La maternidad y la playa

0

Una de las cosas de las que cambia totalmente nuestra perspectiva cuando nos convertimos en madre es, sin ninguna duda, la playa.

Vamos a hacer un pequeño ejercicio, cierra los ojos y recuerda como era la playa cuando eras adolescente. Cuando ibas con tus amigos y os pasabais largas horas jugando a las cartas, a las palas… cuando podías dar largos paseos y tumbarte al sol sin más preocupación que darte la vuelta de vez en cuando para no acabar cangrejo (porque recuerda que, entonces, si te habías echado suficiente crema o no no era tan importante). Casi puedes sentir el relax que experimentabas ¿verdad? Y me dejo lo mejor, poder leer un libro del tirón sin tener que estar levantando la vista cada dos minutos…

maternidad y la playa
Familia llegando a la playa (Shutterstock)

Ahora ábrelos y piensa como es ir a la playa desde que eres madre. ¿Se parece en algo? Imagino que la mayoría de vosotras, sobre todo las que como yo tenéis hijos pequeños, responderéis que no. No significa que sea mejor ni peor pero desde luego, es totalmente diferente y, coincidiréis conmigo, en que mucho menos relajado… Vamos a ver algunos cambios.

La maternidad y la playa

Una mudanza: Desde que tienes hijos ir a la playa será como una mini mudanza. La gran bolsa familiar o, mini bolsas si cada uno lleva la suya. La sombrilla, los cubos, la palas, la pelota, las cremas, la ropa de cambio, los manguitos, las palas para jugar, la merienda de los niños, algo para picar, la nevera con botellas de agua…

arena playa
Cubiertos de arena (Shutterstock)

Arenas y más arenas: ¿cuanta cantidad de arena es capaz de atraer el cuerpo humano? es algo que no descubres hasta que tienes un niño pequeño y lo llevas a la playa. A veces dudo si me llevo a casa a mi hijo o una croqueta. Sin duda, lo que peor llevo de ir con niños a la playa es tener que quitarles las arenas antes de marchar, un proceso que en mi familia es un auténtico drama, mis hijos lloran como si los estuvieras matando y, cuando por fin he conseguido dejarlos con el mínimo número de arenas posibles, deciden volver a rebozarse porque debe de ser mucho más cómodo tener arenas hasta en las orejas que estar limpios…

La crema, tu mejor amiga: porque seamos realistas, aunque tú te eches protector solar, la obsesión que tenemos por proteger a nuestros hijos hace que les persigamos con el bote como si fuéramos Norman Bates. Yo intento evitarme este momento echándonos todos la crema antes de salir de casa, pero claro, siempre toca repetirlo en algún momento en la playa.

sombrilla
Protegiéndolos del sol (Shutterstock)

No sin mi sombrilla: creo que podría contar con los dedos de una mano las veces que he llevado sombrilla a la playa antes de ser madre, ahora, si se me olvida creo que empiezo a hiperventilar. Además, tiene que ser una sombrilla con protección de rayos UV, sobre todo, cuando tengo algún niños más pequeño.

Relax ¿dónde?: cuando eres madre creo que la playa es uno de los sitios donde menos relajada puedes estar, salvo excepciones, claro está. Tienes que vigilar que tu hijo no se meta en el agua solo, que no se pierda si hay mucha gente, que no se queme… lo de echarte una cabezadita o disfrutar de una buena lectura tumbada al sol es tarea complicada salvo que puedas hacer turnos con el padre de las criaturas.

Ventajas de la playa con niños

Pero desde luego no todo es malo. Ir con tus hijos a la playa hará que vuelvas a disfrutar en ella como cuando eras niña.

Hacer castillos de arena: Poder tirarte a hacer castillos de arena, dejar volar tu imaginación y la de tus pequeños para hacer nuevos diseños arquitectónicos.

maternidad y la playa
Saltar las olas en familia (Shutterstock)

Darte un baño en familia: Saltar las olas de su mano, pasarlas por abajo, bucear y descubrir juntos el fondo marino… volver a disfrutar de los baños como cuando eras pequeña.

Coger conchas: Dar un paseo y recolectar conchas para decorar tu casa o hacer alguna manualidad veraniega con ellas.

En definitiva, la playa es un gran sitio para atesorar recuerdos juntos, para disfrutar en familia y, ser madre hace que puedas volver a mirarla con los ojos de una niña. ¿Que es lo que más ha cambiado para ti de ir a la playa dede que eres madre?

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.