Nuestros hermanos MOLAN. Recuerdos de nuestra infancia

0

Pueden llegar a ser muy molestos y una fuente de conflictos. Algunos son huraños, otros van de listillos y hay un grupo que es de lo más desquiciante del mundo… Pero también son entrañables, amoroso, los mejores amigos que uno puede tener, nuestras personas de referencia y las que, probablemente, nos acompañen más tiempo a lo largo de nuestra vida. Son nuestros hermanos y hay que quererlos cómo son… ¡Los hermanos molan!

Una morena y una rubia (Sara)
los hermanos molan

Cuando éramos pequeñas mi hermana y yo no podíamos ser más diferentes: yo tenía el pelo casi negro, los ojos oscuros y mi hermana no es que fuera sólo rubia y tuviera los ojos verdes ¡Es que parecía que le faltara un cocido! Así que mi hermana y yo nos pasamos nuestra infancia jurándole a la gente que de verdad éramos hermanas. En lo único que siempre nos hemos parecido es en la voz por teléfono, tanto que mi madre a veces nos confundía.

Cuando me hacía volar como Superman (Nat)

volando
Niño jugando con su padre vía Shutterstock

Me llevo ocho años con mi única hermana. Cuando nací yo era un auténtico juguetito para ella. Recuerdos tengo muchos pero ninguno tan emocionante como cuando me hacía volar como Superman sobre ella. Se tumbaba en el suelo, doblaba la piernas y, mientras me cogía las manos, yo ponía las pies sobre sus rodillas y ¡a volar! Algo parecido a lo que vais en la foto ¡Nada me gustaba más!

Te lo juro… sí que me acuerdo de ti (María L. Fernández)

Se ha convertido ya en motivo de burla familiar el hecho de que carezca de recuerdos infantiles de mi hermana. Mentira cochina. Que no me acuerde de algunas cosas no quiere decir que la haya borrado totalmente de mi infancia. De hecho, tengo muchos: divertidos, entrañables y malévolos. A diferencia de Nat, como yo era la mayor, era yo quien hacía volar a mi hermana como Superman, la ayudaba a vestir cantando canciones de Modestia Aparte, la hacía rezar por las noches y hacía coreografías con ella de Dirty Dancing ¡Por Dios! Que alguien me abofetee… yo no podía ser más ñoña. Y a pesar de contar con mi mala influencia creció y se convirtió en una persona de bien.

Pues no lo sé.. soy hija única (Pilar)

infancia niña

Ya, en este caso no puedo tirar de recuerdos porque no tengo hermanos ni hermanas, nada, yo sola más a gusto que un arbusto.

¿Que si he echado de menos tener un hermano o una hermana? Pues claro, supongo que un poco y en algún momento, vamos lo normal.

Y no, no vayáis a pensar que he sido una niña mimada, moñas y consentida porque queridas mías, vais muy desencaminadas.. jejejeje

Somos piña (Majo)

hermanosEn casa somos tres hermanas, y de la primera a la última nos llevamos tres años y medio, lo que quiere decir que mi madre debió pasar unos años muy divertidos mientras éramos pequeñas. El hecho de llevarnos tan poco hizo que prácticamente lo hiciéramos todo a la vez. Hicimos la carrera, tuvimos novio, empezamos a trabajar, nos casamos, tuvimos hijos, y así hasta el día de hoy.

Lo mejor de todo, que con el paso de los años, cada vez estamos más unidas, y hemos hecho una maxifamilia de 6 primos-casi hermanos, y la verdad es que me encanta. Y mientras escribo esto, tengo a una de mis sobrinas en casa haciendo deberes junto a mis hijas.