viernes, julio 1, 2022
InicioMaternidadMalditas hormonas

Malditas hormonas

¿Cuántas veces habéis dicho eso de “malditas hormonas“? Yo a lo largo de mis treintaymuchos años de vida lo he repetido en múltiples ocasiones . Y es que, aunque nos encante ser mujeres, hemos de reconocer que nuestra vida no es siempre nuestra y está regulada por unas diminutas sustancias solubles, las hormonas, que influyen no solo en nuestra capacidad para ser madres, sino también en nuestro estado de ánimo, ¿para qué engañarnos? Las culpables de este descalabro mensual en el que vivimos son la progesterona, los estrógenos y la testosterona y cada una de ellas tiene una utilidad, un momento preciso en nuestro ciclo y apareja un estado de ánimo diferente.

Estos días se ha viralizado un vídeo con la historia de Jaime, un bebé prematuro que resucitó gracias al calor de sus padres tras dos horas en las que le dieron por muerto. Mientras los presentadores del informativo narraban la noticia, antes de que empiece el vídeo, digo “Ya lo he visto… pero voy a llorar igual (eso último ya con tono lastimero)”. Aparece en imagen la llorosa mamá e inmediatamente las lágrimas comienzan a rodar por mi cara. Os recuerdo que ya sé que ha acabado bien pero no puedo evitar dejarme llevar por la emotividad del momento. Mi marido se gira, me mira y explota en una sonrisa. No es que sea un insensible, es que él ya sabía que yo no iba a poder contener la emoción.

Y es que mis hormonas me la juegan a menudo. Lloro con las bodas y los nacimientos, con las películas bonitas y con las tristes, con las buenas noticias y con las malas. A veces incluso se me saltan las lágrimas en el trabajo cuando la impotencia me puede. La vida es un tobogán, mejor dicho, la vida es una montaña rusa y hay que intentar amoldarse al momento (emocional) que te toca.

malditas-hormonas

Lo que peor llevo son los días de NO, esos en los que todo me parece mal, en los que cualquier propuesta viene seguida de una negativa inmediata por mi parte. ¿Tienen alguna explicación? Pues NO, claro (jajaja) al menos no racional. Son esos días en los que ya me levanto negativa y da igual que haya salido el sol o que llueva, nada me va a parecer bien. Otra vez las hormonas.

Es probable que un día de NO coincida con el SPM (Síndrome premenstrual) que es como las meigas, haberlo, haylo. Cada una lo sufrimos en una medida diferente y hay quien ni se entera, pero la común de las humanas se hincha, le molestan partes de su cuerpo que normalmente pasan desapercibidas y, además, está de un humor de perros, es como si otra persona habitara dentro de tu propio cuerpo, mejor dicho, es como si tú estuvieras dentro de otro cuerpo porque ni siquiera lo reconoces. Cuidado si te cruzas con una de ellas, cualquier cosa es posible, como lleve la escopeta cargada ten por seguro que no te librarás del petardazo.

Y es que ser una coctelera andante no es fácil. Nuestro cuerpo se pasa la mitad del mes preparándose para algo que casi nunca llega (el embarazo) y la otra mitad liberándose de haberse preparado. Es normal que andemos subiéndonos por las paredes. Por cierto, que he leído que la culpable de la agresividad es la testosterona. Ahí lo dejo.

Malditas hormonas.

Artículo anteriorAhorrando tiempo en el Whatsapp
Artículo siguientePaco Llongueras
Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. Ostras, como me siento de identificada!!
    Siempre he sido muy ñoña y cuando tenia un día “tonto” ya era la leche.
    Al igual que tu, da igual que sepa el final de algo que si ya he llorado una vez, volveré a llorar de nuevo, seguro!
    Y lo de la impotencia… Ofu! Además son de las que cuentan (o lo intentan) hasta 10 antes de discutir y muchas veces prefiero morderme la lengua a liarla parda, pues en esos días tontos se puede desatar la tragedia dentro de mi!
    Ahora con el embarazo hasta yo misma me noto los cambios antes incluso de que pase nada… Que exageración de hormonas por dios!! Jajajaja
    Agresividad por la testosterona? Será por ello que los hombres nos huyen en los días tontos y los del SPM?? Jajajajaja
    Saludos!

    • Paciencia con el embarazo. Yo me creía indemne… y visto desde lejos tengo que reconocer que las hormonas me la jugaron una vez más: ¡y mucho! Es como lo del síndrome del nido, que creí que no me iba a pasar hasta que pasó, claro, y bien pasado.
      Gracias por pasarte. Un abrazo.

  2. Coctelera andante?? Ja, ja,. Que buena definición de lo que somos…pero razón no te falta. Cuadrilla de hormonas con las que nos tropezamos todos los días, da igual que quieras darles esquinazo que ahí están, dando por rispi¡ Y eso que contamos con un buen puñado de escudos neuronales, pero nada, que siempre o casi siempre nos ganan la batalla. Por eso que será mejor hacerse amiga de ellas…yo me quedo con la progesterona, por eso de que ya cumplí los 40….. Saludos Let.

    • Benditos escudos neuronales, pero no pueden estar todo el día en guardia, compréndelos xD Hay que aprender a tener una buena vecindad… como en las guerras europeas, no nos queda otra.
      Un abrazo Pau.

  3. Yo no he notado nunca mis hormonas ¡hasta la llegada de la lactancia! Que ya os dejé clarito la semana pasada lo que me están haciendo, lo desmotivada sexualmente que me tienen, etc. Menos mal que no me da también por las llantinas porque si no renuncio a la maternidad.

    • Bueno, la maternidad tiene tantas cosas bonitas que no se renuncia por unas lagrimitas mujer. Afortunada tú que no las has notado, querida, porque ya has visto mis aventuras y desventuras con las susodichas. Y las que me he callado, que alguna vez me gusta quedarme algo de intimidad xD
      Un abrazo.

    • Jajajajajajajaja… matemática pura y dura. Eso y la avidez por el chocolate, la prima estaba cerca a visitar. Un besote.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión