martes, mayo 17, 2022
InicioReivindicamosMujeres en los videojuegos, las hay

Mujeres en los videojuegos, las hay

Mujeres en los videojuegos las hay, pero pasa como con las meigas, que lo que cuesta es encontrarlas porque son menos de las que deberían ser, porque lo tienen mucho más difícil que ellos y porque casi no protagonizan videojuegos.

mujeres en los videojuegos

A veces la ficción del juego se parece en extremo a la realidad más machista y misógina. Sí hoy sacamos los mandos y no vamos de campers, hoy jugamos nosotras.

La noticia de Geguri, la primera mujer jugadora profesional de Overwatch fue la que me erizó la piel del cuello, como a los gatos sí.

Que no solo se tiene que enfrentar a las partidas de Overwatch que resulta que ella se tiene que enfrentar al machismo más rancio que campa a sus anchas por los torneos. Triste, muy triste.

Ella es la mejor Zarya del mundo (uno de los personajes de Overwatch) y cuando lo mostró en un torneo al incorporarse a los Shanghai Dragons, resulta que no gustó y tuvo que demostrar que no estaba haciendo trampas.

Ella tuvo que demostrar su inocencia (jugando partidas que se grababan por una cámara durante más de una hora) cuando lo lógico en cualquier juicio es que quien acuse demuestre la culpabilidad del acusado. Aquí no, aquí hablamos de una mujer y la cosa cambia y mucho.

Falocracia

Mujeres en los videojuegos

Sí, porque esto al final va a ser eso para algunos, que si no tienes pene vales menos o no puedes ser un prodigio jugando al Overwatch y tener una ratio de victorias por encima del 80%, por ejemplo.

Geguri ha llegado a recibir amenazas de muerte cuando demostró su inocencia ¿por qué? No lo sé, se me escapa cualquier motivo racional al respecto.

Es la primera persona que pide disculpas públicamente por su aspecto en sus redes sociales. Algunos jugadores masculinos no es que sean Adonis precisamente pero nunca se han sentido presionados como para pedir disculpas por ser como son, ella sí.

A ella se le insulta, se le critica su aspecto físico, su femineidad, su corte de pelo, su estilo vistiendo.

A ella se le intenta dinamitar su confianza porque es buena, es muy buena en lo que hace y algunos eso no lo terminan de entender.

¿Qué demonios hace una  mujer en un territorio masculino? Y no digo jugando, digo ganando, que ahí es donde parece que reside el problema.

Porque según los datos el 48% de los consumidores de videojuegos resulta que son mujeres, frente al 52% que son hombres. Vamos que las cifras están muy igualadas y sin embargo algunos de esos hombres tienen la sensación de que es su espacio, que es su entorno, solo de ellos.

Las chicas ganan

Mujeres en los videojuegos

Y pierden igual que los chicos, lo que es evidente es que las chicas juegan muchas y mucho, pero sin embargo no las vemos ni en los grandes torneos, como hablábamos antes, ni en los personajes protagonistas, y no tiene ningún sentido.

Solo un 22% de las desarrolladoras de la industria del videojuego son mujeres, volvemos a la brecha femenina más que evidente que existe en ciencia y tecnología.

Los videojuegos protagonizados por mujeres deberían ser mucho más frecuentes. Primero, porque son muchas las mujeres que juegan; y segundo, porque los videojuegos no dejan de socializar a una parte muy importante de nuestra sociedad y es imprescindible que se acabe ya con la desigualdad de género. Para siempre y cuanto antes.

Una investigación desarrollada por científicos de Estados Unidos y Francia, en la que encuestaron a 13.000 adolescentes de entre 11 y 19 años, puso en relación directa las horas que se dedicaban a videojuegos con un aumento del sexismo sobre todo entre los más jóvenes.

Juegan prácticamente igual ellos que ellas y, sin embargo, como decíamos antes, son escasas las mujeres que se dedican a programar videojuegos y aún más escasas las que se dedican profesionalmente a jugar entre los mejores.

Entre los 10 personajes de videojuegos de más tirón de la historia solo reconocemos a una: Lara Croft, de 2008 a 2013. Por lo demás, solo encontrareis un 12% de personajes femeninos en los videojuegos con los que identificaros y esto lo saben las mujeres que se dedican al doblaje de videojuegos.

No hay prácticamente personajes femeninos a los que doblar. Da igual el ángulo desde el que lo miremos, el sector de los videojuegos es otro más en el que las mujeres tenemos que ir abriéndonos paso a golpe de mando, de ratón y de código.

No es fácil, nos costará, será lento pero no vamos a ceder en esto tampoco, porque lo que es evidente es que “los sacrificios los decides tú, las pérdidas las deciden por ti” y en este juego no vamos a perdernos.

Fotos: Pixabay | Cartel película “Ready player one”

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo