.

Letras corpóreas

Unas letras corpóreas

Las letras granduscas molan, molan mucho. Cuanto más grandes y más llenas de luz mejor. Si es que en el fondo somos como los pequeños. Nunca hay que decir que no a las luces, la purpurina y las lentejuelas, especialmente si son reversibles.

meseros

Meseros

¿Por qué poner una lista convencional con los nombres de las personas que van sentados en cada mesa si podemos hacer algo cuqui? ¡Dios nos libre de hacer algo convencional!

candy bar

Candy Bar

Confesadlo: sois fans de esta tendencia. Hace años las chuches eran exclusivamente para los niños pero ahora nos hemos dado cuenta de que tienen tres superpoderes: una, que son muy bonitas y coloridas, dos, que quedan genial como atrezzo y tres, que nos hacen sentirnos super transgresoras. Si antes las chuches eran mainstream ahora son tan perniciosas como las drogas ¡y por eso molan más!

Velas

Velas

Las velas son un must. ¿Cómo decorar una mesa sin ellas? Quedan cuquis, son baratas y es algo vistoso y mangable… no esperes que sobrevivan a tu evento.

Nota mental: incendiarlo todo no es cuqui, no lo hagas.

luces

Luces colgantes

Esto es para los más pros. Las velas ya son algo convencional, así que podemos dar un paso más allá y aprovechar para colgar las luces. Casarse en un sitio cerrado cada vez es menos chic. Lo más es hacerlo al aire libre, vivas donde vivas. Crear tu propio árbol al estilo Campanilla es un must. Puedes hacerlo con velas o bien con bombillas, siempre que tengas un enchufe cerca, claro.

maleta vintage

Vintage

¿Por qué es citar vintage y hacérsenos los ojos chiribitas? Yo reconozco mi previsibilidad en este aspecto y todo lo que parezca antiguo y cuqui me vuelve loca. En una boda no puede faltar, preferiblemente meclado con cualquier cosa con arpillera (o tela de saco, dicho de una manera menos artística).

Yo tengo asumida mi previsibilidad y me río bastante de mí misma en este sentido. También os digo; si el cuerpo os pide volveros cursis, moñas y darlo todo ¡hacedlo! De lo que más se tiene que arrepentir uno es de lo que NO hace o de lo que hace por miedo a lo que digan los demás. ¿Que es nuestra boda igual que todas pero nos apetece? Hacer la boda más original está sobrevalorado. A freír churros. Y al que no le guste, que no mire.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo